Predicciones de modelos sobre el cambio climático de hace 30 años tenían razón

Hace 30 años las predicciones de los modelos de cambio climático tenían razón, es una realidad más que evidente.

Cambio climático, calentamiento global, gases efecto invernadero, crisis ambiental o como se le quiera llamar, muchos son los efectos que se derivan de esta problemática que empezó hace más de 180 años y cuyas proyecciones no dan esperanzas en los próximos 50 años. La vida en el planeta Tierra corre peligro y las causas son de origen global y colectivo, prevenir este escenario, más que un lugar común, es un deber en los últimos tiempos.

Si bien es un problema que desde la Revolución Industrial ya avizoraba una crisis global a largo plazo, el tiempo apremia y los especialistas que alertaban de tales efectos comienzan a dar razón por su propio peso.

Hace 30 años las predicciones de los modelos de cambio climático tenían razón, es una realidad más que evidente. De hecho, un equipo de la Universidad de California, Berkeley, el Instituto de Tecnología de Massachusetts y la NASA, descubrió que 14 de 17 modelos climáticos producidos entre 1970 y 2007 eran ampliamente correctos en sus predicciones.

Según la Organización Meteorológica Mundial, las temperaturas globales han aumentado 1.1 grados centígrados desde el comienzo de la Revolución Industrial, una tendencia impulsada por la actividad humana y específicamente, por las emisiones de gases de efecto invernadero. El mismo informe reveló que la temperatura promedio global entre 2015 y 2019 fue 0.2 grados Celsius más alta que entre 2011 y 2015.

Según la Organización Meteorológica Mundial, las temperaturas globales han aumentado 1.1 grados centígrados desde el comienzo de la revolución industrial, una tendencia impulsada por la actividad humana .

Predecir lo obvio

Predecir es el arte de lo incierto, muchos pueden morir literalmente en estos esfuerzos, pero en el terreno científico las reputaciones quedan en juego y son constantemente sometidas a juicios colectivos.

Si bien los modelos que han estudiado el calentamiento global no solo se basan en una física sólida, sino también en pronósticos precisos cuando se trata de niveles de emisiones futuras, algunos han “errado” y otros “han dado en el clavo”. La pregunta de rigor es ¿por qué no se ha tomado una medida acertada durante estas tres décadas si los efectos fueron tan predecibles?.

Por ejemplo, los modelos de James Hansen de 1988 para la NASA salieron mal. Según esta organización, los pronósticos eran inexactos, porque sus predicciones sobre emisiones futuras no tenían en cuenta el Protocolo de Montreal, que entró en vigencia un año después. Esto significaba que sus predicciones para el calentamiento futuro también estaban equivocadas.

El Protocolo de Montreal prohibió el uso de clorofluorocarbonos, o CFC, que eran potentes gases de efecto invernadero que estaban agotando la capa de ozono.

«Si se tienen en cuenta estos factores y se observa la relación en su modelo entre la temperatura y el forzamiento radiactivo, que es el CO2 y otros gases de efecto invernadero, se pone casi muerto. Así que la física de su modelo era correcta. La relación entre la cantidad de CO2 que hay en la atmósfera y la cantidad de calentamiento que obtienes, era correcta. Simplemente se equivocó con las emisiones futuras», dijo Zeke Hausfather, estudiante graduado del Grupo de Energía y Recursos de la Universidad de California, Berkeley.

Así, el experto asevera que «la física que podemos entender es un sistema determinista; las emisiones futuras dependen de los sistemas humanos, que no son necesariamente deterministas».

Si bien los modelos que han estudiado el calentamiento global no solo se basan en una física sólida, sino también en pronósticos precisos cuando se trata de niveles de emisiones futuras, algunos han “errado” y otros “han dado en el clavo”.

Un problema común

Tras una serie de análisis y debates, los científicos han descubierto  que los modelos climáticos publicados en las últimas cinco décadas fueron hábiles para predecir los cambios posteriores de temperatura media mundial de la superficie (GMST), y la mayoría de los modelos examinados mostraron un calentamiento consistente con las observaciones.

Esta evaluación exhaustiva del desempeño de varios modelos climáticos, publicados entre principios de los años setenta y finales de los años 2000, demuestra que las proyecciones del modelo se basan en dos cosas para que coincidan con precisión las observaciones: modelado preciso de la física climática y suposiciones precisas sobre las emisiones futuras de CO 2 y otros factores que afectan el clima.

De cara a nuevos análisis y posteriores proyecciones de los efectos de esta problemática global, los científicos afirman que el mejor modelo basado en la física seguirá siendo inexacto, esto si se debe a cambios futuros en las emisiones que difieren de la realidad.

Los investigadores dicen que hubo algunos estudios que proyectaban muy poco calentamiento y otros que proyectaban demasiado calentamiento. Sin embargo, la mayoría eran generalmente correctas cuando se trataba de predecir el calentamiento global, particularmente cuando se contabilizaban las diferencias en las proyecciones de emisiones.

«No encontramos evidencia de que los modelos climáticos evaluados en este documento hayan sobreestimado o subestimado sistemáticamente el calentamiento durante su período de proyección», escribió el equipo.

«La habilidad de proyección de los modelos de la década de 1970 es particularmente impresionante dada la limitada evidencia observacional del calentamiento en ese momento, ya que se pensaba que el mundo se había enfriado durante las últimas décadas», agregaron.

El mensaje real es que el calentamiento que hemos experimentado es exactamente lo que los modelos climáticos predijeron que sería hace 30 años, y “esto realmente nos da más confianza de que los modelos de hoy también están haciendo las cosas bien», puntualizó el equipo.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios