Humedales Urbanos: Una oportunidad para las comunidades costeras

Los humedales aportan biodiversidad y pertenecen con frecuencia al hábitat de comunidades costeras. En la actualidad, su preservación se ajusta a los compromisos mundiales de las Naciones Unidas con la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. La Ley de Humedales Urbanos (LHU) en Chile permite proteger y conservar los humedales que se encuentren ubicados total o parcialmente dentro del límite urbano.

humedal urbano

por Paula Castillo, Periodista Instituto de Geografía PUCV

La infografía explica la importancia de los humedales urbanos en materia de biodiversidad para las comunidades costeras. Así como sus beneficios para la productividad y diversidad biológica de la flora y fauna, y para la formación de suelo.

La colaboración fue realizada por la ilustradora científica Francisca Veas Carvacho junto al equipo de investigación del Núcleo de Soluciones de Base Natural (N2S) PUCV, el Centro de Acción Climática PUCV, el Centro del Clima y la Resiliencia (CR)2, y el Laboratorio de Dendrocronología y Estudios Ambientales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

El humedal urbano

Los humedales son extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros.

Estos cuerpos de agua aportan biodiversidad y pertenecen con frecuencia al hábitat de comunidades costeras. En la actualidad, su preservación se ajusta a los compromisos mundiales de las Naciones Unidas con la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible. En materia nacional, la Ley de Humedales Urbanos (LHU) permite proteger y conservar los humedales que se encuentren ubicados total o parcialmente dentro del límite urbano.

Así es como la protección del humedal urbano se vislumbra como una directa “solución basada en la naturaleza”, considerando su aporte desde la productividad, diversidad biológica y formación de suelo, frente al secuestro de carbono que realiza. Con esto, el humedal es capaz de crear un entorno nutritivo, que permite una gran biodiversidad en flora y fauna, así como para permitir hábitats reproductivos.

“En consecuencia, se genera una zona de aprovisionamiento, de pesca y caza, alimentación y pastoreo. Así también son espacios regulatorios que proporcionan suministro de agua dulce, y purificación ya que en los entornos edáficos se generan procesos de biorremediación que captan y metabolizan nutrientes y contaminantes, así como también retiene y precipita material particulado”, explica Lorena Jorquera, docente e investigadora de la Escuela de Ingeniería en Construcción e integrante del Núcleo de Soluciones de Base Natural.

La investigadora además expone sobre los beneficios culturales que este tipo de extensiones naturales representan. Los humedales posibilitan “espacios de recreación, educación, investigación, conformando paisajes de un valor estético único y de gran significancia”, finaliza la académica.


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬