Hurtan 5 toneladas de hielo en Aysén

Un camión con 5 toneladas de hielo sacados del glaciar Jorge Montt, ubicado en Campos de Hielo Sur,  reabre el tema de la protección de los ventisqueros

Un camión con 5 toneladas de hielo sacados del glaciar Jorge Montt, ubicado en Campos de Hielo Sur,  reabre el tema de la protección de los ventisqueros. Desde el 2008 dos legislaciones para su protección yacen congeladas en el Congreso. Se sospecha que el destino de los glaciares robados es un vaso con algún destilado de algún pub de Santiago.

Una extraña denuncia llegó a carabineros de la comisaría de Cochrane, en la región de Aysén el viernes pasado. Funcionarios de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) los llamaron luego de darse cuenta de que desconocidos extrajeron materia del glaciar Jorge Montt, ubicado en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins, de Campos de Hielo Sur.

A dicho parque sólo es posible acceder mediante vía marítima, luego de cuatro horas de viaje desde Caleta Tortel.

Sin mayores antecedentes, a la policía sólo le quedó controlar los vehículos que salían de la caleta famosa por sus pasarelas de madera. Pasaron pocas horas para que al abrir el container de un camión frigorífico quedaran estupefactos: 5 mil toneladas de hielos australes iban empaquetados en bolsas plásticas.

José Moris, Fiscal de Aysén, a cargo de la investigación contó a El Ciudadano que “el hurto se produjo entre martes y jueves, cuando un grupo extrajo 5 toneladas de hielo de un glaciar perteneciente al Parque Nacional Bernardo O’higgins. Luego de la denuncia de Conaf, se interceptó al vehículo en Cochrane”.

¿Quién podría requerir 5 toneladas de glaciar?

El Subprefecto de la Brigada de Investigación Medio Ambiental de Aysén, perteneciente a la Policía de Investigaciones, Sandro Gaete, estableció que el encargo fue realizado por una empresa de Santiago, cuyo nombre las autoridades lo reservan argumentando que la investigación está recién en proceso, y que sería destinado a la comercialización en el área alimenticia.

Según el Subprefecto Gaete, este sería el primer viaje de este tipo, pero aún esperan verificar la información, proyectando los resultados de ésta para la próxima semana.

Este hecho sitúa nuevamente en la palestra el tema de la protección y legislación medioambiental sobre los glaciares.

UNA LEGISLACIÓN CONGELADA

En procesos de miles de años la acumulación, compactación y recristalización de la nieve  dieron nacimiento a gruesas masas de hielo en la superficie terrestre. Estos gigantes de hielo han estado en el sur de Chile y Argentina y en los altos de la Cordillera de los Andes  desde antes que estos países siquiera fueran nombrados.

Pero la acción humana hoy en día, sobre todo de las últimas generaciones, arriesga severamente la vida de los ventisqueros.

Un estudio hecho por el Departamento de Geografía de la Universidad de Chile, el Instituto de la Patagonia y el Centro de Estudios Científicos de Valdivia (CECS) concluyó el 2000 a partir de una muestra de 100 glaciares ubicados entre la IIIª y la XIIª regiones, que el 7% anotaron estabilidad, sólo el 6% registraban avances y el 87% mostraban evidentes retrocesos

Desde el 2008 que están congelados en el Parlamento dos proyectos de ley que pretendían  resguardar los cerca de 1.900 ventisqueros que se habían inventariado en Chile.

El proyecto de ley de Protección de Glaciares, establece que Chile es considerado un país glacial y antártico, debido a que gran parte del territorio nacional es montañoso, en el cual predominan ventisqueros desde los Andes del norte (18° latitud sur) hasta el territorio antártico del extremo sur del continente.

En el actual panorama de cambio climático, los glaciares cumplen un rol fundamental en la regulación del clima mundial, en las corrientes oceánicas, el nivel del mar y el ciclo hidrológico, constituyendo además un sistema de indicadores del clima actual y pasado, influenciando el mismo mediante complejas formas de retroalimentación.

Quizás la función más relevante de los glaciares sea la reserva de agua dulce, la cual se estima en un 1,76%, en desmedro del 97,5% de agua salada de poca utilidad directa para la población mundial.

Según Alfredo Erlwein, Especialista en Cambio Climático y Energía del Instituto de Suelos de la Facultad de Ciencias Agrarias y el Centro de Estudios Ambientales de la Universidad Austral ”existe una visión clásica, cartesiana de la reserva de hielos, como se demuestra por ejemplo, en el proyecto Pascua Lama, el cual sitúa a los glaciares como si fuesen objetos transportables”.

El especialista argumenta además, que la visión sistémica establece que los ventisqueros y otros elementos naturales, no son un objeto movible, sino que responden a un encuentro de elementos como el clima y la geomorfología, a la interacción compleja y a gran escala de un todo.

Hay que recalcar que durante las últimas décadas se ha detectado un retroceso y desintegración generales de los ventisqueros pertenecientes al país.

Según un artículo publicado por la revista SCIENCE, los glaciares ubicados en la Patagonia causan aproximadamente el 9% del alza del nivel del mar mundial.

Juan Pablo Orrego, Ecólogo y Premio Nobel Alternativo, es más crítico y sentencia que Chile se encuentra en una fase de cambio climático severa.

Orrego establece además, que este ciclo no será corto, sino que se ha instalado un desarrollo violento del clima, el cual se traduce en el ejemplo del derretimiento acelerado, a una velocidad insólita e irreversible de los glaciares.

“Me impresiona la falta total de intentos y visión en estos temas… el problema es ¿qué hacemos? Porque cuando algo se extingue, es para siempre, cuando un glaciar se derrite es por toda esta era geológica”- sentencia Orrego.

Para el ecólogo se ha cruzado un umbral en una dirección irreversible, el cual debió haber sido atacado hace décadas, pero que empírica y lamentablemente, se ha entrado en un círculo vicioso.

Aún atendiendo a estos datos y la gran cantidad de ventisqueros, Chile se encuentra desprovisto de políticas públicas nacionales referidas exclusivamente al tema de glaciares y hielos.

LA PROTECCIÓN EN ARGENTINA

A diferencia de Chile, en Argentina, luego de cientos de movilizaciones realizadas por organizaciones de la sociedad civil, se aprobó en 2010 una ley de protección de glaciares, la cual se esperaba que pusiera en jaque la viabilidad de ciertos proyectos mineros de índole binacional, como el Proyecto Pascua Lama.

El precursor de la ley trasandina fue el diputado Miguel Bonasso, opositor al gobierno de Néstor Kirchner debido a la cercanía de éste con las empresas de explotación minera, como Barrick Gold, la que explota Pascua Lama.

El contraste entre Chile y Argentina en materia de protección de glaciares, se avala en la legislación. Mientras en el país vecino existe oposición a la acción minera indiscriminada, en Chile, las mismas entidades del rubro argumentaron que no consideraban necesaria una legislación especial para este tema, puesto que la institucionalidad actual ambiental, establece el resguardo necesario para la protección de los ventisqueros.

BAJAS PENAS POR ANTENTADO AL PATRIMONIO

El fiscal Moris detalla que las pericias por el caso del camión con 5 toneladas de hielo continúan realizándose sin mayor novedad. El plazo para la orden de investigación es de 30 días.

Las penas que arriesgan los involucrados en la extracción de hielo pueden ir desde un hurto a las que instituye la Ley de Monumentos Nacionales.

Moris recuerda que en 1967 Chile ratificó la Convención de Washington, en la que se adoptaron  las Categorías de protección de Parques Nacionales, Reservas Nacionales y Monumentos Naturales, las cuales impiden la realización de actividades comerciales en estos sitios, situación que podría sumar a la condena.

“En Chile urge una concepción diferente de los glaciares, hay que darse cuenta de la importancia de estos reservores de agua, y no pensar absurdamente que son una cosa, la cual se puede cambiar de lugar”- sentencia el especialista de la Universidad Austral, Alfredo Erlwein.

Por Francisca Salinas Fernández

El Ciudadano

LEA ADEMÁS Gigantes de hielo

Compártelo

Comentarios