Menos contaminantes también que los vehículos eléctricos

(Video) Coches voladores reducirían en 52 % la emisión de gases contaminantes

Un estudio de Ford y la Universidad de Michigan encontró que los coches voladores serían benéficos con el medio ambiente, aunque hasta ahora sólo existen prototipos

Los coches voladores podrían dejar de ser ficción para convertirse en la solución para detener el calentamiento global, al menos así lo proyecta un estudio realizado por la compañía automotriz Ford y la Universidad de Michigan, en Estados Unidos.

Los investigadores midieron el impacto ambiental de los coches eléctricos voladores y lo compararon con las emisiones de vehículos de gasolina y eléctricos que circulan por autopistas y carreteras. Los resultados son esperanzadores, por lo menos en términos de medio ambiente.

Para el caso de los autos voladores, el Centro de Sistemas Sustentables de la Universidad de Michigan utilizó los datos públicos de los prototipos existentes creados por empresas como Airbus, Uber y otros emprendimientos, reseñó el portal Hipertextual.

Menos gases invernadero

Los investigadores descubrieron que los coches voladores producirían un 52 % menos de emisiones de gases de efecto invernadero que los automóviles convencionales, y 6 % menos que los vehículos eléctricos. Lo anterior se mide en distancias de 100 kilómetros, en un coche donde viajan el piloto y tres tripulantes.

Otra ventaja de los coches voladores se encuentra en su aplicación en ciudades con mucho tráfico vehicular. La presencia de vehículos eléctricos aéreos ayudaría a descongestionar las autopistas y eventualmente mejoraría la calidad del medio ambiente.

Despegue  y aterrizaje

En tanto, para distancias cortas —35 kilómetros o menos— los coches de gasolina serían más eficientes que los voladores debido a que se requiere una inmensa energía para hacerlos despegar. La eficiencia de los autos voladores se refleja una vez que alcanzan una velocidad de 240 kilómetors por hora.

“Las implicaciones energéticas del despegue y del aterrizaje son inherentemente más altas que las del recorrido”, dijo Noah Furbush, estudiante graduado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Michigan que trabajó en el estudio.

“Así que tratamos de limitar el tiempo que pasamos en el despegue o en el aterrizaje, y tratamos de pasar el mayor tiempo posible en el recorrido más eficiente que podamos”, precisó.

De acuerdo con Akshat Kasliwal, otro de los autores, existe una oportunidad de alinear mutuamente los casos de sustentabilidad y negocios. Los coches voladores también serían útiles para acceder a zonas de difícil acceso o que tengan restricciones de movilidad y resulte más eficiente hacerlo por aire que por tierra.

Los investigadores dicen que todavía hace falta hacer más estudios de costos y el impacto ambiental en términos de ruido antes de llegar a una conclusión. Claro, lo más importante será trabajar con prototipos más eficientes una vez que exista un avance significativo en este terreno, algo que probablemente ocurra durante la siguiente década.

La NASA sugiere autos voladores como el siguiente paso de la evolución tecnológica

Volkswagen dejará de fabricar vehículos que usen combustibles fósiles


Comparte ✌️

Comenta 💬