Bolsonaro llama «lunático» al gobernador de Sao Paulo por decretar cuarentena

El gobernador decretó la cuarentena después de que el Ministerio de Salud admitiera que el número de muertes en Brasil por COVID-19 subió un 63,63 % en un día, desde 11 el viernes hasta 18 el sábado, la mayoría de las cuales se encuentran en Sao Paulo (15).
Publicado en

Brasil / Latinoamérica

0 0


El gobernador de Sao Paulo, Brasil, João Doria, decretó este sábado una cuarentena de dos semanas para luchar contra la epidemia del nuevo coronavirus COVID-19.

La orden entrará en vigor desde el próximo 24 de marzo hasta el 7 de abril, con el cierre de todos los negocios y servicios no esenciales, incluidos bares y restaurantes en el estado más poblado de Brasil.

“Solamente deberían funcionar los servicios esenciales en las áreas de salud pública, alimentación, suministro, seguridad y limpieza”, explicó.

El gobernador decretó la cuarentena después de que el Ministerio de Salud admitiera que el número de muertes en Brasil por COVID-19 subió un 63,63 % en un día, desde 11 el viernes hasta 18 el  sábado, la mayoría de las cuales se encuentran en Sao Paulo (15).

Asimismo, pidió a la población que entienda la gravedad de la situación y criticó a quienes consideran que el coronavirus no pasa de una «gripita».

Jair Bolsonaro insiste en que la crisis del coronavirus sea tratada sin «pánico» ni «histeria» . Foto: EFE.

«Sin pánico ni histeria»

La medida tomada por Doria bastó para que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, arremetiera con él y lo tildara de «lunático«.

En una entrevista que concedió este sábado al canal CNN Brasil, el mandatario ultraderechista criticó las medidas que han adoptado algunos gobernadores regionales para hacer frente al coronavirus, como la cuarentena o el cierre de aeropuertos, e insistió en que la crisis sea tratada sin «pánico» ni «histeria»

«Para decir la verdad, se trata de un lunático. Está aprovechando la situación para hacer política. Está aprovechando para crecer políticamente», afirmó al ser interrogado sobre las medidas de excepción, Jair Bolsonaro pidió que los gobernadores regionales se limiten a combatir la expansión del coronavirus sin aprovechar para intentar anticipar la campaña para las elecciones presidenciales de 2022.

«Las medidas de ese gobernador (Doria), así como las de otros, como el de Río de Janeiro, extrapolan. Es una dosis de remedio excesivo que se convierte en veneno«, dijo al referirse a medidas para recluir a la población en sus casas y aislar las regiones.

Sobre el intento del gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, de cerrar el aeropuerto de la ciudad afirmó que se trata de una medida que tan sólo «genera un clima de terror en la población que puede llevar a la depresión y bajar la inmunidad».

«Esos pocos gobernadores que me critican todo el tiempo dicen que no tengo liderazgo (para combatir el coronavirus). Y yo les digo: las elecciones de 2022 están muy lejos para que comiencen con ese tipo de ataque, con ese intento de desgaste infundado», agregó, citado por EFE.

Resultado de imagen de bolsonaro coronavirus
Bolsonaro no considera que el sistema de salud de Brasil colapse. Foto: US News.

«Una gripita para mi»

Bolsonaro, que en un primer momento restó importancia al coronavirus, en los últimos días ha admitido la gravedad de la situación, pero insistió en que no se puede actuar con «histeria».

«Es una gripita para mí y, puede estar seguro, para más del 60 % de los brasileños no será nada. Ni se enterarán ni sentirán en caso de que se contagien. Entiendo que para los ancianos y para personas con enfermedades realmente contraer el virus puede ser grave», dijo el mandatario.

Bolsonaro se mostró confiado en el resultado de los ensayos clínicos que se hacen en varios países, incluso Brasil, para determinar la eficacia de algunas medicinas como la cloroquina en el tratamiento del COVID-19.

En la entrevista  reconoció que en un primer momento pensó que su propio ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, «estaba exagerando» cuando comenzó a anunciar medidas frente al coronavirus, pero agregó que ya viene «ajustando las cosas» con su colaborador, que ha sido elogiado por su posición enérgica frente a la crisis.

Sin embargo, afirmó que no cree que, como lo dijo Mandetta, el sistema de salud de Brasil pueda sufrir un «colapso» en abril, para cuando se prevé que las camas en los hospitales sean insuficientes para atender a los pacientes con COVID-19.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios