Amazonía sin consenso: Evo y Bolsonaro presentaron dos visiones antagónicas en la ONU

Socialismo, capitalismo y cambio climático

Ante el ente multilateral, el Presidente brasileño negó la conexión de los desastres ambientales en la Amazonía con las políticas de su administración. Mientras que el Mandatario boliviano llamó a una acción mancomunada para enfrentar los daños al ecosistema ocasionados bajo el sistema capitalista


El desastre ambiental ocasionado por los incendios registrados en la Amazonía superó los límites territoriales y políticos de los países afectados, y generó un estado de alerta en la comunidad internacional, tal y como se evidenció en la recientes sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), celebradas en Nueva York.

Hasta allí acudieron los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Bolivia, Evo Morales, los países más afectados por los incendios, y quienes ofrecieron dos visiones contrastantes sobre esta tragedia y sobre la preservación del medio ambiente.

Por un lado, el ultraderechista brasileño decidió, una vez, más negar la conexión de los desastres ambientales en la Amazonía con sus políticas de Estado.

Mientras que por el otro, el líder socialista boliviano llamó a una acción mancomunada para enfrentar los daños al ecosistema ocasionados bajo el sistema capitalista.

“Es una falacia decir que la Amazonía es patrimonio de la humanidad”, dijo Bolsonaro ante la ONU. Foto: EFE.

El cinismo de Bolsonaro

En su alocución ante la ONU, Bolsonaro afirmó que “es una falacia decir que la Amazonía es patrimonio de la humanidad y es también un error, como atestiguan los científicos, decir que nuestros bosques son el pulmón del mundo”.

Señaló que su gobierno  tiene un compromiso “pétreo” con la preservación y el desarrollo sustentable y que el 61% del territorio de Brasil –el quinto mayor del mundo- está preservado.

Pesé a que las imágenes satelitales muestran que hay más de 20.000 focos de incendios activos, el ultraderechista se atrevió a decir que la mayor parte de la Amazonía “permanece intacta”, lo que “prueba que somos uno de los países que más protege el medio ambiente”.

La tala y la deforestación que cada día aumentan bajo el Gobierno de Bolsonaro es el origen principal de los incendios forestales. Foto: BBC Mundo.

Aunque la gran mayoría de los análisis sobre los incendios en la Amazonía plantean es que el origen principal de esta tragedia es la acción humana, a través de la tala y la deforestación, una vez más, Bolsonaro declaró que fueron las altas temperaturas y el periodo seco los responsables de los incendios, mientras que responsabilizó a las ONG de causarlos.

De igual manera, aseguró que sufrió “ataques sensacionalistas por gran parte de los medios internacionales”, a los que señaló de estar guiados por un “espíritu colonialista”. “Los que nos atacan no están preocupados con el ser humano, sino con nuestras riquezas y biodiversidad”, reclamó.

Adicionalmente, señaló que “lamentablemente, algunas personas, tanto dentro como fuera de Brasil, con el apoyo de las ONG, insisten en tratar y mantener a nuestros pueblos indígenas como cavernícolas”, para explotar algunas de sus tierras ancestrales, a las que catalogó como las más ricas del mundo y en las que existe una comprobada y abundante riqueza mineral.

Indicó que mantener intacto el territorio indígena, que ocupa el 14 % del suelo del país suramericano, solo aumenta la pobreza y el aislamiento de estas comunidades que “también usan el fuego como parte de su cultura”.

En alusión a Francia, Bolsonaro denunció que “un país, en la última cumbre del G7, el mes pasado en Biarritz, se atrevió a sugerir la imposición de sanciones contra Brasil sin ni siquiera escucharnos”. Y agradeció al presidente de Estados Unidos, Donald Trump —quien representa un modelo de conducta para el brasileño— por negarse a dicha “absurda propuesta” y por simbolizar “el respeto a la soberanía”.

“El apoyo a la preservación de los bosques amazónicos debe ser tratado en pleno respeto a la soberanía brasileña”, dijo el Mandatario conocido como el “Trump del Trópico”.

Bolsonaro ha aplicado políticas que favorecen a los mineros y terratenientes, a costa de afectar al medio ambiente. Foto: Getty Images.

Enemigo del medio ambiente

En los nueve meses que lleva en el poder, el Mandatario brasileño ha dejado claro que el papel de Brasil como potencia agrícola exportadora le interesa mucho más que el de guardián del pulmón del planeta.

Desde su discurso de campaña, el hoy presidente brasileño mostró claramente una postura antiambientalista.

En varias intervenciones como candidato dijo que sacaría a Brasil del Acuerdo de París contra el cambio climático de 2016, porque ponía en riesgo la soberanía de su nación, aunque al final se echó para atrás al llegar a la presidencia.

Asimismo, puso en duda la necesidad de cuidar la región amazónica con afirmaciones como “no voy a proteger ni un milímetro de tierra que pueda explotarse”. 

Una de las primeras acciones que tomó al llegar a la Presidencia fue acabar con las secretarías de Cambio Climático, trasladar el Servicio Forestal Brasileño del Ministerio de Medio Ambiente al de Agricultura, terminar con la Agencia Nacional del Agua, desmantelar los organismos de protección a los pueblos indígenas y extinguir las unidades de conservación.

También se propuso frenar la demarcación de tierras indígenas al decretar que esas decisiones pasen por el Ministerio de Agricultura, y considerar que “el indio ya tiene demasiada tierra”, y completar la construcción de Angra 3, una planta nuclear en la costa, entre las regiones de Sao Paulo y Río de Janeiro.

El ultraderechista fue apoyado desde el inicio de su campaña por empresarios agrícolas y mineros, y desde que tomó el poder ha aplicado políticas que los favorecen, a pesar de que atentan contra el Amazonía.

Incluso, como reseña el diario británico The Guardian, con Bolsonaro en el poder “se ha dado luz verde a la invasión ilegal de tierras, la tala y la quema”.

El Mandatario aprobó un sistema de licencias ambientales más laxo, y legalizó las áreas deforestadas ilegalmente, lo que da una sensación de impunidad y se convierte casi que en una apología al delito. Además, abrió la puerta para que industrias como la agrícola, maderera y ganadera entraran a la región amazónica.

Como dijo a la revista Semana, Marina Silva, ministra de Medio Ambiente de 2003 a 2008, durante el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, existe una “regresión” hacia los comienzos del siglo XX.

Indicó que lo que pasa en Brasil es tan grave que “ni siquiera los Gobiernos de la dictadura buscaron deliberadamente destruir la agenda de protección y conservación ambiental”. 

“Todos tuvieron ministros de Medio Ambiente, unos hicieron más, otros, menos, pero eran ambientalistas. Por primera vez hay un ministro antiambientalista que entró para operar un desmonte de la política nacional ambiental, así como de las estructuras de control que impedían que la ilegalidad se tomara la Amazonia”, añadió Silva.

Las medidas antiambientalistas de Bolsonaro ocasionaron que Noruega y Alemania suspendieran los fondos destinados a preservar la Amazonía, ante el aumento de la deforestación con la aprobación del Gobierno brasileño. Se trata de 33 millones de dólares que eran para la preservación del pulmón del planeta.

El ultraderechista tardó 16 días en decretar un estado de emergencia por los incendios forestales de la Amazonía. Foto: Getty Images.

Apatía frente a los incendios

La Amazonía tuvo que arder durante dieciséis días para que Bolsonaro decidiera decretar un estado de emergencia por los incendios forestales, con el que se ordenó el despliegue de 2.500 efectivos de las Fuerzas Armadas y dos aviones cisterna Hércules C-130 para ayudar a controlar los incendios.

El Mandatario desmintió los informes provistos por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE) brasileño, cuyos registro satelitales revelaron que los incendios en la selva amazónica han aumentado este año en 83 %, respecto al mismo periodo de 2018, siendo la cifra más alta desde 2013.

Incluso, el director del INPE, Ricardo Galvão, fue despedido bajo la acusación de fomentar una imagen «pésima» de Brasil en el exterior y con datos «falsos», pese a que los registros de esta institución tienen una precisión del 95 %.

Aunque Bolsonaro  dijo “no hay recursos” para apagar el incendio” solo aceptó la ayuda ofrecida por Chile y Ecuador, y coordinó con Israel el envío de 100 toneladas de material antiincendio, mientras que rechazó 20 millones de dólares ofrecidos por el G7 para atender la crisis en el Amazonía.

Relacionado:  Gobierno ilegítimo de Bolivia rompe relaciones con Venezuela y se retira del ALBA

Además, cruzó declaraciones con el presidente francés, Emmanuel Macron, catalogó lo a los incendios como una “crisis internacional”, lo que enfureció al ultraderechista brasileño.

Durante su alocución ante la ONU, Evo Morales destacó la importancia de cuidar el planeta, ya que “es nuestro único hogar”. Foto: EFE.

Evo denunció los daños causados por el capitalismo

Durante el debate de la Asamblea General de la ONU, Evo Morales planteó que el modelo de producción capitalista es causante de las desigualdades entre los seres humanos y de los daños al medio ambiente.

A diferencia de Bolsonaro, indicó que el mundo está siendo controlado por una oligarquía global que define el destino político y económico de la humanidad y que tiene en sus manos la propiedad de los recursos naturales y la distribución inequitativa de la riqueza.

Relacionado:  Amnistía Internacional: "Dañar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta es el objetivo del Gobierno de Chile"

“Digámoslo con mucha claridad: la raíz del problema está en el sistema capitalista”, fustigó.

Igualmente, denunció a las empresas transnacionales que controlan los alimentos, el agua, los recursos no renovables, la tecnología y los datos personales de la gente. “Se pretende mercantilizar todo para acumular más capital”, una situación que genera crisis, alertó.

Al respecto, destacó que la ONU resulta hoy más relevante e importante que nunca, porque los esfuerzos individuales nunca serán suficientes. “Sólo la acción mancomunada y la unidad nos darán una oportunidad para superarlos”, acotó.

Durante su alocución, destacó la importancia de cuidar el planeta, ya que “es nuestro único hogar”, por lo que hizo un llamado a los países desarrollados a la disminución de la emisión de carbono y a cumplir con el Acuerdo de París, donde se ratifica la responsabilidad histórica de los países desarrollados en la afectación al medio ambiente, a lo cual se debe dar una respuesta reflejada en políticas de financiamiento, transferencia de tecnología y fortalecimiento de capacidades técnicas para que los países en desarrollo puedan enfrentar los efectos del cambio climático.

Morales señaló que se le debe dar una pronta respuesta a los problemas que enfrenta la madre Tierra, los cuales son de alcance mundial.

“Esto nos obliga a trabajar de manera mancomunada y sin exclusiones, en el marco del respeto a las soberanías de los Estados, sin comprometer el derecho del desarrollo de las comunidades más vulnerables”, aseveró.

Asimismo detalló que hoy “la humanidad sufre los eventos del cambio climático, con los cuales se pone en grave peligro la vida de la madre Tierra y por ello se debe cumplir con el compromiso de la disminución de emisión de carbono, ya que hoy nuestros pueblos enfrentan con mayor rigor fenómenos externos” indicó.

Morales enfatizó que “esta situación debe ser enfrentada de la manera más honesta. Sin embargo, sino se atacan las causas estructurales que crean esta problemática no podremos erradicar el problema y avanzar”, dijo.

El sistema capitalista solo busca la ganancia sin límite y el divorcio del ser humano con la naturaleza, estableciendo la lógica de dominación de los hombres ante la naturaleza; haciendo así que el hombre tome como mercancía el agua, la tierra, las funciones ambientales, las culturas ancestrales y la biodiversidad”, acotó.

Morales explicó que la economía capitalista privatiza el bien común, mercantiliza la vida, explota los seres humanos y destruye las riquezas de los países junto a sus culturas.

Hizo un llamado a “la reducción ambiciosa de la emisión de gases, las cuales dan un efecto negativo en diferentes naciones; y señaló que los efectos del cambio climático como las altas temperaturas y los dilatados periodos de sequía son cada vez más frecuentes

 “El planeta cada vez sufre más incendios, terremotos, sequías. Cada año es más caliente que el anterior, el deshielo es cada vez mayor y cada vez sube más el nivel del mar”, dijo.

Morales informó que en Bolivia se está realizando un plan integral para la recuperación de la Amazonía luego de los incendios. Imagen: Antena 3.

Trabajo para apagar el fuego

Recordó que estos fenómenos que se presentan como consecuencia del cambio climático dan lugar a desastres como los incendios ocurridos recientemente en la Amazonía, que perjudican la biodiversidad y agotan los recursos del planeta y pueden condenar a millones de personas a la pobreza, el hambre, los desplazamientos y el conflicto.

“Un ejemplo de eso es Bolivia, donde hace poco enfrentamos ocho mil focos de calor, a los cuales se le dio una respuesta rápida y eficaz”, recordó.

Los hemos combatido, haciendo uso de nuestros recursos financieros, técnicos y humanos”, subrayó Morales, al tiempo que agradeció el apoyo internacional para combatir los incendios y emprender programas para contrarrestar sus consecuencias.

Detalló que se está realizando un plan integral para la recuperación de la Amazonía y las más de 1,7 millones de hectáreas que fueron arrasadas en la zona de Santa Cruz de la Sierra, que a la vez ofrezca respuesta ante una adversidad climática.

Evo Morales recibiendo a los bomberos franceses que ayudarían a apagar los incendios en Bolivia. Foto: AFP.

Respuesta oportuna a los incendios

Desde el primer momento en que se registraron los masivos incendios, el Mandatario boliviano instruyó un conjunto de acciones para extinguir el fuego y proteger el hábitat de la Amazonía que forma parte de ese país suramericano.

Este esfuerzo incluyó la activación de helicópteros, 12 aeronaves y un avión Boing 747 Supertanker , que carga 75.000 litros de agua en cada vuelo para aplacar el fuego en el territorio amazónico de Bolivia.

También se desplegaron más de 3.500 personas para atender la emergencia, lo que permitió reducir drásticamente los focos de calor.

Morales aceptó la cooperación internacional para tratar de disminuir los focos de fuego que se concentraron especialmente en el departamento de Santa Cruz, en la parte oriental del país. Esta acción contrastó con la decisión  del gobierno de Bolsonaro, que rechazó los 20 millones de dólares ofrecidos por el grupo de los siete países más ricos (G7).

Asimismo, el Mandatario boliviano, luego de sobrevolar las áreas dañadas por el fuego, se mostró consternado y ordenó una “pausa ecológica”, que consiste en no permitir la venta de tierras ni autorizar nuevos asentamientos en las zonas afectadas; el caso opuesto a Brasil, donde cada día se destinan hectáreas de tierras amazónica a la explotación agroganadera y minera.

Resultado de imagen para biodiversidad bolivia
Se está desarrollando un plan de restauración de la Amazonía boliviana para recuperar los acuíferos y la biodiversidad. Imagen: Web.

Compromiso ambiental

Ante la ONU, Morales aseguró que el compromiso de Bolivia se centra en la capacidad de adaptación y mitigación conjunta en los bosques. En este contexto, se está desarrollando un plan de restauración para la Amazonía boliviana para recuperar los acuíferos y la biodiversidad.

“En los próximos años incrementaremos de forma integral la capacidad de adaptación y recuperaremos la vulnerabilidad hídrica del país triplicando los reservorios de agua para 2030”, agregó.

Morales aseguró que nunca más se construirán plantas termoeléctricas en su país, y que su compromiso es mejorar la capacidad de generación eléctrica a través de energías renovables para el desarrollo local y de la región que cubrirá al 100 % de la población para 2030.

“La única manera realista de limitar el calentamiento global a 1,5 ºC es que los países desarrollados incrementen radicalmente su ambición para reducir sus emisiones y cumplan sus compromisos de promover financiamiento climático, en relación con su responsabilidad histórica y a las necesidades de los países en desarrollo”, afirmó el mandatario.  

La reacción frente a los incendios del Amazonía y el compromiso con la preservación del medio ambiente frente al cambio climático es un tema altamente valorado por los ciudadanos.

En Brasil, la aprobación y popularidad de Bolsonaro va en picada. De acuerdo con un sondeo realizado por el instituto Ibope, encomendado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), la evaluación positiva del ultraderechista cayó desde 35 % en abril hasta 32 % en junio y 31 % en septiembre.

Por su parte , Evo Morales lidera todas las encuestas de cara a las elecciones presidenciales del próximo 20 de octubre, en las que aspira la reelección.

Te interesa leer…

Comentarios

Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa.

Apóyanos y obtén tu ciudadanía :)

   Conocer más >
4,279,315FansMe gusta
299,124SeguidoresSeguir
343,343SeguidoresSeguir
17,000SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos