Pueblo Mapuche fija posición sobre el plebiscito, los escaños reservados y el proceso constituyente

Las organizaciones mapuche decidieron iniciar su propio Proceso Constituyente desde el 30 de noviembre 2016 y que en la actualidad se encuentran legislando y redactando su propio "Estatuto o Constitución Política Mapuche" al amparo del derecho internacional.

El miércoles se llevó a cabo la Sesión Especial del Proceso Constituyente Mapuche, en la Cima del Cerro Ñielol del Wallmapu o Wallmapuche, en la cual las comunidades y organizaciones ratificaron su derecho a la autodeterminación y su apoyo al plebiscito constitucional del próximo 25 de octubre.

A través de una declaración manifestaron los puntos acordados en dicho encuentro.

Expresaron su respaldo a que el pueblo chileno decida a través del plebiscito adoptar una nueva Constitución política «que se aleje de la herencia institucional de la dictadura militar del general Augusto Pinochet y que los constituyentes sean elegidos democráticamente a pesar de las limitantes establecidas en el sistema de participación popular y de los partidos políticos que han desacreditado la política en el país».

Sin embargo, las organizaciones condenaron que en el proceso constituyente «se haya pre-establecido un conjunto de limitantes legales para alcanzar una Nueva Constitución en donde se exprese la soberanía popular como son el 2/3, sumado a la norma jurídica que impide modificar los acuerdos económicos multilaterales, lo que representa una amenaza en la política de ocupación de los territorios de los Pueblos Indígenas y sus recursos, en especial el patrimonio territorial del Pueblo Mapuche».

Por tal motivo, ratificaron que bajo el principio de la autodeterminación restablecido por el derecho internacional y guiados por los derechos inherentes e imprescriptibles que los asisten como pueblo, decidieron iniciar su propio Proceso Constituyente desde el día 30 de noviembre 2016 y que en la actualidad se encuentran legislando y redactando su propio «Estatuto o Constitución Política Mapuche al amparo del derecho internacional».

Destacaron que en dicho estatuto, se establecerán adecuadamente los mecanismos de dialogo de entendimiento y de relación institucional entre el Proceso Constituyente Mapuche y el Proceso Constituyente del Pueblo Chileno.

«Llamamos al Senado de la República de Chile a que, no adopte el Proyecto de Reforma Constitucional sobre los “Escaños Reservados para Pueblos Indígenas”, teniendo en cuenta la experiencia internacional de su poca eficacia; asimismo, transgrede abiertamente la legitima consulta indígena previa, libre e informada mediante la instauración de las “Indicaciones” que tienen por objeto sustituir la legitima consulta; así como, la ausencia de un padrón electoral y el que existe de parte de CONADI, resulta irrelevante numéricamente en relación al porcentaje de personas de origen indígena. Además, los Escaños Reservados, no ayudaran a resolver las tensiones y controversias entre el Estado Chileno y el Pueblo Mapuche», afirmaron en el texto.

Asimsmo, aprovecharon la oportunidad para recordarle al gobierno de Sebastián Piñera, que el Estado Chileno tiene los siguientes asuntos pendientes e ineludibles con el Pueblo Mapuche, en relación a la verdad, la justicia, la reparación y la reconciliación entre Mapuche y no Mapuche: «el Crimen de Genocidio cometido en los actos coercitivos militares en el contexto de la denominada “Pacificación de la Araucanía” que permanece en la completa impunidad; en segundo lugar, resolver la toma, confiscación, ocupación del territorio y sus recursos que se efectuaron sin el consentimiento del Pueblo Mapuche del cual se debe derivar en la restitución, la reparación e indemnización justa y equitativa y en tercer lugar, reparar el daño cultural causado en el ámbito tangible e intangible».

Las organizaciones mapuche recordaron que en la actualidad persiste un “consenso internacional” sobre los derechos de los Pueblos Indígenas y el derecho internacional guiado por la Carta de Naciones Unidas, que ha puesto a disposición de las partes para la resolución de las tensiones y controversias, el derecho a la “autodeterminación de los Pueblos Indígenas” y mediante el dialogo basado en la igualdad y la dignidad establecer una paz firme y duradera.

Sigue leyendo:


¿Disfrutaste este artículo? Déjanos una propina

Compártelo

Comentarios