es Spanish

Gracias a Trump la frontera entre EE.UU y México es un cementerio de migrantes

Las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza tienen registro de 7.511 migrantes fallecidos entre 1998 y 2018.

La llegada de Donald Trump al poder en Estados Unidos, sus caprichos, expresiones xenofóbicas y medidas unilaterales hacia Centroamérica han hecho de la frontera con México una de las zonas más peligrosas en la región, toda vez que el número de muertes se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.

Las últimas cifras para ambos países registraron un aumento con respecto al número de muertes producidas cada año consecutivo desde 2014, lo cual arroja 1.907 durante el último periodo de cinco años, alertó a finales de junio el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El informe sale a la luz pública luego del polémico caso de Óscar Martínez, de 25 años, y su hija Valeria, de 23 meses, cuyos cuerpos sin vida fueron encontrados flotando en el río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos, una imagen que dio la vuelta al mundo como muestra de la tragedia de los migrantes que pierden la vida en el trayecto, reseñó la agencia Europa Press.

Según el Proyecto Migrantes Desaparecidos, que depende de la Organización Mundial para las Migraciones, y que lista algunos de los corredores migratorios más fatales del mundo, la frontera entre México y Estados Unidos es uno de los pasos fronterizos donde más muertes de inmigrantes se registran. Solo en 2018 casi 400 migrantes murieron en la zona.

De acuerdo con esto, los números para la región del Mediterráneo, el Medio Oriente, el norte de África y las Américas oscilan entre 100 y 1.000, ubicándolos entre los corredores migratorios más fatales de todo el mundo.

Los datos han sido comparados por organismos que realizan un rastreo de incidentes que involucran migrantes, refugiados, personas que buscan asilo, así como en número de muertes y desapariciones en el proceso de migración hacia un destino internacional.

El año pasado el corredor migratorio que más muertes registró fue el Mediterráneo con 2.242 decesos de migrantes, seguido por el continente africano, donde se registraron 1.386 muertes y América, donde hubo 512 muertes de inmigrantes. A la lista se añade la frontera centroamericana, con 376 muertes registradas.

Las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza tienen registro de 7.511 personas fallecidas entre 1998 y 2018, aunque el número ha ido bajando desde 2012 a niveles de hace 20 años. Foto web.

Más allá de la frontera

Con la mejor de las suertes, algunos inmigrantes son capturados en el intento y son sometidos a las leyes de cada país, mientras otros cuerpos sin vida son encontrados en lugares clandestinos, otros con la peor de las suertes no logran ser identificados por las autoridades.

Incluso, muchos no pueden regresar a sus comunidades de origen después de haber sido deportados debido a amenazas de violencia y circunstancias económicas insostenibles, señala un reporte de 2017 llamado Fatal Journeys.

Si las víctimas llegaran a confirmarse, ello llevaría a elevar el número total de decesos en las zonas, sin que las autoridades tomen acciones reales para atacar este flagelo.

En octubre de 2018, Frank Laczko, Director del Centro de Análisis de Datos de la OIM sobre la Migración Mundial, dijo que diversas cifras que se dieron a conocer sobre la cantidad de muertes de migrantes y que fueron compiladas por periodistas de la Associated Press (AP), sugieren que 56.800 personas han perdido la vida mientras intentaban migrar desde el año 2014.

Resultado de imagen para migración mediterraneo
Migrantes africanos intentan llegar a las costas europeas. Foto web.

En el caso de la región del Mediterráneo, los datos son provistos por las autoridades nacionales como por ejemplo las guardias costeras.

Por su parte, las cifras en la frontera entre Estados Unidos y México son compiladas por médicos forenses o informes de los medios de comunicación que dan cuenta de las muertes ocurridas en el costado mexicano de la frontera.

Pese a todos estos esfuerzos, la Organización Mundial para las Migraciones afirma que “es imposible llegar a conocer la verdadera cifra de las personas que fallecen durante el proceso migratorio debido a que la mayor parte de las muertes ocurren en zonas remotas que son elegidas por los migrantes para evitar ser detectados. A raíz de ello, no siempre se encuentran los restos rápidamente, e incluso a veces no se los encuentra nunca, y las muertes con frecuencia no son informadas a las autoridades de forma sistemática”.

En este escenario, las distintas ONGs demandan un compromiso político para reconocer y asumir responsabilidades en torno a la muerte de esas personas que deciden migrar hacia otros destinos.

Resultado de imagen para desierto arizona migrantes
Del total de muertes, el 37% se dio en la remota y peligrosa región desértica de Arizona. Foto web

Una necrópolis de migrantes compartida

Como se sabe, México y Estados Unidos comparten más de 3.000 kilómetros de frontera, lo que en opinión de los expertos en materia migratoria hace la zona “más dinámica del mundo por su importante flujo comercial y la gran cantidad de personas que transita diariamente por ella”, más de 1,2 millones de personas.

Un trabajo publicado por la BBC detalla que esta franja “hay 10 estados fronterizos: cuatro en Estados Unidos (California, Arizona, Nuevo México y Texas) y seis de lado mexicano (Baja California, Sonora, Chihuahua, Cohuila, Nuevo León y Tampaulipas)”, lugares donde la muerte está a la orden del día.

Resultado de imagen para muertes frontera eeuu mexico

Una verdad oculta

El riesgo que supone para un inmigrante cruzar una frontera como la de Estados Unidos y México ha representado a lo largo del tiempo una ruleta rusa. De hecho, desde finales de los años 90 hay casos emblemáticos.

«Desafortunadamente, la mayoría de las muertes que se producen a lo largo de la frontera México-Estados Unidos no se van a fotografiar. No van a estar en las primeras páginas de cualquier periódico porque ocurren en el medio de la nada», opina el investigador Jason de León, un antropólogo de la Universidad de California que ha estado documentando durante una década las muertes de migrantes en esta zona.

Datos publicados por la BBC indican que las autoridades de Aduanas y Protección Fronteriza tienen registro de 7.511 personas fallecidas entre 1998 y 2018, aunque el número ha ido bajando desde 2012 a niveles de hace 20 años.

Del total de muertes, el 37% se dio en la remota y peligrosa región desértica de Arizona pese a existir pasos cercanos a localidades del sur de la frontera estadounidense que han sido los más fatales en la búsqueda del «sueño americano».

Si bien desde hace más de 20 años existen restricciones en el cruce fronterizo compartido entre Estados Unidos y México, los migrantes suelen dar un rodeo de decenas de kilómetros para evitar las zonas vigiladas de la Patrulla Fronteriza y adentrarse a territorio de EE.UU. sin ser vistos.

Tomando en cuenta el último informe de la OIM, durante 2014 a 2018 se ha registrado un total de 32 mil muertes de migrantes en distintos corredores fronterizos del mundo, donde Estados Unidos y México figuran como una de las zonas más peligrosas para aquellas personas que deciden abandonar sus países de origen en busca del “Sueño americano”.

Te interesa leer:

4,225,544FansMe gusta
151,832SeguidoresSeguir
288,688SeguidoresSeguir
16,462SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -