“Es una masacre en las fronteras de Europa”: los migrantes del Mediterráneo

Las grandes cadenas mediáticas generalmente imponen cuáles temas se debaten en la opinión pública mundial y cuáles no

Mediterráneo

Las grandes cadenas mediáticas generalmente imponen cuáles temas se debaten en la opinión pública mundial y cuáles no. En el caso de crisis migratorias, siempre prevalece el éxodo venezolano o la tragedia humanitaria en la frontera gringo-mexicana. Sin embargo, un tema bastante invisibilizado es todo lo que ocurre en el Mar Mediterráneo. Sí, se informa, pero inmediatamente se le resta importancia.

Entre el martes 10 y el jueves 12 de noviembre, cuatro naufragios se cobraron la vida de al menos 110 migrantes. Acá se incluyen 74 personas cuyos cuerpos fueron arrastrados a la playa de al-Khums, en el oeste de Libia.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el 12 de noviembre naufragó una embarcación que transportaba al menos 121 personas. Aunque guardacostas y pescadores llevaron hasta tierra firme a 47 supervivientes, otros 74 cuerpos flotaban en el mar, incluidos mujeres y niños.

Mediterráneo

Horas después de ese rescate, la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) ayudó a tres mujeres que sobrevivieron a otro naufragio. En esta ocasión, al menos 20 migrantes murieron ahogados frente a las costas de Sorman, también en Libia.

“Rescatados por pescadores locales, estaban en estado de shock y aterrorizadas”, escribió MSF en Twitter. “Vieron a sus seres queridos desaparecer bajo las olas, morir frente a sus ojos”, reseñó The Guardian.

Pero estos no fueron los únicos casos. Los traficantes de personas aprovechan la época de otoño para enviar a cientos de migrantes al mar en estas semanas. Según varias ONG humanitarias contactadas por el diario británico, la mayoría de los viajes terminan en tragedia.

Mediterráneo

Naufragios de la muerte

El miércoles 11 de noviembre, seis personas murieron tras volcar el bote en el que viajaban con un centenar de migrantes. La tragedia ocurrió también frente a las costas libias y un bebé de seis meses estaba entre las víctimas.

Aunque sobrevivió al naufragio, el infante murió a bordo de un bote de rescate. Al menos otros cinco solicitantes de asilo murieron como resultado de ese incidente.

“Esta es una masacre en las fronteras de Europa”, dijo un portavoz de Alarm Phone, una línea directa para barcos de migrantes en peligro. “¿Que más podemos decir? Hemos pedido cambios radicales durante años y aún continúan los moribundos. Es devastador”.

Por su parte, Open Arms escribió en Twitter: “A pesar del enorme compromiso de nuestro equipo médico, un bebé de seis meses acaba de morir. Solicitamos una evacuación urgente para él y otras personas en condiciones graves, pero no se logró. ¡Cuánto dolor!”.

Open Arms

El bote supuestamente había salido de Sabratha, Libia, pero comenzó a desinflarse después de unas horas. Después de que un avión de patrulla de la agencia europea Frontex dio la alarma, el barco Open Arms intervino rápidamente.

“Cuando llegaron nuestros rescatistas, se encontraron frente a una escena dramática”, dijo Riccardo Gatti, presidente de Open Arms Italia. “Cientos de personas se encontraron en el agua, en mar abierto, algunos eran niños”.

Al ver el estado del bebé, pidieron a las autoridades maltesas e italianas que lo evacuaran para recibir tratamiento médico. Sin embargo, cuando llegó el guardacostas italiano, ya había muerto.

“Todo esto ocurrió a pocos kilómetros de una Europa indiferente. En lugar de preparar un sistema estructurado de búsqueda y rescate, continúan enterrando la cabeza en la arena, fingiendo no ver el cementerio en el que se ha convertido el mar Mediterráneo”, denuncia la ONG.

migrantes

Un drama repetido en el Mediterráneo

El martes 10 de noviembre, otro niño, cuya edad se desconoce, estaba entre las 13 personas fallecidas en otro naufragio. Los once supervivientes fueron devueltos a Libia, informó Flavio Di Giacomo, portavoz de la OIM, citado por The Guardian.

Solo en 2020, “más de 10.300 migrantes han sido interceptados en el mar y enviados de regreso a la peligrosa Libia”, lamenta Di Giacomo. Incluso, señaló que contabilizan 575 personas fallecidas en el Mediterráneo central, aunque el número real es considerablemente mayor.

Open Arms es actualmente el único barco de rescate de una ONG que opera en el Mediterráneo central. Muchos otros botes de rescate están bloqueados en los puertos italianos porque las autoridades se niegan a autorizar su salida.

migrantes

¿Está mirando la Unión Europea?” MSF escribió en Twitter. “Aumente la capacidad de búsqueda y rescate, o salvemos vidas”.

Anteriormente, el 30 de octubre, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) pidió renovar esfuerzos para combatir las bandas de tráfico de personas. Ese día, al menos 140 migrantes murieron en ahogadas frente a las costas de Senegal. Se trata del naufragio más mortífero registrado este año.

Todas estas muertes se producen en medio de un enorme aumento en el número de migrantes y refugiados que utilizan la peligrosa ruta atlántica desde África a las Islas Canarias.

Mediterráneo

El naufragio más mortífero del año

La OIM relató que un barco que transportaba a 200 personas partió desde Mbour, en Senegal, con destino a las Islas Canarias. A las pocas horas de viaje, la embarcación se incendió y se hundió cerca de Saint-Louis.

Un total de 59 fueron rescatadas por barcos pesqueros cercanos y las armadas senegalesa y española. Pero, solo 20 cuerpos sin vida fueron recuperados. Al respecto, un sobreviviente declaró que había sido imposible contar el número de pasajeros en el bote.

Según medios británicos, antes de ser entregado a las autoridades senegalesas, el joven de 20 años declaró: “Cuando estalló, no todos pudieron escapar y sobrevivir”. Acto seguido, describió cómo agarró un bidón de plástico, lo arrojó al agua y luego se zambulló tras él.

“Fue una pelea por los bidones (…) Pasé tres horas aferrándome a él. Cuando el bote explotó vi gente, posiblemente muerta, a ambos lados de mí, pero solo estaba pensando en salvarme”, relató.

Ese incidente precedió a otro ocurrido el lunes 2 de noviembre. Ese día, un barco de la armada senegalesa chocó contra otro lleno de migrantes que intentaba escapar. Según las autoridades, solo pudieron salvar a 39 personas, pero muchas más se ahogaron en esas aguas del Mediterráneo.

Mediterráneo

Hasta cuándo persistirá esta tragedia humanitaria

ACNUR asegura que esta ruta está ganando “popularidad” una vez más. Entre las causas destacó los conflictos bélicos en África y el cierre de fronteras terrestres debido al coronavirus. También por los mayores controles en algunos países del norte de África.

Esta es una tendencia que va a continuar, especialmente en el contexto actual”, dijo María Jesús Vega, portavoz de ACNUR en España. “Debemos hacer mucho más para luchar contra estas mafias despiadadas que se están reorganizando para jugar con la vida de las personas”.

Incluso, denunció que muchas personas son torturadas y abusadas por los traficantes antes de subirse a un bote. “Luego está la travesía en sí, que es muy larga y peligrosa y que puede llevar días o incluso semanas. Esta es la ruta más mortífera. Algunos de estos barcos transportan 100 o 200 personas y todas ponen en riesgo sus vidas”.

rescate

Entrevistas de ACNUR con 130 hombres y mujeres -en agosto pasado- revelaron algunas de las causas de la migración. Muchos afirmaron que huyen de la violencia indiscriminada en la región del Sahel, un cinturón de 5.400 kilómetros que atraviesa África. Mientras, otros dijeron que la pandemia había empeorado su ya precaria situación.

“Las proporciones varían, pero más del 30 % de estas personas son de Mali. También hay muchos marroquíes y gente de Costa de Marfil, Senegal y Guinea”, dijo Vega. “La mayoría son hombres, pero el 20 % son mujeres y el 12 % son niños”.

Vega destacó que es necesaria una “buena respuesta coordinada” de los gobiernos local, regional y central. También sostuvo que se deben asignar intérpretes y asesores legales para identificar, ayudar y proteger a las personas que podrían tener derecho a asilo.

barco

La tragedia del Mediterráneo en cifras

La OIM contabiliza la llegada de 11.006 migrantes a Canarias desde enero de este año, unos 4.925 solo en octubre. En 2019 llegaron al archipiélago 2.557 migrantes, frente a 1.307 de 2018.

Además, estiman que 414 personas han muerto tratando de llegar a Canarias en lo que va de año. Esa cifra casi duplica las 210 muertes registradas en 2019.

En una entrevista con The Guardian, la secretaria de Estado de Migración de España, Hana Jalloul, dijo que el problema requería una respuesta internacional coordinada.

“Está claro que todo el mundo se da cuenta de que no podremos hacer frente a este fenómeno a menos que trabajemos en los países de origen“, aseguró. “Pero también debemos centrarnos en las mafias que abusan de estas personas y empujan un sueño que termina en la muerte en el mar”, precisó.

Te puede interesar…

Compártelo

Comentarios