‘Es urgente que puedan acceder a todos los programas JUNAEB’: Advierten compleja situación de migrantes sin carnet

El Colectivo Sin Fronteras alerta por la realidad que viven los inmigrantes o los chilenos hijos de migrantes que no han podido acceder al Registro Social de Hogares.

En Chile todo el sistema de protección social funciona con el filtro del Registro Social de Hogares (RSH). Para tener acceso a tal ficha, es fundamental contar con cédula nacional de identidad vigente. Sin embargo, la población migrante no siempre cuenta con Registro Único Nacional (RUN), ya que sus procesos de regularización pueden tener obstáculos que son ajenos a su voluntad y que dificultan o demoran la obtención de sus visas, así como la renovación de las mismas.

Hasta ahora no se ha hecho una modificación en la implementación del RSH. Lo preocupante es que existen niñas y niños que pueden ser hijos nacidos en el extranjero que han migrado con sus padres a Chile y pueden encontrarse por años viviendo acá; o bien, hijos de migrantes que han nacido acá -y que por lo tanto son chilenos-, pero cuyos padres no han logrado regularizar su situación migratoria, por lo tanto no acceden a ninguna política de protección social.

Mas, los niños migrantes han podido acceder a dos de sus derechos fundamentales estando en el territorio chileno, estos son salud y educación. Para hacerlo, el Estado les asigna un número identificador provisorio, el cual emana desde Fonasa y del Ministerio de Educación, respectivamente, lo que les permite atenderse en el servicio público de salud y matricularse en establecimientos educacionales.

Aún así, al no contar con RSH el Estado no logra medir el nivel de vulnerabilidad en que se encuentran los niños y sus familias, quedando excluidas de programas como los que implementan organismos públicos como el Ministerio de Educación (Mineduc), la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) o el Ministerio de Desarrollo Social. Al 31 de marzo, el Mineduc registraba 11.593 niños que se encontraban con número identificador provisorio IPE, los que se encontrarían en esta situación.

En este contexto, es que Colectivo Sin Fronetras -organización sin fines de lucro que trabaja por las niñas, niños y familias en situación de migración- ha estado gestionando con la JUNAEB que los beneficios que se otorgan a los estudiantes con RUN lleguen también a todos quienes les corresponda, incluyendo a aquellos que son migrantes o chilenos hijos de migrantes pero que todavía no cuentan con RSH.

La jornada de este lunes en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, la parlamentaria Camila Rojas (COMUNES) y el diputado Gonzalo Winter (Convergencia Social), se comprometieron a enviar un oficio al Mineduc y a la JUNAEB para obtener respuesta a la solicitud realizada.

Según Patricia Loredo, psicóloga y directora del Colectivo Sin Fronteras, en resguardo del derecho a la no discriminación «lo ideal sería en principio que todos los programas de JUNAEB puedan incorporar a los niños y niñas, independientemente de su situación migratoria».

Loredo agrega que esto «es especialmente urgente en el contexto actual de crisis sanitaria en la que ninguna de las medidas que están tomando está llegando a estas familias, aún cuando puedan estar viviendo 5, 8, 10 años acá, pero si no han obtenido una visa o no han podido renovarla, no pueden aplicar al Registro Social de Hogares, por lo tanto quedan excluidas».

Más allá de la actual pandemia que afecta a Chile y el mundo, la directora del Colectivo Sin Fronteras apunta que «lo urgente es que niñas y niños hijos de migrantes puedan acceder a todas las políticas JUNAEB. Pero el tema de fondo que resolvería la exclusión a grandes y a chicos, es que el RSH no se condicione a cédula de identidad y que, por ejemplo, baste con un año de residencia en Chile o dos, que es el criterio que está contemplado en el proyecto de ley migratoria que presentó el Gobierno, para que puedan aplicar a la evaluación al RSH».


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina