Reducir el número de humanos pondría en riesgo la biodiversidad del planeta

Actualmente se puede estimar que en el mundo hay unas 7.500 millones de personas.

Si alguna vez te has preguntado ¿cuántas personas hay en el mundo?, la cifra puede llegar a sorprenderte, tanto como saber que si desapareces la mitad de esos habitantes de la Tierra para preservar las especies animales estarías afectando una gran cantidad de seres humanos.

Actualmente se puede estimar que en el mundo hay unas 7.500 millones de personas, según los datos más recientes de la ONU (2017), World Fact Book de la CIA (2017) y el reloj de población a tiempo real Census.gov (2019).

Tomando en consideración estos datos, científicos aseveran que preservar la mitad de la superficie de la Tierra con humanos para proteger la biodiversidad del planeta podría afectar a más de mil millones de personas.

Tal afirmación tiene su base en la propuesta Half Earth o Nature Needs Half, idea  popularizada por el biólogo Edward O. Wilson en su libro de 2016 “Half-Earth: Our Planet’s Fight for Life”.

Tales ideas intentan resolver lo que se conoce como la crisis de extinción, en la que 1 millón de especies están en peligro de extinción, incluidos los orangutanes y los rinocerontes.

Para hacernos una idea de este planteamiento debemos ver estas cifras.

China: 1.395.261.000 habitantes

India: 1.375.898.000 habitantes

Estados Unidos: 329.071.000 habitantes

Indonesia: 266.614.000 habitantes

Pakistán: 216.823.000 habitantes

Brasil: 210.461.000 habitantes

Nigeria: 209.058.000 habitantes

Bangladés: 176.198.000 habitantes

Rusia: 147.043.000 habitantes

Japón: 126.398.000 habitantes

México: 125.357.000 habitantes

Etiopía: 109.392.000 habitantes

Filipinas: 107.041.000 habitantes

El resto de los países están por debajo de los 100 millones de habitantes. Seguramente ya sabrás qué parte del globo terráqueo quedaría deshabitada y qué parte estaría en riesgo, según los indicado al inicio de esta nota.

Sin embargo, antes de sacar cuentas, el estudio publicado en la revista Nature Sustainability señala que los investigadores analizaron el número y la distribución de personas que se verían afectadas si la mitad de lo que se conoce como ecorregiones, áreas como los manglares de África Central, donde hay un patrón ecológico debido a factores como el clima o la flora y la fauna no fueron tocados por los humanos.

Si bien en sus resultados los autores encontraron que mil millones de personas vivirían en zonas mitad de tierra si la propuesta se aplicó a todas las eco-regiones, esto indica que el cuádruple del número de personas actualmente viven en esas áreas; es decir, 247 millones.

Eso significaría que unos 740 millones de personas se encontrarían en una ecorregión protegida. La mayoría de estas personas vivirían en países de ingresos medios, y alrededor del 10 por ciento en países de bajos ingresos.

El biólogo Edward O. Wilson propuso en su libro de 2016 “Half-Earth: Our Planet’s Fight for Life” resolver lo que se conoce como la crisis de extinción, en la que 1 millón de especies están en peligro de extinción, incluidos los orangutanes y los rinocerontes.

Región prístina

Los autores aclaran que la mayoría de las regiones recientemente conservadas estarían en áreas menos tocadas por humanos, pero también en áreas altamente desarrolladas como Londres.

Esto “claramente entraría en conflicto con la actividad humana, planteando preguntas sobre la viabilidad y las diversas implicaciones sociales de esta estrategia”, escribieron.

Los investigadores argumentaron que su trabajo muestra que quienes respaldan el proyecto Half Earth deben ser explícitos sobre qué y dónde se verían afectados, y “reconocer y tomar en serio” las consecuencias humanas positivas y negativas.

La investigación se produce cuando los líderes mundiales deben presentar objetivos de conservación en el Convenio sobre la Diversidad Biológica en Beijing en otoño del próximo año.

Los miembros se comprometieron previamente a proteger el 17 por ciento de las áreas terrestres y el 10 por ciento de las áreas marinas para 2020.

Unos 740 millones de personas se encontrarían en una ecorregión protegida. La mayoría de estas personas vivirían en países de ingresos medios, y alrededor del 10 por ciento en países de bajos ingresos.

Alerta

La autora principal Judith Schleicher, científica conservacionista de la Universidad de Cambridge, afirma que si bien la personas son la causa de la crisis de extinción, también son la solución.

“Necesitamos ser ambiciosos dadas las crisis ambientales. Pero es vital que se tengan en cuenta las implicaciones sociales y económicas a nivel local para abordar los impulsores de la pérdida de biodiversidad. La vida de muchas personas y la existencia de diversas especies están en juego”, argumentó la experta.

“Vivir en áreas ricas en hábitat natural puede mejorar la salud mental y el bienestar. En algunos casos, las áreas protegidas pueden proporcionar nuevos empleos e ingresos a través del ecoturismo y la producción sostenible“, dijo Schleicher.

Sin embargo, en el otro extremo, ciertas formas de conservación de la fortaleza pueden ver a las personas desplazadas de su hogar ancestral y se les niega el acceso a los recursos de los que dependen para su supervivencia.

A pesar de todo lo advertido, y a la luz de la continua pérdida de biodiversidad global, esta propuesta ambiciosa ha ganado considerable tracción entre los conservacionistas: el objetivo de proteger la mitad de la Tierra.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios