Comunidad de Putaendo rechaza proyecto extractivista de minera canadiense

Comunidades locales de Putaendo, en la provincia de Aconcagua, se movilizaron en contra del Proyecto Vizcachitas, de la minera canadiense Andes Cooper. La autoridad ambiental les concedió el permiso para perforar 350 pozos en 124 plataformas durante los próximos cuatro años.

Por Mauricio Becerra

19/06/2021

Publicado en

Medio Ambiente / Portada / Regiones

0 0


En el mes de abril, el comité ambiental regional aprobó por unanimidad el proyecto de la minera canadiense Andres Copper, para realizar perforaciones para concretar Vizcachitas. Se les dio autorización para perforar 350 pozos en 124 plataformas durante los próximos cuatro años.

Los sondajes mineros pretenden ser realizados en la cuenca del río Rocín, a 1.950 m.s.n.

Los Andes Copper Ltd., es de propiedad canadiense y operan proyectos mineros, fundamentalmente cobre, en diferentes países de América Latina. Fue creada en 1983 y tiene su sede en la ciudad de Vancouver.

Los cálculos de la minera estiman poder explotar 180.000 toneladas de cobre fino en los próximos 25 años. La minera canadiense inició sus operaciones en Chile en 2007. Las prospecciones fueron finalizadas en 2018, pretendiéndose el inicio de la construcción para este año y estar en funcionamiento para 2023.

La minera canadiense quiere desarrollar proyectos de explotación minera e hidroelectricidad en Putaendo. En minería pretender explotar pórfido de cobre, molibdeno y plata

En el campo de la producción eléctrica, tienen una planta de generación de energía hidroeléctrica de pasada en el río Rocín, lo que afectaría el ya escaso caudal del afluente.

RESISTENCIAS CONTRA EL EXTRACTIVISMO

La minera en un primer momento quiso iniciar sus operaciones en Putaendo sin haber realizado el proceso de participación ciudadana que exige el Sistema de Evaluación Ambiental. Fue obligada a ello por la Corte Suprema en 2020 tras una presentación judicial de vecinos de la zona, quienes constituyeron el Movimiento Socioambiental Valle de Putaendo y la Coordinadora Tres Ríos, quienes se oponen al extractivismo minero en su territorio, realizando manifestaciones desde el año 2015.

Los vecinos están preocupados por el impacto de la minería a gran escala sobre el río Rocín y el estero de Chalaco, considerando que la zona de Putaendo y la ciudad de San Felipe son tradicionales zonas agrícolas.

Además, en los últimos años la zona ha sido afectada por una escasez hídrica severa, que ha hecho tangible el impacto de las faenas mineras desarrolladas en la cordillera por la División Andina de Codelco.

En la tramitación ambiental, aún la minera debe obtener los permisos del Sernageomin y el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, además de la resolución de la Dirección General de Aguas respecto del uso de los recursos hídricos de la zona.

La aprobación por parte de la autoridad ambiental se da en el marco de autorización expedita y rápida de los proyectos presentados por mineras que afectan a territorios, en la segunda administración de Piñera.

El Ciudadano

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬