“Estamos acá para visibilizar la violencia cotidiana en las comunidades y plantear nuestra demanda por el territorio ancestral”

71

foto toma conadi 2

“Las autoridades del Gobierno no han mostrado voluntad política, no quieren comprender que con las comunidades mapuche también se puede hablar de política, de política relacionada al tema de la devolución de las tierras, que también se puede plantear con claridad por qué los mapuche no queremos la presencia de carabineros al interior de nuestras comunidades generando un clima de agresividad que no se puede seguir manteniendo en el anonimato”, señala con firmeza el werken de la Comunidad de Rankilko y vocero de la ocupación de la Conadi, Rodrigo Curipan, ocupación que hoy lunes ha cumplido una semana y en la cual no han recibido respuesta alguna de parte del Gobierno.

Mientras Rodrigo Curipan hace sus descargos, se van sumando otras comunidades al movimiento, agregándose a las alrededor de 20 que, a estas alturas y desde el lunes 17 de agosto, se mantienen en las dependencias de la oficina estatal. Hablamos de 150 mapuche, hombres, mujeres, niños, que han decidido viajar desde el campo, con los costos que esto tiene, “para recuperar nuestras tierras, para que los pacos no nos vayan a sacar cuando ellos quieren, a violentarnos, a violentar a los niños, a disparar cuando a ellos se les antoje, para que nosotros vivamos tranquilos, caminemos tranquilos por el camino, caminemos por nuestras tierras…, y claro, es difícil estar con los niños aquí, se aburren de estar encerrados, no están acostumbrados, y para uno igual es difícil dejar la casa sola por estar aquí”, relata Mercedes del Carmen Curipan, con su hija en brazos.

foto tama conadi 4A su lado, Carmen Quiduleo, werken de la comunidad de Collico, Ercilla, reafirma sus palabras con convicción, y declara “estamos luchando por recuperar nuestra tierras antiguas, no los pedacitos que ofrece el Estado; estamos luchando por nuestros niños y por los niños que vienen, para denunciar la represión que tenemos en la comuna de Ercilla, donde no hay una comunidad en la que los pacos no hayan golpeado niños o mujeres. Por todo eso estamos dispuestos a estar aquí hasta el final, a no irnos con las manos vacías sino con una solución concreta.”

Sin embargo, las instituciones del Estado han hecho oídos sordos, a las demandas mapuche, y se han puesto una venda en los ojos, con su presencia en la ciudad de Temuco.

Ante este escenario, Rodrigo Huenchullan, werken de la Comunidad Autónoma de Temucuicui, devela la presencia de un doble discurso cuando se trata de conversar con las comunidades mapuche:

“Tantas veces la Derecha y el mismo Gobierno llamaron al diálogo a las comunidades en conflicto. Las comunidades emblemáticas estamos en Temuco, queremos dialogar, y que vengan los que tienen que venir para poder conversar, existe la disponibilidad de diálogo por parte de las comunidades mapuche, aquí estamos… El discurso de ellos es llamar a la paz, pero ¿de qué paz hablamos cuando las comunidades vienen a sentarse a conversar y todos se alejan?, el Intendente no aparece, las autoridades centrales de Santiago no se manifiestan, entonces finalmente no existe ningún tipio de llamado a la paz verdadera aquí en la región”.

Los días transcurren en el 5°piso de la Conadi, la desidia y el cansancio tratan de ocupar su lugar, pero la convicción y las ceremonias que se realizan cada amanecer en la entrada del edificio alimentan el newen, la fuerza, de los más de un centenar de mapuche que se mantiene en su interior. Entre ellos destaca el lonko de la Comunidad Autónoma de Temucuicui, Víctor Queipul, quien relata las razones de la movilización:

foto toma conadi 3“Nosotros estamos acá para visibilizar los allanamientos en las comunidades, la violencia cotidiana, el que cada día se implemente más el cuartel de Carabineros que se instaló en la comuna de Ercilla, en Pidima específicamente, el control policial constante ya que uno no puede ingresar a la ciudad ni volver al campo sin que lo controlen; y además para conversar y plantearle al Gobierno de una vez por todas nuestra demanda y lucha por la devolución del territorio ancestral, la línea del territorio antigua, que en el caso de Temucuicui me han contado mis antiguos deslindaba con cerros, con el Nilontraro, el Coipúe, por el lado sur, Tricauco por el otro lado, Coihuemahuida, y viendo esa línea la tierra efectiva que tenemos hoy nosotros es muy reducida, y eso pasa en todas las comunidades, cada una con sus deslindes, cada una con sus cerros, con sus ríos.

En esa situación nos encontramos nosotros y el resto de las comunidades que está aquí. Nosotros hemos venido acá a hacer este planteamiento, no hemos venido a revisar la carpeta, a ver cómo ha avanzado el trámite, estamos acá porque tenemos que terminar con el artículo 20 b de la Ley Indígena, con la compra de tierras en el mercado por parte de la Conadi, porque es mendigar tierra sabiendo que históricamente los mapuche teníamos mucha tierra”.

Relacionado:  Empresa minera destruye patrimonio indígena en Australia

Sin embargo, continúa el lonko Víctor Queipul: “Acá hemos visto que no hay voluntad política, cuando este gobierno dice que está abierto al diálogo como camino para buscar soluciones es una gran mentira. Antiguamente los mapuche cada vez que tenían que tomar decisiones importantes en lo que a ellos les competía, muy en especial las tierras, se hacía en un Lof, en un ngillatúe, y por eso nosotros queremos plantearle nuestros temas al Estado en las propias comunidades, queremos demostrarle cómo estamos, como está militarizado Ercilla, como están las casas destruidas y los peñis heridos en las comunidades, y eso es lo que ellos no han querido ver, la realidad cotidiana, el amedrentamiento, los controles, las amenazas, los helicópteros sobrevolando las comunidades todos los días, ahora los drones, estamos totalmente controlados. Eso ya no es vida, nosotros si hemos dado esta larga lucha es por la libertad, porque queremos caminar libremente como lo hacían los peñi antiguamente.”

foto toma conadi 1Definidas las demandas, la invitación a la presencia del Ministro de Desarrollo Social al territorio mapuche, en palabras del werken  Rodrigo Curipan, “significa que existe una voluntad de reconocer que existe una realidad y que hay territorios que se les deben devolver a las comunidades mapuche. Eso sería una imagen positiva. Hoy está quedando demostrado que a los mapuche no se les quiere reconocer que el Estado los despojó de su territorio antiguo, y eso es una negativa a la historia, es continuar con la negación del derecho a la tierra, es continuar la misma práctica histórica del Estado de Chile: tratar al mapuche como un salvaje, que sus planteamientos están equivocados y no responden a la realidad, eso es lo que está en el fondo de la negativa a nosotros. Nosotros hoy aportamos a que se dé una conversación bajo el protocolo mapuche, y ahí entregar nuestros planteamientos, que son los mismos temas que hemos planteado desde un principio, pero los vamos a desarrollar, los vamos a explicar, dar a conocer los fundamentos que tiene este proceso, fundamentos que están derechamente ligados a su política represora, y porqué debería detenerse esa actitud de represión; la otra posibilidad es que acá haya desalojo, y eso nos dice que tampoco hay voluntad política de abordar el tema.”

En la práctica, y frente a la ceguera gubernamental, Rodrigo Curipan denuncia que “…el Gobierno hoy día evalúa donde pierde menos, en un desalojo o en ir a las comunidades, porque ya hemos visto que en términos generales hemos visto que no hay voluntad, no hay disponibilidad, no hay seriedad, y por lo tanto no existe la intención de abordar los temas que hemos planteado. Nosotros nos vamos a mantener aquí, hasta las últimas consecuencias, se han ido sumando más comunidades, ya van alrededor de 20 comunidades, … no podemos detenernos a pesar de la agresividad que hay alrededor de la ocupación, donde en los últimos días se han visto detenciones de dirigentes que van a sus comunidades para luego volver a la toma, hay un permanente hostigamiento, yo creo que buscando excusas para intervenir la toma y terminar con ella”.

Lo anterior no es nuevo, como tampoco lo son las solicitudes por parte de  dirigentes políticos de usar armamento de guerra contra las comunidades o declarar Estado de Excepción en el territorio mapuche, y el lonko Víctor Queipul es categórico al respecto: “Ellos no quieren conversar con nosotros, quieren ocultar la deuda histórica que tienen con nosotros, quieren ocultar los atropellos que se ejercen contra los mapuches, esa realidad no la quieren ver. Ellos se quedaron en el pasado, no quieren conversar, nunca lo hicieron, ahora se habla de sacar milicos, de sacar armas, de alguna manera quieren que vuelva la dictadura, todos los diputados de la región, de todos los lados, y la gente que viene de afuera también, están hablando de eso, pero a mí no me sorprende, esa es la respuesta de siempre ante nuestras demandas, en la historia siempre lo han hecho y lo quieren nuevamente hacer.”

Comunicado Público del 23 de agosto de 2015

Por Martín Correa

Historiador

El Ciudadano