ONU exhorta a Brasil a cumplir con sus acuerdos ambientales y tomar acciones urgentes

La Organización de Naciones Unidas develó en informe los agravios del país sudamericano en materia ambiental, desde aumento de la deforestación hasta incremento de emisiones de CO2 pasando por reducción considerable de presupuesto para el Ministerio de Medioambiente

28
Las imágenes de incendios como este en la Amazonia se han multiplicado en este último año (© Loren McIntyre)

La ONU pide a Brasil medidas urgentes en favor del medio ambiente, principalmente en la preservación de sus bosques, según consta en el «Informe sobre la disparidad en emisiones» de 2019, divulgado por la organización.

«Ante la enorme importancia global de los bosques brasileños por sus servicios ambientales, biodiversidad y absorción de carbono, el Gobierno brasileño tiene que reforzar acciones en este sector urgentemente», dice un fragmento del documento de la ONU dedicado a Brasil.

El informe detalla la falta de cumplimiento de Brasil de lo firmado en el Acuerdo de París, cuando el país se comprometió a limitar la emisión de gases de efecto invernadero sobre todo a través de la reducción de la deforestación, prometiendo acabar con la tala ilegal para 2030.

El informe de la ONU dice que en la cuota de emisiones de gases Brasil está un 15% por encima de su objetivo, y respecto a la deforestación, resalta que pesar de que disminuyó entre 2004 y 2012, la tendencia actual es de un aumento pronunciado.

Además, el informe critica diversas acciones concretas del Gobierno de Jair Bolsonaro en materia de política ambiental.

«El presidente Jair Bolsonaro redujo significativamente el presupuesto del ministerio de Medio Ambiente para actividades relacionadas con el cambio climático, transfirió el órgano que registra territorios indígenas al ministerio de Agricultura, relajó reglas para conversión de multas ambientales en compensaciones alternativas», cita, entre otras medidas.

La ONU advierte que si las políticas de control de la deforestación se suspenden, las emisiones de CO2 derivadas de la misma pueden aumentar a un ritmo de 1.500 millones de toneladas anualmente de aquí a 2030.

Relacionado:  Vuelve la contaminación atmosférica en China tras la reactivación de actividades

A nivel general, el informe señala que las emisiones globales de gases de efecto invernadero deben reducirse un 7,6% cada año entre 2020 y 2030 para que el mundo logre frenar el calentamiento global en 1,5 ºC este siglo.

Cortesía de Sputnik

Te podría interesar