Conchas marinas de 120.000 años de antigüedad revelan el origen de la cadena

338

Desde la antigüedad, la cadena ha sido utilizada para mantener algo sujeto y llegó a ser un símbolo de la esclavitud. Se sabe que puede estar constituida por un conjunto de eslabones o anillos de metal o cabuya enlazados entre sí, que sirven para sujetar algo, pero poco se conoce de su verdadero origen.

Según un estudio reciente, arqueólogos examinaron rastros microscópicos de desgaste dentro de agujeros naturales en conchas marinas y sospechan que  la invención de cosas como ropa, redes de pesca y tal vez la navegación pudo haberse creado por los israelíes entre 120.000 y 160.000 años atrás.

De acuerdo con los investigadores, las personas que vivían en la costa israelí hace más de 120.000 años colgaron conchas marinas pintadas de color ocre en una cuerda de lino, pudiendo ser los inventores de la cadena.

Si bien recoger conchas marinas ha sido un hábito humano durante casi tanto tiempo como ha habido humanos, los arqueólogos encontraron conchas de almejas mezcladas con otros artefactos en la cueva Misliya de Israel, enterradas en capas de sedimentos que evidencian la invención de cuerdas y cadenas.

Los coleccionistas de conchas en Misliya parecía gustarles en su mayoría las conchas intactas, y no hay señales de que decoraran o modificaran sus hallazgos. Pero 40,000 años después y a 40 km (25 millas) de distancia, la gente en la cueva Qafzeh parecía preferir recolectar conchas de almejas con pequeños agujeros.

Coleccionistas

Al parecer, los coleccionistas de conchas en Misliya les gustaban las conchas intactas, pero hay pruebas de que 40.000 años después y a 40 km de distancia, la gente en la cueva Qafzeh parecía preferir recolectar conchas de almejas con pequeños agujeros.

Según los expertos, la gente de esa época usaba estos agujeros para unir las conchas y hacer joyas o decoraciones.

La arqueóloga de la Universidad de Tel-Aviv. Daniella Bar-Yosef Mayer, examinó cinco proyectiles de Qafzeh y encontró estrías microscópicas alrededor de los bordes de los agujeros, marcas que sugieren que los proyectiles colgaron una vez de una cuerda.

Otras marcas de desgaste detectadas en los bordes de las conchas sugieren que las conchas se frotan entre sí, por lo que probablemente colgaron muy juntas.

Bar-Yosef Mayer y sus colegas investigadores recolectaron algunas conchas marinas propias. Los arqueólogos frotaron sus conchas de almejas modernas contra arena, madera, arcilla, piedra, cuero, juncos y varios tipos diferentes de fibras, y luego usaron un microscopio electrónico de barrido para examinar los patrones de hoyos, pulidos y estrías que quedaron.

Incluso, hicieron cadenas de lino salvaje y conchas colgantes, con agujeros naturales, y luego examinaron las marcas de desgaste resultantes bajo un microscopio.

Las pequeñas marcas dejadas por una cuerda de lino que rozaba los bordes del agujero se parecían a las marcas en las conchas de Qafzeh. A pesar de que la cuerda en sí no sobrevivió, las marcas de desgaste en las conchas revelan su presencia.

Según los expertos, la gente en Israel usaba los agujeros de las conchas marinas para unirlas y hacer joyas o decoraciones hace más de 160.000 años.

Atribuciones

Según Bar-Yosef Mayer, alguien inventó la cuerda: “Cuando uno hace una cuerda, puede hacerla mucho más larga que una tira de cuero. Esto le permitiría, por ejemplo, hacer una cuerda que unirá troncos de madera para hacer una balsa o atar un aparejo a una canoa».

Las cuerdas también significan que las personas pueden hacer cosas como redes de pesca, tipos más complicados de trampas para animales y nuevos tipos de ropa y bolsos.

Para el experto, fechar la invención de la cuerda también sugiere cuándo la gente podría haber inventado esas otras tecnologías importantes.

Bar-Yosef Mayer trata de sustentar su teoría, pero existen algunas incógnitas por despejar viendo la cronología de los datos existentes: ¿El invento puede atribuirse al homo sapiens o los neandertales?

Una posible solución podría considerarse si se toma  en cuenta que el hilo real más antiguo que se conoce hasta ahora proviene de un sitio de Neanderthal llamado Abri du Maras en Francia, y tiene alrededor de 50.000 años.

El homo sapiens no llegó a Europa occidental hasta unos pocos miles de años después, pero las dos especies probablemente habían interactuado en el Levante durante decenas de miles de años, pero el homo sapiens y los neandertales parecen intercambiar lugares varias veces en el registro arqueológico en sitios como Cuevas de Qafzeh, Misliya y Skhul.

Cualquiera de las especies podría haber tomado prestada la idea del hilo de la otra. Pero, ¿quién merece crédito por la invención original?.

Hasta ahora, los arqueólogos han encontrado conchas marinas con agujeros naturalmente desgastados en sitios en Sudáfrica y Marruecos, que van desde 115.000 a 70.000 años, por lo que este estudio, con pruebas y datos de más de 160.000 años, apunta hacia una teoría bastante sólida del origen de la cadena.

Sigue leyendo: