La escandalosa compra del proyecto de litio Blanco por Codelco pagando 236 millones de dólares

Máximo Pacheco reconoció en la Cámara de Diputados que Codelco compró el proyecto Salar Blanco por sobre valor mercado, a pesar que no tiene pertenencias con derecho a extraer litio, no cuenta con ningún activo físico, y tiene una Resolución de Calificación Ambiental impugnada en tribunales

La escandalosa compra del proyecto de litio Blanco por Codelco  pagando 236 millones de dólares

Autor: Director
09/05/2024

Máximo Pacheco reconoció en la Cámara de Diputados que Codelco compró el proyecto Salar Blanco por sobre valor mercado, a pesar que no tiene pertenencias con derecho a extraer litio, no cuenta con ningún activo físico, y tiene una Resolución de Calificación Ambiental impugnada en tribunales.

Por Bruno Sommer

El día de ayer el presidente del Directorio de Codelco, Máximo Pacheco Matte, asistió a la comisión de minería de la Cámara de Diputadas y Diputados para dar cuenta de la cuestionada operación de compra por parte de la minera estatal de la empresa australiana Lithium Power International (LPI), controladora del denominado “Proyecto Blanco” para la extracción de litio en el Salar de Maricunga

Codelco pagó un monto total equivalente los 236 millones de dólares, en el contexto de una crisis en los resultados de la empresa del Estado y de un alto endeudamiento. En los últimos 6 años su producción ha caído en un 20%, mantiene una deuda que supera los 20 mil millones de dólares, por la cual paga intereses por sobre los 700 millones de dólares anuales, y tuvo una pérdida de 591 millones de dólares solo el año 2023, lo que equivale a un retroceso en un 263% en comparación con el año 2022.

Si bien hay consenso que esta situación crítica no se origina en los últimos años, por lo que no sería directamente atribuible a Pacheco, sí se cuestiona que en su administración no se han tomado medidas para mejorar los preocupantes números que muestra Codelco, sino que por contrario, ha realizado una gestión deficiente que ha empeorado la crisis.

En este contexto Pacho asistió a la comisión de minería de la Cámara para dar cuenta de la cuestionada compra del Proyecto Blanco a través de la adquisición  de su empresa controladora, dejando más dudas que respuestas.

Las pertenencias de Salar Blanco no dan derecho a explotar litio

Uno de las controversias de la operación es que el Proyecto Blanco se basa en pertenencias mineras que, según lo ha señalado el Consejo de Defensa del Estado ante Tribunales, no otorgan derecho a explotar litio. Lo anterior fue ratificado por Máximo Pacheco ante la Cámara, frente a las consultas del diputado Cristian Tapia, sin que explicara por qué Codelco pagó más de 230 millones de dólares para desarrollar proyectos de litio en el Salar de Maricunga si las pertenencias de Salar Blanco no permiten dicha actividad.

En todo caso este es un tema que ya era conocido desde antes de que se cerrara la multimillonaria compra efectuada por Codelco.

El año 2022 el Consejo de Defensa del Estado se opuso a la constitución de servidumbres solicitadas en favor de las concesiones mineras de Salar Blanco. (Causa Rol 566 – 2022. Corte de apelaciones de Copiapó). El argumento fue que Salar Blanco solicitó la servidumbre sobre predios de dominio fiscal, para los efectos de explotar litio en el Salar de Maricunga, en circunstancias que sus concesiones mineras sólo le permiten explorar y explotar Cloruro de Sodio y Sal Gema.

La Resolución de Calificación Ambiental del Proyecto Blanco se encuentra impugnada ante la justicia ambiental 

La resolución de calificación ambiental (RCA) del “Proyecto Blanco” se encuentra actualmente impugnada por recursos de reclamación presentada por las comunidades colla de Copiapó y de Pai’ Ote, las que están pidiendo que quede sin efecto. La sentencia del tribunal ambiental está pendiente, y en contra de esa decisión puede proceder un recurso ante la Corte Suprema.

Las comunidades cuestionan no solo que no fueron consultadas conforme el convenio 169 de la OIT, sino que además hacen un severo cuestionamiento al modelo hidrogeológico en que se sustenta el proyecto, a partir de varios informes técnicos.

El proyecto Salar Blanco parte de la base que debajo del Salar de Maricunga habrían dos acuíferos separados por una capa de arcilla impermeable. De esta forma, si se saca grandes cantidades de agua o salmuera desde el acuífero de más abajo, no se impactaría de forma relevante al acuífero de más arriba, de forma tal que no se dañaría la flora y la fauna del salar. Si esto fuera cierto, sostienen los informes técnicos acompañados por las comunidades, sería algo no solo inédito en los salares de nuestro país, sino que también a nivel mundial.

Hay que destacar que solo Salar Blanco que afirma esta desconexión de acuíferos. Ningún otro proyecto minero en desarrollo ni ningún otro que se proyecte a futuro ha descrito la cuenca del Salar de Maricunga de esa forma, no existiendo ningún estudio, a parte de los que pagaron los dueños del “Proyecto Blanco” en su proceso de calificación ambiental, que sostenga esta desconexión.

Frente a la pregunta sobre porqué Codelco decidió comprar un proyecto cuya RCA está siendo aun revisada por la justicia,  Pacheco no fue más allá de decir que entendía que la decisión sobre la calificación ambiental le correspondería al poder ejecutivo y que tenía plena certeza que ninguno de los recursos prosperaría. Sin embargo no señaló cual era el fundamento para tener certeza plana sobre el resultado de una causa que está pendiente ante el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, y que todavía puede escalar a la Corte Suprema, en un contexto donde innumerables casos de  resoluciones de calificación ambiental aprobadas por el Servicio de Evaluación Ambiental o el Consejo de Ministros han sido modificadas o dejadas sin efecto por la justicia.

Proyecto Blanco no tienen ningún activo físico

Otras de las materias sobre las cuales los diputados le consultaron al presidente del directorio de Codelco si es cierto que la empresa adquirida no cuenta con ninguna maquinaria, instalaciones, oficinas, ningún activo físico.

Finalmente esto fue ratificado por Máximo Pacheco, quien señaló que lo adquirido básicamente son los derechos que tiene el titular nombre el proyecto, y que consisten en pertenencias mineras, que según el CDE no dan derecho a explotar litio, y una RCA, que se encuentra actualmente impugnada y con resolución pendiente por parte de los tribunales de justicia.  

Codelco pagó el doble del precio por acción que el valor en que se tranzaba en bolsa.

Asimismo los diputados le consultaron a Pacheco sobre el precio que pagó Codelco por la empresa Lithium Power International (LPI), controladora del denominado “Proyecto Blanco”, ya que fue finalmente valor es equivalente al doble de lo que se transaba la acción de dicha compañía hasta antes de la operación.

Máximo Pacheco lejos de negar este sobreprecio, lo trató de justificar a partir de afirmar que se trataba de un “premio” que se canceló por la compra del 100% de las acciones de la minera australiana, señalando que sería algo que se “estila” en este tipo de negociaciones, afirmado además que un Banco internacional que asesora a la estatal habría señalado que dicho monto estaba correcto.

El director de Codelco, sin embargo, no acompañó el informe, el cual hasta ahora es desconocido, por lo que le fue requirió por los diputados a fin de que lo remita a la Cámara.

En el gráfico podemos observar lo que valía la compañía LPI previo a la oferta de Codelco y lo que terminó costando tras la oferta de Máximo Pacheco, el doble.

El Ciudadano consultó a expertos sobre adquisiciones de empresas, quienes prefirieron mantener su identidad en reserva, quienes señalaron que si bien es cierto que muchas veces se paga un precio mayor al de cotización bursátil por el control de una empresa a través de la adquisición del 100% de sus acciones, también sostienen que no es habitual que dicho valor alcance el doble de lo que se tranza en bolsa, menos por una empresa que no tiene activos físicos, sino solo un proyecto que se sostienen en pertenencias y permisos que son cuestionados.

Pronto nuevos antecedentes de éste escándalo.

Por Bruno Sommer

El Ciudadano


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones