Alexéi Navalni afirma que una botella en el hotel de Tomsk tenía Novichok y el creador de la sustancia duda que sea cierto

Los ejecutivos del hotel Xander en Tomsk, en el que se alojó el activista no ha querido ofrecer detalles a la presa sobre el supuesto envenenamiento en sus instalaciones
Publicado en

Mundo / Rusia

0 0


Uno de los principales oponentes políticos del presidente Vladimir Putin,  Alexéi Navalni, quien recibe tratamiento en Alemania por presunto envenenamiento, afirmó que el laboratorio alemán encontró rastros del agente neurotóxico Novichok en una botella de agua de su habitación de hotel en Tomsk.

Sin embargo, uno de los desarrolladores de la sustancia tóxica, Leonid Rink, en entrevista con la agencia de noticias rusa Sputnik, dijo, que si Novichok se hubiese aplicado a una botella, habría provocado la muerte no solo del activista, sino también de todos los que la tocaran.

En el hotel Xander se había alojado tanto Navalni como todo el equipo de trabajo.

“Dos semanas después, precisamente en esa botella un laboratorio alemán encontró rastros de Novichok”, dice el mensaje de la fundación de Navalni, FBK, en la cuenta del activista en Instagram.

Se precisa que luego de que los empleados de la fundación que precide Navalni se enteraron de la hospitalización del activista, llamaron a un abogado, subieron a la habitación de donde acababa de salir el opositor y registraron, describieron y empacaron todo lo que encontraron allí, incluidas las botellas de agua del hotel.

Los ejecutivos del hotel en Tomsk,  no ha querido ofrecer detalles a la presa.

No ofrecemos comentarios, no hay información alguna“, dijo el administrador del hotel cuando Sputnik solicitó hablar con el director.

Navalni fue trasladado a Berlín, desde Rusia, el 22 de agosto después de pasar dos días en un hospital de la ciudad de Omsk, donde fue ingresado tras perder el conocimiento durante un vuelo procedente de la ciudad de Tomsk.

En el hospital de Omsk, Navalni fue inducido en un coma y tratado con atropina, fármaco que suele utilizarse como antídoto para los agentes nerviosos. Sin embargo, los médicos del hospital ruso afirmaron luego que no habían detectado rastros de toxinas en la sangre y la orina del paciente, cuya condición atribuyeron a un “trastorno metabólico”.

El 2 de septiembre, el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert, informó que los análisis toxicológicos realizados por un laboratorio de las Fuerzas Armadas germanas muestran que Navalni fue envenenado con una sustancia del grupo Novichok, incluido en la lista de sustancias prohibidas de la Convención sobre Armas Químicas.

El 14 de septiembre, el Ministerio de Exteriores alemán declaró que esa conclusión había sido corroborada también por laboratorios de Suecia y Francia, y que las muestras tomadas a Navalni habían sido proporcionadas a la OPAQ.

Desde Moscú califican de infundada la versión alemana sobre lo ocurrido con Navalni y dicen esperar respuestas oficiales a las solicitudes enviadas a Berlín.

El lunes pasado, la clínica alemana Charité informó que el opositor ruso fue desconectado de la ventilación mecánica y ya es capaz de levantarse de la cama, y un día después, el propio Navalni publicó su primera foto desde la salida de coma y confirmó que ya puede respirar por su cuenta.

Rusia ha reiterado el llamado a evitar la injerencia con el caso de Navalni, al destacar que desde el primer día del hecho se procedió a iniciar una investigación preliminar. La nación euroasiática también ha precisado que no pueden comenzar una investigación penal basada en datos de organismos extranjeros.  

Con información de Sputnik

Continúa leyendo

Compártelo

Comentarios