Trump da un paso más para la guerra con el envío de unos 1.500 soldados para Oriente Medio

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no da tregua en su arremetida contra Irán y cada día coloca un granito más de arena para reavivar las tensiones en Oriente Medio.

En su ya acostumbrada política de contradicciones, dijo este jueves que no era necesario enviar más tropas a esa región y este viernes cambió la seña con un nuevo anuncio.

En declaraciones a los periodistas antes de despegar a Japón, el Mandatario anunció que desplegará al menos 1.500 soldados más para «proteger» a las tropas que ya están en el terreno.

«Vamos a mandar a un número relativamente pequeño de tropas, sobre todo con fines de protección. Hay gente con mucho talento que va a ir ahora mismo a Oriente Medio, y veremos qué ocurre», indicó.

Trump reafirma todos los días sus amenazas contra los iraníes. Foto: Sputnik.

Este «pequeño» contingente de militares estadounidenses se sumará a los 20.000 que ya actúan en la región.

En sus breves declaraciones, Trump se dirigió directamente a Teherán: «Las cosas van a ir muy bien en Oriente Medio (…) No creo que Irán quiera luchar, y no creo que quieran luchar con nosotros, pero no pueden tener armas nucleares«, reseñó EFE.

Fue el secretario de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, quien dio más detalles sobre la medida al anunciarla al Congreso después de una reunión con el jefe de Estado:

  • El objetivo es «salvaguardar a las tropas estadounidenses dada la constante amenaza que presentan las fuerzas iraníes, incluidos los IRGC (Guardianes de la Revolución) y sus socios».
  • El despliegue «consistirá en un batallón (del sistema de misiles) Patriot; más aeronaves de inteligencia y vigilancia; ingeniería para proporcionar mejoras de la protección de las tropas en toda la región; y un escuadrón de aeronaves de combate para aumentar el efecto disuasorio».

«Esta es una medida defensiva prudente, que pretende reducir la posibilidad de futuras hostilidades», argumentó el funcionario.

Ïrán se mantiene atento a los movimientos de la Casa Blanca en el Golfo Pérsico. Foto: AP Photo.

El pasado 9 de mayo, la Casa Blanca desplegó el portaviones Abraham Lincoln en el golfo Pérsico en un intento directo de intimidar a Teherán.

Las operaciones las controla el agregado militar de la embajada de Estados Unidos, Ralph Groover, y las desarrollaron después de la advertencia que lanzó a inicios de esa semana el asesor de Seguridad Nacional de Washington, John Bolton.

La tensión entre ambas naciones se reavivó cuando, en mayo de 2018, Trump anunció el retiro de su país del programa nuclear, la excusa perfecta para retomar las restricciones económicas contra Teherán, dirigidas especialmente a boicotear sus exportaciones de petróleo.

El jueves 2 de mayo culminaron las exenciones a la compra de crudo iraní que Washington concedió a sus principales receptores cuando, en noviembre del año pasado, reimpuso las sanciones. Lo que significa un gran desafío para las ventas de Irán.

4,223,414FansMe gusta
139,469SeguidoresSeguir
289,176SeguidoresSeguir
16,448SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Murió el piloto del helicóptero que se estrelló contra un rascacielos...

A los minutos de conocerse el suceso, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, salió al paso para frenar los temores y aclaró que no hay nada que lleve a pensar que sea un atentado terrorista.
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -