Con llamado a tribunal de justicia ambiental y referéndum mundial culmina cita de los pueblos en Cochabamba

La instauración de un Tribunal de Justicia Climática y un referendo mundial sobre el medio ambiente fueron las principales propuestas de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, cita que concluyó en el Día de la Madre Tierra y a la que llegaron más de 35 […]

La instauración de un Tribunal de Justicia Climática y un referendo mundial sobre el medio ambiente fueron las principales propuestas de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, cita que concluyó en el Día de la Madre Tierra y a la que llegaron más de 35 mil personas provenientes de 142 países.

Además se pidió la adopción de un objetivo obligatorio de reducción de 50% de los gases que producen el efecto invernadero de acá a 2020. Con esa reducción, a juicio del embajador de Bolivia ante la ONU, Pablo Solón, el calentamiento del planeta podría limitarse a 1,5 grados y no a los 2º fijados en Copenhague.

Entre las conclusiones también destacan el rechazo general al acuerdo de Copenhague propiciado por los países europeos, EEUU y China; crear un Consejo para la Defensa de los Pueblos; proteger y dar derechos a los Migrantes Climáticos; el reconocer los derechos de la Madre Tierra; transferir tecnología para proteger los bosques; exigir el pago de una deuda ecológica; crear un organismo multilateral para administrar el medio ambiente; no privatizar el conocimiento; y reconocer plenamente los derechos de los indígenas.

MESAS DE TRABAJO PLURINACIONALES

La discusión se forjó en 3 intensos días y en 17 mesas de trabajo dispuestas y otras más de 100 foros y encuentros autogestionados. La conclusión de los participantes, que llegaron desde los 5 continentes, es que es urgente cambiar el sistema económico neoliberal para salvar el planeta.

Si es que hace menos de una década los economistas rezaban el rosario de que las necesidades humanas son infinitas, la crisis ambiental provocada por el modelo de desarrollo industrial capitalista, acelerado en los últimos 20 años, da cuenta de que dicha premisa es un profundo error. “No podemos mantener un sistema económico y de relaciones sociales que supone recursos infinitos cuando la naturaleza en finita”- comentó a El Ciudadano, Tadzio Mueller, de Turbulence.

Esa es la principal conclusión del CMPCC, cuyo acuerdo será llevado a la próxima Cumbre de Cambio Climático a desarrollarse en México, en diciembre de este año.

El llamado al referendum mundial fue fijado para el próximo 22 de abril de 2011, y la organización correría por cuenta de los gobiernos que adhieran a las resoluciones de esta cumbre y en los que no se cuente con la ayuda del poder, a través de las redes de organizaciones sociales, movimientos ecologistas y sindicatos.

El ideal es que en dicho referéndum participe un 50% de la población en edad de votar, es decir unas 2.000 millones de personas de todo el mundo.

TRIBUNAL DE JUSTICIA CLIMÁTICA

La segunda gran propuesta del encuentro es que a nivel de Naciones Unidas se forme un Tribunal de Justicia Climática, el que juzgaría Estados, empresas o personas que contaminen el medio ambiente.

Eduardo Giesen, coordinador regional para América Latina y el Caribe del Programa Justicia Climática, explica que la idea “surge del acuerdo de organizaciones sociales que vienen trabajando por la justicia climática hace varios años, ya que vemos la necesidad de un mecanismo similar al desarrollado a partir de los ’70 referido a las violaciones a los derechos humanos. Si las personas tenemos derechos, también los tiene la Tierra”.

“Buscamos establecer responsabilidades respecto de los daños que está provocando el cambio climático y sus falsas soluciones en los ecosistemas del mundo”- agregó Giesen a El Ciudadano.

Por su parte, Tom Kucharz, integrante de Ecologistas en Acción y autor del libro Colombia: Terrorismo de Estado, sostiene que “hoy existe un vacío institucional grande a nivel internacional que tenga la capacidad de juzgar a los Estados que están incumpliendo el Protocolo de Kyoto y los compromisos que han adquirido dentro de la Convención Marco de la ONU sobre cambio climático”.

“Se trata de una instancia que replique la Corte Penal Internacional, para prevenir los delitos ambientales, por lo que necesitamos un órgano con suficiente fuerza jurídica para cambiar las actuales políticas contaminantes de los Estados, las empresas e instituciones como el Banco Mundial o el FMI.

“Hoy en día es más importante defender los derechos de la Madre Tierra que defender los derechos humanos”- sostuvo el presidente Morales en una de las citas de la conferencia.

LA DIPLOMACIA SELECTIVA DE EEUU

La última jornada del CMPCC partió con la reunión de representantes de 90 países que asistieron al encuentro. En la oportunidad el mandatario boliviano, Evo Morales. Dijo que “o muere el capitalismo o muere el planeta”.

En la oportunidad, el vicepresidente de Cuba, Esteban Lazo afirmó que llegó la hora de exigir un orden internacional justo y racional para toda la humanidad, además de llamar a los  concurrentes a no permitir que los países desarrollados tomen de rehén “de su política consumista, las negociaciones internacionales sobre el cambio climático”.

“Comprometamos a los gobiernos del mundo para que las negociaciones futuras ayuden a transitar hacia a un modelo económico verdaderamente sostenible”- agregó Lazo.

También manifestó que “estamos frente a un peligro realmente inminente y sus efectos son ya visibles y a su vez devastadores, por lo que no se puede permanecer impasible constatando que el ingreso total de los 500 individuos más ricos del mundo sea superior al ingreso de los 416 millones de personas más pobres”.

En tanto, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, sostuvo que “esta reunión debería convocar a los pueblos del mundo a Cancún (México) y los gobiernos de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y gobiernos amigos”. Agregó que es necesaria la creación de un fondo económico efectivo para facilitar el desplazamiento de los representantes sociales al balneario mexicano en diciembre próximo.

“Deberíamos facilitar algunos recursos porque los pueblos no tienen para pagar un pasaje en avión ni, a veces, dónde alojarse. Podemos hacer un fondo para apoyar el desplazamiento y no sólo la presencia física, sino que, desde hoy, hay que publicar muchos folletos, la presencia en todos los idiomas del mundo, videos que recorran el mundo”- sostuvo Chávez.

El mandatario venezolano advirtió además que EEUU, causante del 20% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, “ha logrado, a punta de presión, que 120 países se hayan asociado al texto ilegítimo”, en referencia al acuerdo entre 23 países concertado a espaldas del resto y de la sociedad civil en Copenhague. A estas citas a algunos países, Chávez llamó “la democracia selectiva”.

Por su parte, la representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Alicia Bárcena, reconoció la falta de apertura de esta organización con los  países. “Tenemos que abrirnos mucho más  para escuchar, dialogar y trabajar con todos los sectores de las sociedades de todos los países”- sostuvo.

Además dijo que la ONU se suma al llamado del Presidente Evo Morales, cuando dice que  el  tema del Cambio Climático no sea un motivo para dividir  a los países “sino que nos una y nos haga dialogar, especialmente entre las personas que piensan distinto”.

FESTIVO Y COLORIDO ENCUENTRO

Los colores tiñeron durante todos estos días las calles de Tiquipaya, en las afueras de Cochabamba, sitio del encuentro. Y no se trata sólo de las vestimentas tradicionales de los pueblos indígenas que llegaron a la cita, sino que también la alegría y festividad de las personas de los 5 continentes que arribaron.

Gerardo Magne Flores (en la foto), integrante de la comunidad La Joya, de Oruro, considera que el encuentro “ha sido un avance para los pueblos indígenas del mundo, ya que hemos compartido con gente de todo el mundo y concordado en que la tarea de ahora es cuidar nuestra pachamama”.

Por su parte, Justina Morales (en la foto), de Orinocay, poblado de origen aymara en la frontera de Bolivia con Chile, cuenta que “estamos en este momento reunidos los pueblos indígenas. Ha sido una instancia muy importante para discutir las verdades con gente de todos los países. La pachamama está afectada por los que hacen guerra. En la comisión que integré dijimos ayer que terminaran las guerras y EEUU debe retirarse de Irak y Palestina. Las fábricas de nylon también deben desaparecer porque a la Pachamama no la dejan respirar”.

“Si aplicamos las conclusiones, se dará la esperanza a los pueblos”, dijo Morales al culminar la cita.

La cita del encuentro culminará este viernes con la plantación de 10.000 árboles en los alrededores de Cochabamba, ceremonia que será encabezada por el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales.

Por Mauricio Becerra R.

Enviado Especial en Cochabamba-Bolivia

Anexo: Acuerdo de los Pueblos

El Ciudadano

Red de Medios de los Pueblos


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬