Argentina: ¿Qué pasa con la electricidad y por qué el Gobierno intervino una empresa privada?

La compañía privada Edesur generó el repudio de millones de usuarios en Argentina que se quedaron sin servicio.

Argentina

El Gobierno de Argentina intervino la empresa privada de energía Edesur, después de semanas de frecuentes y largos apagones y, además, advirtió que si sigue con los incumplimientos podría quitarle la concesión del servicio que expira en 2087.


Lo que era un rumor se confirmó la noche del lunes, cuando el ministro de Economía, Sergio Massa, anunció que Jorge Ferraresi sería el interventor designado por un plazo de 180 días.

La intención, afirmó, es fiscalizar el cumplimiento de las obras que debe realizar la empresa, además de la mejora en el servicio, reseña RT.

«En los últimos 15 días hemos vivido situaciones que a todos nos golpearon y nos dolieron. Claramente, ver comercios teniendo que tirar las mercaderías, hogares sin luz y sin agua por la falta de luz a lo largo y a lo ancho de la zona de concesión de Edesur fueron las imágenes que marcaron la agenda de la Argentina y sobre todo el área metropolitana de Buenos Aires», señaló.

Argentina padeció el verano más caluroso de las últimas décadas, con temperaturas récord que en diversos momentos colapsaron el servicio de energía.

Desde febrero se intensificaron los cortes y las protestas de vecinos que bloqueaban las calles para reclamarle a Edesur y al Gobierno. En diversos barrios de la capital, los apagones y las manifestaciones han durado semanas.

Los cortes de suministro provocaron que, debido a los cambios de tensión, se rompieran aparatos eléctricos como heladeras y computadoras; los negocios quedaran cerrados y barrios completos, a oscuras; familias tuvieran que mudarse temporalmente; enfermos electrodependientes afectados en sus tratamientos; personas mayores fueron obligadas a subir varios pisos por escalera; y se vio la estampa de alimentos tirados por falta de refrigeración.

Con los cortes como tema central de la agenda pública, la crisis energética que arrastra Argentina se convirtió también en una crisis política para el Gobierno del presidente Alberto Fernández.}

En algunos momentos se llegó a especular con una posible reestatización del servicio. Pero la respuesta, por el momento, se limitó a una intervención.

Conflicto en Argentina

Edesur, una empresa privada de energía de capitales italianos, obtuvo en 1992, la época de oro de las privatizaciones, una concesión en Argentina hasta el año 2087.

Desde entonces distribuye y comercializa el servicio eléctrico en el sur de Buenos Aires y la zona metropolitana, lo que le permite abarcar un mercado de más de seis millones de usuarios. En total, maneja el 21 % del servicio.

En los últimos años los reclamos en su contra han sido permanentes, porque basta que comience el verano para que los usuarios sufran cortes de diferente duración.

Las quejas responsabilizan a la empresa de incumplir con inversiones que garanticen la calidad del servicio, sobre todo en épocas de alta demanda de energía, a pesar de que obtiene millonarios subsidios por parte del Estado.

Los reclamos, las multas y las protestas fueron en aumento hasta que la semana pasada el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) interpuso una denuncia penal en contra de la empresa por la presunta comisión de los delitos de defraudación de derechos acordados, abandono de personas y entorpecimiento de los servicios públicos.

Mientras la justicia investiga, ya ordenó que los directores de Edesur no puedan salir del país

Aviso

Este martes, la secretaria de Energía, Flavia Royón, explicó que la intervención fue una forma de darles una respuesta más contundente a los usuarios, pero adelantó que si es necesario se tomarán medidas más drásticas.

«En caso de que la situación persista, se avanzará con el quite de la concesión», advirtió en entrevista con la agencia estatal de noticias, Télam, en la que también reconoció que la mejora de la calidad del servicio es urgente, pero no podrá solucionarse de un día para el otro.

Agregó que la preocupación ahora, que ya comienzan a bajar las temperaturas por el inicio del otoño, es evitar los cortes en el próximo invierno austral que inicia el 21 de junio, por lo que una de las principales tareas del interventor será verificar y controlar el plan de inversiones de Edesur con el fin de que garantice el servicio.

Por otra parte, Jorge Ferraresi, quien a partir de hoy es interventor de Edesur, explicó que su designación se debió al mal funcionamiento de la empresa.

«Situaciones como las que tuvieron que vivir los vecinos y vecinas debido a la desidia de Edesur ya no son tolerables«, escribió en sus redes sociales.

Te puede interesar…

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬