Agricultores de La Pintana rechazan cambio de uso de suelo

Más de 300 familias que tienen huertos familiares en La Pintana rechazan cambio de uso de suelo que promueve el gobierno dentro de la modificación del Plano Regulador Metropolitano de Santiago

Más de 300 familias que tienen huertos familiares en La Pintana rechazan cambio de uso de suelo que promueve el gobierno dentro de la modificación del Plano Regulador Metropolitano de Santiago.

La Sociedad Cooperativa de Huertos Familiares Mapuhue, que integra a 314 agricultores y dueños de predios agrícolas de la comuna de La Pintana, en el pardero 40 de Santa Rosa, rechazan la iniciativa del Ejecutivo que apunta a destinar más terrenos para la construcción de viviendas, ensanchando los límites de la ciudad.

La propuesta de modificación del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), según se señala en la web del MINVU, tiene como objetivos, lograr un Santiago más verde e integrado al año 2030, actualiza el límite de extensión urbana de la capital y la vialidad que conecta estos nuevos sectores con la ciudad consolidada; además que promete incluir  nuevos parques intercomunales y zonas de forestación.

El cambio en el uso de suelo afectará a unas 320 hectáreas tipificadas como de interés silvoagropecuario exclusivo. María de los Ángeles Mardones, directora de la Cooperativa, comentó a El Ciudadano que “somos una cooperativa agrícola, acá hay gente que vive del cultivo de hortalizas y plantas para paisajistas, productos destinados al consumo de la misma comuna”.

El cambio de uso de suelo de las 320 hectáreas afectaría a los predios localizados localizadas entre Av. Santa Rosa, por el oriente, calle San Francisco, por el poniente, Av. Lo Blanco, por el norte y calle Paicaví, por el sur.

Mardones tiene 1 hectárea y media, en la que tiene árboles frutales. Otros dueños de los predios del sector cultivan frutas y verduras, flores o crían gallinas y avejas. Muchos de estos productos son vendidos en las ferias de La Pintana.

“Este anuncio de modificación del PRMS nos cayó como un balde agua fría – sostiene Mardones – si justo estábamos buscando cómo financiar un proyecto de huertos urbanos, por lo que ya habíamos iniciado conversaciones con la FAO”.

Mardones ya tiene problemas con el riego, ya que modificaciones a planos reguladores municipales, han permitido establecer un cordón industrial en algunos sectores cercanos a Mapuhue

La cooperativa tiene 40 años. Jenny Villagrán, quien tiene un terreno de 1 hectárea en  Mapuhue, donde mantiene un vivero de plantas ornamentales, cuenta que pese a estar en el límite de la ciudad, sus predios “los hemos trabajado de tal manera que esta condición nos ha favorecido, al permitirnos mantener un mercado de nuestros productos”.

Consultada acerca de si no sería un beneficio la modificación al PRMS, ya que con esto los predios aumentan su valor, Villagrán señala que “a mi no me interesa que suba el valor de la tierra ni vender. Lo ideal es que permanezca lo más rural posible. Una ciudad no puede hacer desaparecer estas zonas agrícolas, considerando que también somos un pulmón verde en la ciudad”.

Villagrán recuerda que en la Villa Las Rosas, llamada también La Pintana Vieja, había parcelas y “desde que fueron pavimentadas, los mayores envejecieron y los jóvenes como no se preocuparon de la tierra, se terminaron por vender los sitios. Creemos que estos lugares se deben proteger en función de la calidad de vida de todos los habitantes de esta ciudad”.

Para manifestar su rechazo a esta medida, los agricultores han enviado cartas al Seremi de Vivienda, entre otras autoridades, señalando en las misivas que “el gobierno desea fijar normas urbanísticas más permisivas en nuestra zona, las que significan mayor precio de los terrenos, pero como nosotros no estamos en el negocio de la especulación inmobiliaria lo rechazamos. Por ello declaramos públicamente que lucharemos hasta el final con el sano propósito de preservar nuestras tierras agrícolas, las que son un pulmón verde para esta contaminada ciudad”.

Para el 10 de febrero se contempla que la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo dicte la modificación al PRMS. Los vecinos dicen estar sorprendidos porque  “mientras nos relacionamos con la FAO para hacer realidad un proyecto pionero en Chile de huertos urbanos de alta tecnología y con sumo respeto por el medio ambiente, aparezca el Minvu intentado depredar nuestras tierras”.

Patricio Herman, de la organización Defendamos la Ciudad manifestó su apoyo a estos vecinos, ya que “estamos conscientes que Chile sufrirá en los próximos años una crisis alimentaria, si no se adoptan ahora las necesarias y preventivas políticas públicas agrícolas en resguardo de los suelos de buena calidad”.

En otros países en tanto se están promoviendo los huertos urbanos con la asistencia técnica de la FAO, iniciativa que en  Chile no ha gozado del impulso del Ejecutivo. Para Herman “está claro que hay un conflicto entre los intereses inmobiliarios que son apoyados por el ministerio de Vivienda y los intereses alimentarios de la población que son defendidos por el ministerio de Agricultura”.

“Aquí en Chile no existe planificación urbana, el Ministerio de la Vivienda se ha transformado en un servicio público subsidiario de la Cámara Chilena de la Construcción”- acusa Herman. Por su parte, Villagrán sentencia que “sólo queremos que se nos haga respetar nuestros huertos urbanos”.

El Ciudadano

Compártelo

Comentarios