es Spanish

En las profundidades del Océano Pacífico sur

Descubren qué tipo de vida existe en el “desierto oceánico” más grande del mundo

Científicos han descubierto la cantidad y variedad de especies marinas que viven en el “desierto” de agua más remoto del mundo, localizado en la mitad sur de océano Pacífico.

Un grupo de científicos del Instituto Max Planck de Microbiología Marina en Bremen, Alemania, navegó durante seis semanas en las profundidades del Océano Pacífico sur, una zona inhóspita e inexplorada hasta ahora por algún ser humano.

El objetivo de este recorrido fue hacer un inventario de las distintas comunidades microbianas que literalmente sobreviven y comprender mejor estas formas de vida en este «desierto del océano”, una de las partes más remotas y menos estudiadas de la Tierra.

Conocido como el South Pacific Gyre (Giro del Pacífico Sur), es el sitio más alejado de la Tierra desde cualquier Continente y regiones oceánicas productivos en el mundo y es considerado como el mayor desierto oceánico de la Tierra.

Este lugar se encuentra a 2.687.604 kilómetros de la tierra más cercana y contiene una zona con concentraciones elevadas de pelágicos plásticos, lodo químico, y otra con restos conocidos como la mancha de basura del Pacífico Sur.

South Pacific Gyre es una zona tan remota que las agencias espaciales la utilizan como cementerio para los satélites y naves que no se destruyen al entrar en la atmósfera. Además tiene un parche de basura, donde se ha acumulado la contaminación plástica del planeta.

La radiación solar de este lugar es extremadamente alta, teniendo la etiqueta de índice UV «extrema». Esto significa que cualquier cosa expuesta al Sol corre el riesgo de sufrir daños significativos.

El agua también es particularmente pobre en nutrientes, su distancia de cualquier tierra significa que hay un flujo interno limitado de partículas de polvo, y el fitoplancton, que forma la mejor de muchas redes alimenticias acuáticas, solo se encuentra en la profundidad de la superficie”, detalla el portal Newsweek.

Los científicos destacan que la importancia de su estudio radica en que “la detección remota como las mediciones in situ indicaron que la actividad de su comunidad microbiana contribuye significativamente a los ciclos biogeoquímicos globales”.

Misión suicida

Los científicos aventureros tomaron muestras de agua a lo largo de un tramo de 4.350 kilómetros del desierto oceánico. Las pruebas se tomaron de profundidades entre 65 pies y 3.1 millas: el fondo marino.

El equipo explorador usó una herramienta a bordo de la nave para analizar los organismos microbianos en el agua al instante.

Debajo del fondo marino, los sedimentos marinos circundantes contienen un subsuelo marino inusual biosfera, el objeto de estudio en esta investigación.

Sin embargo, los hallazgos mostraron que las aguas de la superficie del Gyre del Pacífico Sur tenían aproximadamente un tercio menos de células que las de los giros en el Atlántico, dijo Bernhard Fuchs, uno de los líderes de la expedición, en un comunicado.

«Probablemente fue el número de células más bajo que se haya medido en las aguas superficiales oceánicas», dijo el experto.

Además, los científicos encontraron grupos de microbios similares en sus muestras como en otras regiones del océano pobres en nutrientes.

La revista Applied and Environmental Microbiology, ha publicado los resultados de este viaje suicida, destacando alguno de los hallazgos de los exploradores: el agua de la superficie contiene AEGEAN-169, un organismo que solo se ha descubierto en aguas más profundas.

El estudio sugiere que los organismos que allí viven se han adaptado a la irradiación solar extrema.

«Definitivamente es algo que investigaremos más a fondo«, dijo Greta Reintjes, otra de las líderes de investigación.

El equipo dice que la técnica de análisis que desarrollaron ayudará a impulsar la comprensión de las comunidades microbianas, incluidas las de regiones extremas y remotas como el Gyre del Pacífico Sur.

Los hallazgos mostraron que las aguas de la superficie del Gyre del Pacífico Sur tenían aproximadamente un tercio menos de células que las de los giros en el Atlántico.

Metodología aplicada

Hasta ahora, se sabe que el Gyre del Pacífico Sur (SPG) cubre el 10% de la superficie del océano y a menudo se lo considera un desierto biológico marino.

“Para obtener una visión general en el lugar de la comunidad microbiana ultraoligotrófica remota de SPG, desarrollamos una novedosa línea de análisis a bordo, que combina la secuenciación de la próxima generación con la hibridación in situ con fluorescencia y la enumeración celular automatizada”, explicaron los investigadores.

Según ellos, al momento de hacer los análisis, el SPG estuvo dominado por 20 clados bacterianos principales, incluyendo SAR11, SAR116, el grupo marino AEGEAN-169, SAR86, Prochlorococcus, SAR324, SAR406 y SAR202.

Los científicos destacan que la importancia de su estudio radica en que “la detección remota como las mediciones in situ indicaron que la actividad de su comunidad microbiana contribuye significativamente a los ciclos biogeoquímicos globales”.

En el futuro, la capacidad de obtener conocimiento en el sitio de una comunidad microbiana remota, permitirá la investigación basada en hipótesis, a través de la generación de nuevas preguntas científicas y los esfuerzos de muestreo adicionales adicionales posteriores.

Te interesa leer:

4,225,839FansMe gusta
153,105SeguidoresSeguir
288,624SeguidoresSeguir
16,456SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -