Forestal Arauco: la línea de investigación que el defenestrado fiscal Ortiz inexplicablemente no pesquisó

“Hubo un tiempo un problema con Forestal Arauco, que se adueñó de propiedad de mi familia, plantaron sin autorización y después mi familia se rebeló, tuvo apoyo de otras personas y pudieron vender eso. Forestal Arauco no pudo hacer nada. Entonces yo no descarto de que ellos estén metidos”, señaló la madre Tomás Bravo durante el proceso de búsqueda del menor.

Por El Ciudadano

03/03/2021

Publicado en

Chile / Justicia y DD.HH / Portada

0 0


Por Valentina Zambrano y Leonardo Buitrago

Este martes se realizó la audiencia de formalización de Jorge Eduardo Escobar Escobar, tío abuelo de Tomás Bravo Gutierréz y único detenido por el caso de la muerte del pequeño de tres años, uqe fue reportado como desaparecido el 17 de febrero en el sector de Caripilún y cuyo cuerpo fue encontrado a dos kilómetros del predio tras nueve días de búsqueda.

La jueza del Juzgado de Garantía de Arauco Perla Roa consideró que no habían pruebas suficientes para acreditar el homicidio o la participación del imputado, por lo que rechazó la prisión preventiva solicitada por la Fiscalía .

“No existe y no se han acreditado por parte de los solicitantes de la prisión preventiva los presupuestos materiales del delito”, señaló.

Tras conocerse la decisión, Estefanía Gutiérrez, madre del pequeño ofreció declaraciones a la prensa e instó a las autoridades a explorar otras líneas de investigación.

«Ellos dicen que están trabajando y yo espero que sea así, que no estén solamente yéndose a un punto. Porque, mientras están culpando a mi tío solamente, puede haber otra persona que se esté riendo y puede ser un peligro”, afirmó.

Aquí hay más niños, hay más gente y qué sabemos nosotros si hay un psicópata dando vueltas, si estamos realmente en riesgo. O sea, también hay que ver eso, que el campo ahora ya no es seguro y que hay una persona que secuestró a un niño y lo hizo sufrir”, dijo.

Fiscal sacado de la investigación

El fiscal de Arauco, José Ortiz, fue sacado este miércoles de la investigación del caso de la muerte de Tomás Bravo.

La decisión fue tomada por el fiscal nacional Jorge Abbott, luego que el Juzgado de Garantía de Arauco desestimara la petición de prisión preventiva en contra de Jorge Escobar, a quien durante la audiencia de formalización, Ortiz presentó como el único autor material del asesinato del menor, y a quien acusó de homicidio calificado.

En su exposición, el persecutor indicó que el niño habría muerto por asfixia por la introducción de un objeto elástico sólido en su boca.

“El imputado, traicionando esta confianza y la depositada por la madre del niño, lo trasladó a un sitio aproximadamente a dos kilómetros de la casa familiar y aprovechando la ausencia de personas y lo desolado de éste, valiéndose la superioridad de su fuerza y en razón de esto, obrando sobre seguro, y con intención de matar, ejerce sobre el niño maniobras de introducción de algún elemento de carácter contundente, elástico, no determinado en su boca, generándole una asfixia que posteriormente le genera la muerte”, relató.

A su vez, el fiscal Ortiz se refirió al lugar donde fue encontrado el cuerpo sin vida del menor, señalando que éste no sería el sitio donde se le dio muerte.

De acuerdo a los peritajes, el Ortiz señaló que “el lugar del hallazgo no es el lugar de los hechos y en alta probabilidad no es lugar de la muerte de Tomás”.

No hay evidencia científica de homicidio

Al llegar el turno de la defensa, los abogados de Jorge Eduardo Escobar afirmaron que las pruebas presentadas por el fiscal no eran concluyentes respecto a las acusaciones que le hizo al imputado y señalaron que “no tenemos evidencia científica que hable de un homicidio, menos calificado«.

Los juristas de la Defensa Pública citaron dos informes. Uno de la Policía de Investigacionesy otro del Servicio Médico Legal.

El abogado Pedro Aguilera, leyó parte del informe de la PDI en que se planteó que “con los antecedentes expuestos, principalmente la causa de muerte otorgada por el Servicio Médico Legal de Concepción, la cual se encuentra indeterminada, el examen médico criminalista y declaración de testigos a la fecha de confección del presente informe, no existen elementos de juicio que nos permitan imputar responsabilidad en el hecho investigado ni tampoco se ha determinado fehacientemente las circunstancias y dinámica de cómo el menor habría llegado al lugar del hallazgo”.

Citando este mismo informe, Aguilera agregó: “No se observan lesiones traumáticas ni signos de agresión sexual”.

Por otro lado, el informe del SML, con fecha 1 de marzo de 2020, señaló “ausencia de signos microscopios de trauma, como tampoco lesiones de lucha o defensa (…) y ausencia de signos microscopios de violencia sexual”.

El jurista dijo también que indicó que ese preinforme de autopsia no establecía que el menor haya fallecido porque fue ahogado o estrangulado.

Ante estos antecedentes presentados, la jueza de Garantía, Perla Roa, rechazó la prisión preventiva solicitada por el fiscal, en base a que según informe de autopsia no se encuentra acreditada la existencia de un homicidio ni indicios de participación del imputado en la muerte de Tomás Bravo.

La jueza determinó que no es posible determinar a esta altura una acción homicida. Así, agregó que tampoco es posible en base a los peritajes, extraer una conclusión científicamente confiable del sitio del suceso y el estado del cuerpo del menor.

Además, agregó que no se incorporó por parte del Ministerio Público o explicó lo relativo del “elemento contundente tipo elástico” que se habría utilizado en la asfixia del menor, como sostuvo en su hipótesis el fiscal José Ortiz.

Líneas investigativas dejadas de lado

El fiscal de Arauco, José Ortiz centró la investigación del caso de la muerte del pequeño Tomás Bravo en la hipótesis de la participación del tío abuelo, dejando de lado otras teorías planteadas desde el comienzo de la búsqueda del menor por parte de la familia materna y que apuntan a un posible secuestro y posterior homicidio.

“Quiero que todo salga luego a la luz. Hay cosas que no están claras. Yo sé que mi tío no fue, porque hay muchas cosas que no coinciden, pero espero que luego salgan a la luz (…)No hay que meter las manos al fuego por nadie, pero yo sé que mi tío no fue. No coinciden los tiempos», señaló Estefanía Gutiérrez, quien insiste en la inocencia de su tío.

La madre de Tomás Bravo también mantiene su teoría de que el pequeño fue secuestrado.

«Necesito saber quién fue, de verdad quiero justicia. Tengo mucha rabia. Mi hijo no murió el día en que desapareció, esa persona secuestró a mi hijo», señaló en declaraciones a Meganoticias.

“Hay varios datos de personas que podrían ser, por una persona que se vio por última vez en ese cerro. Tengo varias hipótesis pero no quiero seguir hablando, porque la verdad después quizás uno puede equivocarse y cómo después puedo hacer yo para enfrentar eso», acotó.


Conflicto entre la familia de Tomás y Forestal Arauco

Una de las teorías que ha formulado la madre de Tomás sobre el o los responsables del secuestro y la muerte de su hijo, apuntan a un conflicto por uso de suelo y propiedades que tuvo la familia un tiempo atrás con una empresa maderera: la empresa Forestal Arauco.

El pasado 25 de febrero, El Ciudadano publicó una nota que hacía referencia a las sospechas sobre una posible responsabilidad de Agroforestal Arauco en la desaparición de Tomás, debido a un conflicto que habría surgido entre la familia Escobar Gutiérrez y la empresa, donde esta última habría plantado unos árboles de monocultivo en terrenos pertenecientes a la familia, los cuales fueron sacados del lugar por los propietarios de la zona.



Hubo un tiempo un problema con Forestal Arauco, que se adueñó de propiedad de mi familia, plantaron sin autorización y después mi familia se rebeló, tuvo apoyo de otras personas y pudieron vender eso. Forestal Arauco no pudo hacer nada. Entonces yo no descarto de que ellos estén metidos”, señaló la madre del menor durante el proceso de búsqueda.

En declaraciones a Radio Polar, Gutiérrez expresó tener la convicción de “que esto fue planeado, yo creo que vigilaba alguien. A veces pasaba gente, vehículos mirando y mi hijito estaba siempre jugando ahí (…) Tengo tantas especulaciones en mente”.

Las sospechas hacia la empresa maderera han proliferado teniendo en cuenta que la empresa podría haber intervenido pruebas clave para la investigación.

En especial causó sospechas, que Forestal Arauco decidiera quitar el único sistema de vigilancia cerca de la casa de Tomás el viernes 19 de febrero, dos días después de perder el rastro del menor de tres años.

Sin embrago, desde la propia empresa forestal indicaron que la decisión de sacarlas fue tomada antes de la desaparición del niño, específicamente el martes 16 de febrero. Esto por un cambio de concesionario en el sistema de vigilancia.

Además, aseguraron que las imágenes fueron entregadas a la PDI.

“En relación al retiro de una caseta que Arauco mantenía en la portería acceso a un predio del sector Caripilun, todas las imágenes registradas por las dos cámaras ubicadas en este lugar fueron entregadas oportunamente a las autoridades correspondientes y son parte de la carpeta investigativa”, señalaron

Sin embargo, según indicó el fiscal Ortiz, hoy retirado de la investigación, las imágenes de las cámaras no revelaron mayor información.

¿Relación entre el fiscal Ortíz y Forestal Arauco?

Las sospechas dentro de la opinión pública, respecto a una posible implicación de Forestal Arauco en el caso se mantuvieron, e incluso se intensificaron posterior a la audiencia.

Varios usuarios de Twitter denunciaron intereses personales por parte del fiscal José Ortiz, quien inculpó al tío abuelo de Tomás como el autor material del crimen.

Según consigna el medio Publimetro, se registraron realizaron múltiples “denuncias”  -que entre otros hizo “Arauco Despierta”- respecto de los supuestos nexos que tendría el fiscal a cargo del caso de Tomás Bravo, José Ortíz, con la empresa Forestal Arauco.

En la denuncia, que también hace presente que, en 2007, el fiscal fue acusado por acoso a una menor, sería “perro guardián de los intereses de la forestal. La situación en la ciudad se ha tornado tormentosa, ya que todo indica que tanto Fiscalía como Forestal trabajan en conjunto”.

https://twitter.com/Victorinoboss/status/1366820842328494080?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1366820842328494080%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.publimetro.cl%2Fcl%2Fnoticias%2F2021%2F03%2F02%2Fforestal-arauco-nexos-fiscal-caso-tomas.html

Se suma a estas denuncias sociales -sin peso legal- el antecedente de que no es primera vez que el fiscal Ortiz es señalado por imputar a una persona que no cometió el crimen del que se le acusa.

Según lo revelado por Ex-AnteEn el año 2004, el persecutor lideró el caso que la prensa de ese entonces mal llamó como “El Chacal de Curanilahue”.

En esa oportunidad, Ortiz acusó al obrero Carlos Ramírez de haber violado y asesinado a su pequeña hija de un año y ocho meses, aduciendo que el médico que atendió a la menor había dicho que tenía signos de abuso sexual.

Con esa declaración, Ortiz solicitó que Ramírez estuviera cuatro meses en prisión preventiva, la cual fue revocada tras la aparición de un informe pericial del Laboratorio de Criminalística de Santiago, que descartó la violación en la menor de edad fallecida.

Gracias a este informe , el padre fue absuelto luego de comprobarse que su cuñada fue la asesina de la niña, siendo condenada a 10 años y un día de cárcel, dejando además un antecedente en el desempeño de José Ortiz, reeditado a partir a partir de su desempeño en la audiencia de formalización del Jorge Eduardo Escobar.

En lugar de Ortiz fue designada Marcela Cartagena, fiscal regional del Biobío, cuya labor será esclarecer las causas del fallecimiento del pequeño Tomás, y de quien se espera tome en consideración varias líneas investigativas para llegar a la verdad.

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬

Sigue Leyendo