Protesta: maestros en EE. UU. exigen que el año escolar inicie a distancia

La reacción del personal educativo se debe a declaraciones de diversos gobernadores de la nación norteamericana, quienes han manifestado su intención de activar la asistencia a las aulas

Algunos Estados de Estados Unidos tienen planes de reanudar las actividades académicas y los maestros de decenas de distritos escolares protestaron desde sus automóviles contra estos planes; los maestros exigen clases online.

“No quiero poner a mis estudiantes o a mí mismo en peligro. No quiero ser un experimento”, dijo a los medios de comunicación una profesora de escuela primaria de Chicago, Andrea Parker.

La reacción del personal educativo se debe a declaraciones de diversos gobernadores de la nación norteamericana, quienes han manifestado su intención de activar la asistencia a las aulas, pese a la persistencia de la pandemia de coronavirus.

Los profesores, en señal de rechazo pintaron mensajes de protesta en sus coches y circularon en caravana junto a otros trabajadores escolares, el objetivo es hacer sentir su opinión;  que las clases se desarrollen de manera virtual hasta que las pruebas demuestren que las aulas son seguras y los distritos contraten más enfermeros y orientadores escolares.

Fotos de manifestantes haciendo lápidas de cartón con mensajes como “Aquí yace un estudiante de tercer grado de Green Bay que se infectó de COVID en la escuela” y “Descanse en paz la abuela que murió de COVID ayudando a sus nietos con los deberes”, se difundieron por Twitter.

La Milwaukee Teachers’ Education Association, el sindicato que representa a los profesores de las escuelas públicas de todo el estado, se mantuvo activa por las redes sociales mostrando a través de imágenes el sentir del personal educativo.

Los profesores de los estados de Chicago, Milwaukee y Filadelfia hicieron sonar las cornetas de su coches durante la marcha. En Los Ángeles las protestas se concentraron frente al edificio de la Cámara de Comercio, mientras que en Connecticut unas 400 personas marcharon con sus vehículos frente a la casa del gobernador, Ned Lamont.

Más de 155.000 personas han muerto en todo el país a causa de la COVID-19 desde que el virus fuera detectado por primera vez en los Estados Unidos en enero. Los casos a escala nacional disminuyeron por segunda semana consecutiva, pero aumentaron semana tras semana en 20 estados, incluyendo Missouri, Montana y Oklahoma.

Mientras que en Arizona, Florida, California y Texas se registraron descensos en los nuevos contagios.

Las muertes en Estados Unidos aumentaron por cuarta semana consecutiva en más de 8.500 personas hasta el 2 de agosto.

Con información de Reuters

Continúa leyendo

Compártelo

Comentarios