Más de 200 académicos y miembros de organizaciones ambientales de 40 países respaldan la nueva Constitución: «Avanza en la protección de la naturaleza»

"Desde nuestros espacios, organizaciones y comunidades, esperamos con entusiasmo que se apruebe la nueva Constitución de Chile y saludamos con mucho afecto al pueblo chileno. La nueva Constitución Ecológica de Chile, será también nuestra Constitución Ecológica”, indicaron en una carta.

constitución

A menos de tres semanas para la realización del Plebiscito de salida, 250 académicos e integrantes de organizaciones ambientales internacionales de 40 países firmaron una carta en apoyo a la propuesta de nueva Constitución redactada por la Convención.

La misiva fue firmada por profesores e investigadores de universidades de todo el mundo, como la Universidad de Helsinki, la Universidad Autónoma de Barcelona, la London School of Economics, la Universidad Federal de Sao Paulo, la Universidad de Medellín, Georgetown University y la Universidad de Lausanne.

La carta que también fue respaldada por miembros de organizaciones como Fridays for Future, Climate Action Network, FIAN International, GAIA Foundation, 350.org y el Instituto de Clima y Sociedad, destaca  que de ser aprobada, la nueva Constitución de Chile, será la primera en el planeta en reconocer la crisis climática y ecológica, y afirman que “presenta lecciones indispensables para países de la región y el mundo”

«Valoramos positivamente cómo el proyecto de nueva Constitución chilena avanza en la protección de la naturaleza. Primero reconoce sus derechos, y segundo, establece un deber de custodia del Estado sobre los bienes comunes naturales», señalan en el escrito.

Asimismo, destacan que el texto redactado por los convencionales constituyentes opera sobre el agua, aire, mar territorial y glaciares: «Contempla instituciones concretas que contribuirán al cumplimiento de obligaciones ecológicas del Estado y sus ciudadanos, como la Defensoría de la Naturaleza».

De acuerdo con los académicos y miembros de organizaciones ambientales, la propuesta redactada por la Convención es «un avance sustancial para el país y significa un progreso regional y global para que los Estados adapten sus instituciones a una situación de crisis climática y ecológica».

«Desde nuestros espacios, organizaciones y comunidades, esperamos con entusiasmo que se apruebe la nueva Constitución de Chile y saludamos con mucho afecto al pueblo chileno. La nueva Constitución Ecológica de Chile, será también nuestra Constitución Ecológica”, indicaron en la misiva.

Uno de los firmantes es el académico de la Universidad de Viena, Ulrich Brand, quien comentó que el proyecto constitucional es «una valiosa caja de herramientas para cambiar el modelo económico a uno post extractivita».

Mientras que la ex viceministra de Medio Ambiente de Costa Rica, Patricia Madrigal afirmó que el texto «reconoce el derecho a un ambiente sano como un derecho humano y los derechos de la Naturaleza. El proceso de elaboración inclusivo que buscó respuestas nuevas a la crisis climática en que vivimos marca un camino que sirve de inspiración al mundo».

Según Enrique Viale, firmante del comunicado y fundador de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas (AAdeAA), planteó que la creación del plan fue democrático desde el inicio. “El proceso del proyecto en sí mismo, por su nacimiento en las calles, tiene algo no solo novedoso sino muy interesante” establece el abogado.

Por su parte, el ex ministro de Michelle Bachelet, Víctor Osorio, resaltó la originalidad y el avance que representa el proyecto. “La propuesta constitucional tiene varios rasgos que son originales y que representan un salto adelante en lo que tiene que ver con el desarrollo de la institucionalidad democrática en Chile», remarcó Osorio, citado por Página 12.

“Es una constitución que se define como ecológica, establece a la naturaleza como sujeto de derecho. Representa un salto delante desde el punto de vista de las concepciones de la sustentabilidad”, acotó.

Osorio también resaltó la concepción democrática del proyecto, así como la importancia de dejar atrás rastros de la dictadura de Augusto Pinochet (1973- 1990).

“Se define a Chile como un estado social y democrático de derecho, lo que significa que se deja atrás la concepción subsidiaria del estado y la sociedad que estaba establecida en la constitución de la dictadura. Eso significa, por consiguiente, que es una constitución que tiene una muy amplia definición de derechos sociales y establece que el estado debe ser garante de sus derechos», planteó.

Por otro lado, Osorio remarcó que el proyecto representa un avance en igualdad de derechos de género. “Se define a la Republica como paritaria, por lo representa un salto adelante desde el punto de vista de reconocer la igualdad y dignidad de derechos de género.” señala el exministro.

Los académicos celebran que el Estado adopte una administración ecológicamente responsable, y medidas de prevención, adaptación y mitigación de los riesgos que genere la crisis climática y al respecto, Maria Laura Filippini, otra firmante del comunicado y becaria doctoral del CONICET, especialista en cambio climático y agroecología, se refirió a la importancia de la creación de un órgano autónomo que garantice los derechos de la naturaleza.

“Se orienta a respetar la naturaleza, a respetar sus ciclos de regeneración y restauración y para esto se crearía un órgano autónomo con identidad jurídica, que es la Defensoría de la Naturaleza, donde su función es proteger los derechos de la naturaleza y los derechos ambientales” explicó.

Según Filippini, el proyecto constitucional chileno tiene como bandera la promulgación de la democracia directa y de la instauración de reglas que tengan en cuenta la crisis climática, lo que a su juicio, permitiría una transición más ecológica del país sacándole importancia a las grandes corporaciones que centralizan el poder de decisión sobre los bienes del pueblo.

“En un contexto de crisis civilizatoria es urgente crear mecanismos de participación ciudadana para planificar una transmisión climática y ecológica que sea justa. De este modo se descentralizarían los mecanismos de decisión que hoy están muy arraigados al gobierno central y a aquellas corporaciones que tienen un control económico sobre los bienes comunes” subrayó la investigadora, citada por Página 12.

A través de la misiva, las y los firmantes expresaron la esperanza que les genera que desde Chile se establezca un marco de ambición coherente con los desafíos climáticos y ecológicos actuales, demostrando la solidaridad de los y las chilenas con la lucha climática global y que esperamos sea fuente de inspiración para el mundo.

“Desde nuestros espacios, organizaciones y comunidades, esperamos con entusiasmo que se apruebe la nueva Constitución de Chile y saludamos con mucho afecto al pueblo chileno. La nueva Constitución Ecológica de Chile, será también nuestra Constitución Ecológica”, puntualizaron.

La declaración todavía está abierta para las firmas. El texto está disponible en este link: https://forms.gle/32uEr15NcQt8ShrH9



Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬