jueves, octubre 17, 2019

Como consecuencia del cambio climático

Una extraña planta se reproduce en Reino Unido después de 60 millones de años

Es la primera vez que se registra la germinación de un cono masculino y otro femenino al mismo tiempo.

El Jardín Botánico de Ventnor, en Reino Unido, reportó que una planta primitiva que existe desde la época de los dinosaurios, llamada Cycas revoluta, reprodujo conos masculinos y femeninos al mismo tiempo por primera vez en 60 millones de años.

Los expertos en botánica indican que el evento es una señal de los efectos producidos por el calentamiento global.

“Por primera vez en 60 millones de años en el Reino Unido, tenemos un cono macho y un cono hembra al mismo tiempo”, dijo Chris Kidd, el curador de Ventnor Botanic Gardens.

Es un fuerte indicador del cambio climático que se muestra, no por evidencia empírica de los científicos sino por las plantas”, agregó.

Aunque esta especie primitiva nativa de Japón habita los bosques desde hace unos 280 millones de años, actualmente solo se encuentra en interiores como planta ornamental en Gran Bretaña.

Sin embargo, los dos ejemplares de esta planta que protagonizan el evento, se encuentran en los acantilados protegidos del Jardín Botánico Ventnor, ubicado en la Isla de Wight en Gran Bretaña, y se cree que tienen el primer cono femenino y masculino al aire libre registrado en el Reino Unido.

Es la segunda vez que se produce un cono masculino y femenino simultáneamente de esta especie, la primera ocurrió en las afueras del jardín de Ventnor en el año 2012, pero en esa ocasión fue solo un cono masculino.

Esto presenta a los botánicos una oportunidad para reproducir nuevos ejemplares, transfiriendo el polen y generando semillas.

Del jurásico a la actualidad

Debido al microclima de la Isla de Wight, que es en promedio 5 grados centígrados más cálida que el resto de la Gran Bretaña continental, y la ubicación protegida del jardín, se pueden cultivar plantas en Ventnor, que generalmente no sobrevivirían en las Islas Británicas.

Desde su creación en la era Mesozoica temprana y durante su dominio, las cícadas habitaban un clima de la Tierra que contenía niveles elevados de dióxido de carbono.

Relacionado:  La mayoría de las especies de café están bajo amenaza de extinción

Sin embargo, el clima actual de la Tierra contiene CO 2 artificialmente alto producto de las emisiones de combustibles fósiles puede haber influido en la aparición de los conos reproductivos, señalan los expertos británicos.

“Es una clara indicación de que los veranos más calurosos y los inviernos más suaves están desencadenando este fenómeno”, dijo Kidd.

Relacionado:  Venezuela aprueba Ley de Semillas que busca proteger la seguridad alimentaria del país

El experto explica que los registros almacenados en el jardín botánico indican que las temperaturas promedio más altas para enero de hace 100 años fueron más bajas que el promedio más bajo de hoy para el mismo mes.

Como resultado, el jardín de 27 hectáreas (67 acres), con un clima más templado que cualquier otra parte de Gran Bretaña, excepto las Islas de Scilly, está cultivando plantas templadas que alguna vez no pudieron sobrevivir durante un invierno británico.

 “No es algo que haya sucedido con un hechizo leve a corto plazo. Es un calentamiento a más largo plazo lo que hace que estas cosas sucedan, dijo.

 Al parecer, la planta cycad habrá tomado la decisión de comprometerse con la producción de conos en el verano de 2018, y esa producción está establecida para ejecutarse durante el invierno y producir el año siguiente.

Hace treinta años no podríamos haberlos cultivado. Pero estas plantas han estado creciendo al aire libre aquí en los jardines durante 15 años, pasando por sus ciclos naturales”, señala el especialista.

Todos los cambios en el planeta ocurren a lo largo de cientos, miles o millones de años y cualquier modificación rápida supone un estrés ecológico que tiene consecuencias.

Linaje antiguo

Estas plantas tropicales antiguas son una reliquia de una época anterior a las plantas con flores. En su Japón natal, se cree que Cycas revoluta está polinizada por escarabajos.

En el jardín botánico de Reino Unido, la planta con un cono masculino está a cierta distancia de la hembra, por lo que el polen debe transferirse a mano en aproximadamente una semana.

“Al cruzarlos y obtener semillas de ellos, estamos haciendo algo que nunca antes se había hecho en el Reino Unido”, dijo Kidd.

“Vemos el acantilado aquí como un predictor del paisaje británico más amplio en 20 a 30 años”, estimó.

Las especies de cícadas se componen de tres familias, los únicos miembros sobrevivientes de un linaje antiguo y en gran parte extinto que ha cambiado poco desde el período Jurásico, por lo que se consideran “fósiles vivos”.

Todas las cícadas son nativas de partes más cálidas del mundo, pero están naturalmente ausentes de Europa y la Antártida.

Se han encontrado fósiles de especímenes de la era jurásica sorprendentemente similares a las plantas actuales en ambos continentes.

Relacionado:  Venezuela aprueba Ley de Semillas que busca proteger la seguridad alimentaria del país

Según la enciclopedia libre Wikipedia, la Cycas revoluta es una planta extremadamente venenosa para humanos y animales y sus semillas contienen el nivel más alto de toxina “cicasina”.

Las especies de cícadas se componen de tres familias, los únicos miembros sobrevivientes de un linaje antiguo y en gran parte extinto que ha cambiado poco desde el período Jurásico, por lo que se consideran “fósiles vivos”.

Supervivencia o amenaza

La reaparición de estos conos, más allá de ser algo majestuoso, claramente denota un efecto peligroso en nuestro ecosistema, en el cual están tomando curso especies que resistían condiciones anteriores a la evolución que hoy en día tenemos.

Las consecuencias del cambio climático a causa del CO2 elevado podrían causar un efecto dominó devastador, un hábitat diferente al que nos acostumbramos y que ya está generando extinción, mutaciones, carencias y muchas otras secuelas.

Datos recogidos por la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA), a principios de mayo de este año, indicaron que el nivel de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra alcanzó su máximo histórico en tres millones de años, superando las 415 partes por millón (ppm). Estos datos se incrementan cada año y la tasa de aumento se está acelerando.

Relacionado:  Monsanto provoca la ola de suicidios de granjeros en India

Por otra parte, un estudio realizado por la Escuela Chan de Salud Pública de Harvard en agosto del 2018 apunta que cuando se alcancen los 550 ppm, el 1.9% de la población mundial, lo que equivale a aproximadamente 175 millones de personas en 2050, podría sufrir de una dieta cada vez más deficiente.

De acuerdo con los especialistas, los niveles atmosféricos más altos de CO2 producen cosechas menos nutritivas, disminución en la concentración de proteínas que contienen hierro y zinc. Esta reducción varía entre un 3 y un 17%.

En ese contexto, el pronóstico es desalentador, aseguran los investigadores, pues a este ritmo habrá cada vez menos alimentos y más bocas que alimentar.

Si además el alimento es cada vez menos nutritivo, el problema puede resultar bastante grave, consideran.

Según el estudio, India sería la mayor “carga”, con 50 millones de personas que padecerán las deficiencias de zinc, 38 millones de personas con una dieta baja en proteínas y 502 millones de mujeres y niños vulnerables a las enfermedades asociadas con la deficiencia de hierro.

“Nuestra investigación deja claro que las decisiones que tomamos todos los días, cómo calentamos nuestros hogares, qué comemos, cómo nos movemos, qué elegimos comprar, están haciendo que nuestros alimentos sean menos nutritivos y ponen en peligro la salud de otras poblaciones y las generaciones futuras “, explicaba para la prensa Sam Myers, autor principal del estudio e investigador de la Harvard Chan School.

“Lo que ilustra este estudio es un problema emergente de la salud del planeta”, continuó Myers.

“No podemos interrumpir la mayoría de las condiciones biofísicas a las que nos hemos adaptado durante millones de años sin impactos imprevistos en nuestra propia salud y bienestar”. Con esta frase, el investigador hace referencia a los cambios repentinos (a escala geológica) que estamos viviendo.

Todos los cambios en el planeta ocurren a lo largo de cientos, miles o millones de años y cualquier modificación rápida supone un estrés ecológico que tiene consecuencias.

El cambio repentino de estas Cycas es muestra de estar comenzando a vivir algunas de ellas, pero no se sabe cuáles más nos surgirán en el futuro.

Te interesa leer:

Comentarios

Ayúdanos!

4,253,544FansMe gusta
184,079SeguidoresSeguir
294,322SeguidoresSeguir
16,600SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos