¿Qué hacemos con la basura electrónica?

Según estadísticas oficiales, en Chile se desechan cerca de tres millones de teléfonos celulares y más de 500 mil computadores al año, cifras que están despertando la alerta ambiental en nuestro país por los graves daños que pueda causar su acumulación en vertederos ilegales o simplemente en el patio de nuestra casa


Autor: Wari

Según estadísticas oficiales, en Chile se desechan cerca de tres millones de teléfonos celulares y más de 500 mil computadores al año, cifras que están despertando la alerta ambiental en nuestro país por los graves daños que pueda causar su acumulación en vertederos ilegales o simplemente en el patio de nuestra casa.

La premisa del siglo XXI es que la tecnología avanza a pasos gigantes y todo lo que consideramos actual y moderno, en estos minutos, ya dejó de serlo.  ¿Cuántas veces al año nuestro grupo familiar ha cambiado de celular o hemos dejado de lado el viejo tarro de nuestro computador, incluyendo mouse, teclados y su infinidad de cables?  La respuesta más segura es que muchas veces y el lugar más apropiado que encontramos para dejar esos viejos aparatos es en el patio.

De acuerdo a estudios del SERNAC, la mayoría de los consumidores de tecnología desconoce los daños que puede provocar el contacto de estos aparatos con el medio ambiente, ya que por ejemplo, el fósforo que contienen los tubos de rayos catódicos de los monitores o el plomo, mercurio y cadmio que tienen las piezas de los CPU son sustancia altamente nocivas para la salud.

Pero más allá de nombrar la infinidad de enfermedades o componentes que afectarían nuestro medio ambiente, queremos destacar qué se está haciendo para combatir, reciclar o simplemente darle un mejor uso a toda esta basura electrónica.

En la Fundación Chile Enter reciben computadores y accesorios dados de baja, los cuales son refaccionados y entregados a distintas organizaciones o escuelas que los necesiten y así avanzar en el plan de conectar tecnológicamente al país.  Lo importante de esta acción es que una vez terminada la vida útil de los aparatos entregados, éstos son devueltos a la fundación para finalmente derivarlos a empresas que se dediquen a su total destrucción.

En esta línea está la empresa RECYCLA, quienes también reciben todo tipo de artefactos eléctricos que luego de clasificar y desmantelar, destruyen y funden para elaborar nuestras tecnologías.  Desde celulares, televisores e incluso cables coaxiales son recibidos en su planta de reciclaje sin ningún costo.

Sin embargo, también existen a nivel ciudadano muchas medidas y acciones que han emprendido personas que quieren dar una reutilización a sus viejos aparatos.

Éste es el caso de Marcelo Carreño, quien todos los días luego de su trabajo sale a recorrer en triciclo su barrio en la comuna de El Bosque buscando viejos aparatos que los vecinos han botado en vertederos ilegales o simplemente en los patios de sus casas.

“En esta comuna existe un gran terreno donde la gente se ha mal acostumbrado a botar todo lo que no le sirve: computadores, televisores, refrigeradores, basura, ropa y neumáticos. Yo los recojo y los llevo a las plantas de tratamiento de desechos electrónicos.  Me interesa vivir en un lugar limpio, pero más, en un lugar seguro para el medio ambiente”.

Según Marcelo hay días en que ha tenido que hacer dos viajes ya que la cantidad de aparatos es mucha y no da abasto con su triciclo.  “Llevo ya casi dos años en esto y lo bueno es que hay niños y jóvenes interesados en ayudar a clasificar y recoger esta basura”.

Otro caso es el de Carlos Alvarado, quien con monitores de la marca Apple, realiza acuarios y los regala a los hogares de niños.

Con un tratamiento especial que aprendió en Holanda donde vivió varios años, retira todas las partes eléctricas de los monitores y los sella con el mismo material de los acuarios de vidrio. “Tengo contactos por redes sociales y de amigos, tanto en Chile como en el extranjero, que me ayudan a ubicar estos monitores que tienen la gracia de ser más redondos y en su mayoría transparentes. Es un trabajo muy simple y me entretiene mucho hacerlo, pero mi mayor regocijo es ayudar al medio ambiente dándole otra utilidad a estos aparatos y regalándolos a los niños”.

Lleva casi cinco años en esto y ha transformado más de 50 monitores.  Se demora casi dos días en desmantelar el equipo y aplicar el pegamento que sella la caja plástica, para luego comprar peces, arena y algún juguete que haga más atractivo el acuario.

Según el estudio “Generación de residuos electrónicos en Chile” realizado por la Plataforma Regional sobre residuos electrónicos en Latinoamérica y el Caribe (RELAC), indica que en nuestro país para el año 2020 se estima que habrá 1.7 millones de PC´s y equipos electrónicos convertidos en desechos, haciendo poco a poco más necesario la intervención tanto de las autoridades y de la ciudadanía en la solución de este problema ambiental.

Sin una legislación específica al respecto, esta situación podrá transformarse en un grave problema dado el desconocimiento de los usuarios frente a la toxicidad de ciertas partes de estos productos y su acumulación innecesaria.

Mayor información: www.recycla.cl / www.chileenter.cl / www.basurillas.org

Por Claudia Pedreros

El Ciudadano


Comenta



Busca en El Ciudadano