Chiloé sigue en pie contra megaparque eólico

Las comunidades Mapuche-Huilliche de la zona de Ancud, al norte de Chiloé, expresaron que seguirán oponiéndose a la construcción del megaparque eólico que la compañía chileno-sueca Ecopower intenta imponer en la costa noreste del archipiélago

Las comunidades Mapuche-Huilliche de la zona de Ancud, al norte de Chiloé, expresaron que seguirán oponiéndose a la construcción del megaparque eólico que la compañía chileno-sueca Ecopower intenta imponer en la costa noreste del archipiélago.

La razón de las comunidades indígenas es que el proceso de aprobación ambiental de esta infraestructura industrial ha sido “viciado”, “ignoró absolutamente las normativas legales, que protegen y resguardan los derechos” de los pueblos originarios y no reconoció la existencia de las comunidades Williche que habitan y usan el lugar.

El lonko Orlando Allancan señaló que esperaban que la estatal Corporación Nacional para el Desarrollo Indígena (Conadi), defendiera sus derechos, pero ésta no renoció la existencia de las “comunidades originarias constituidas legalmente que son Katruman, Calle y Wentetike, de la zona donde se estaría emplazando este proyecto”.

En tanto Neli Teruman, de la comunidad Taruman afirmó que “han pasado a llevar todos nuestros derechos y no nos toman en cuenta y pasan a llevar los sitios arqueológicos y la flora y la fauna. Pero nuestra comunidad no está de acuerdo con el tema de las antenas”.

La lucha contra el irrespetuoso proyecto de molinos generadores de energía además tendrá este miércoles el rechazo masivo de varias comunidades indígenas, juntas de vecinos, sindicatos de pescadores, pequeños empresarios de turismo, organizaciones ciudadanas y parlamentarios. Todas estas agrupaciones solicitarán la creación de una Comisión Investigadora Mixta que dé cuenta de la serie de irregularidades e ilegalidades ocurridas en los distintos procesos de calificación ambiental relacionados con los proyectos de inversión del sector energético.

ENERGIA EÓLICA BUENA, PERO EMPRESAS IRRESPETUOSAS

Ecopower inició la tramitación ambiental de esta factoría en octubre de 2010 y fue aprobado el 1 de agosto en las reconocidas y bochornosas sesiones de las Comisiones regionales de Evaluación Ambiental. La infraestructura contempla 56 torres eólicas en la playa de Mar Brava, noroeste de la comuna de Ancud, para generar 112 MW de energía eléctrica.

Entre los reclamos de las comunidades destacan los referidas a la no aplicación del convenio 169 de la OIT respecto al derecho de consulta, las observaciones científicas sobre los impactos a las poblaciones de cetáceos y aves marinas, los efectos destructivos sobre uno de los más valiosos sitios arqueológicos del continente americano, los derechos de los pescadores extractores de machas quienes ven peligrar la existencia de este valioso recurso bentónico, y las de operadores de turismo de base comunitaria que defienden los miles de empleo en que se ven afectados por Ecopower.

El lugar en que Ecopower intenta imponer sus gigantescos molinos es uno de los primeros asentamientos humanos costeros de América, y donde existen 18 sitios donde hay personas Mapuche sepultadas, además de varios conchales donde las comunidades se reunían y que guardan valiosa información histórica, ambiental y alimentaria del Pueblo Mapuche-Williche.

Además las torres eólicas impactarán sobre una gran diversidad de avifauna costera, incluyendo especies migratorias que provienen de Canadá y otros lugares. Además afectará a varias especies de fauna terrestres endémicas y protegidas.

Tomado de Radio del Mar

Relacionado:

Crece rechazo a ubicación de parque eólico en el noroeste de Chiloé

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬