«Se enceguecieron, no miraron ética, humanismo, cristianismo, nada»: La dura realidad de los trabajadores UC en medio de masivos despidos

Aludiendo a la baja en las atenciones ambulatorias y hospitalarias, el cierre de algunos centros médicos y el alza en el costo de insumos críticos, la Red de Salud UC CHRISTUS recurrió a la Ley de Protección del Empleo impulsada por el Gobierno

Aludiendo a la baja en las atenciones ambulatorias y hospitalarias, el cierre de algunos centros médicos y el alza en el costo de insumos críticos, la Red de Salud UC CHRISTUS recurrió a la Ley de Protección del Empleo impulsada por el Gobierno. En conversación con El Ciudadano, Delfín Levicoy Almonacid, presidente del Sindicato de Profesionales UC, describe el panorama: “No lo podíamos creer”.

Entre las medidas que propuso la empresa se encontraban dos de las que están establecidas en la nueva ley: suspensión de contrato y disminución de jornada, donde el trabajador recurre al Administradora de Fondos de Cesantía (AFC) con sueldo disminuido (primer mes 70%, segundo 55% y tercero 45%). Además, planteó una tercera opción que no se encuentra dispuesta en la legislación: disminución de sueldo a la mayoría de las personas a las que no se les aplicó Ley de Protección del Empleo.

Todas estas deben ser de mutuo acuerdo entre el colaborador y el empleador, no pudiendo aplicarse unilateralmente. “Requieren del consentimiento del trabajador”, explica Levicoy. Sin embargo, no ha sido este el caso. El presidente del Sindicato de Profesionales UC menciona que al solicitar a la empresa un catastro de las personas que se verían afectadas, se dieron cuenta de que eran alrededor de 2.500 trabajadores.

“Suspendieron el contrato de alrededor de 600 personas y otros cientos tuvieron reducción de su jornada laboral y a casi todos los demás les disminuyeron el sueldo. Hubo gente que se opuso y entonces comenzaron los despidos. La gente se comenzó a aterrar”, añade Levicoy.  

Las medidas comenzaron a aplicarse el pasado miércoles 29 de abril durante todo el día, “y los despidos comenzaron al tiro”, advierte el sindicalista. “La persona que no aceptaba, inmediatamente era despedida”, relata. A aquellos que preguntaban si existía la posibilidad de indemnización frente a los despidos, se les decía que no sabían, debido a que existían posibilidades de que la empresa quebrara. “Lo que está ocurriendo es extremadamente irregular”, añade enfático.

Según Levicoy, también ha habido suspensión de contrato a mujeres embarazadas, quienes por ley tienen fuero. “Ayer además suspendieron el contrato a psicólogas que trabajan con personas con cáncer, algunos de ellos terminales. Vacilaron, pero finalmente igual lo hicieron”, acusa.

Frente a esta situación, fueron ocho sindicatos los que negociaron con la empresa: dos de la Clínica San Carlos de Apoquindo, dos de la Clínica UC ubicada en calle Lira y cuatro de la Red de Salud del Hospital Clínico de la UC.

“Estamos impactadísimos. Esta es una medida económica, se enceguecieron, no miraron ética, moralidad, humanismo, cristianismo, nada. Estamos apelando al rector, quien es también el presidente del directorio de la Red de Salud UC CHRISTUS”, finaliza Delfín Levicoy.


Comparte ✌️

Comenta 💬