Consumo de este tipo de antibióticos en el embarazo aumenta riesgo de defectos congénitos

Un estudio analizó el impacto de los denominados macrólidos en los defectos que pueden surgir en el nacimiento Entre los medicamentos cuyo consumo debe ser estrictamente indicado por los especialistas se encuentran los antibióticos
Publicado en

Salud

0 0


Un estudio analizó el impacto de los denominados macrólidos en los defectos que pueden surgir en el nacimiento


Entre los medicamentos cuyo consumo debe ser estrictamente indicado por los especialistas se encuentran los antibióticos. Mayor precaución se debe tener si se suministrarán a mujeres embarazadas.

Un estudio que se publicó esta semana en la revista The BMJ reveló que los hijos de madres a las que se les recetaron antibióticos macrólidos (que incluyen eritromicina, claritromicina y azitromicina) al principio de la gestación tienen un mayor riesgo de sufrir defectos congénitos importantes, particularmente cardíacos.

Estos medicamentos son ampliamente utilizados para tratar infecciones bacterianas comunes y a menudo se usan como alternativas para pacientes con alergia a la penicilina, reseñó Europa Press.

Por esta razón, los especialistas dicen que estos hallazgos muestran que los macrólidos deben usarse con precaución durante el embarazo y, si es posible, se deben recetar unos alternativos hasta que haya más investigaciones disponibles.

Foto: Web.

Para llegar a estas conclusiones, los especialistas analizaron datos de 104.605 niños nacidos en Reino Unido entre 1990 y 2016 de madres a las que se les recetó penicilina o macrólidos. Los científicos encontraron que la prescripción de este tipo de medicamentos a mujeres embarazadas durante el primer trimestre aumentó el riesgo de malformaciones mayores a 28 de 1.000 nacimientos, en comparación con 18 por 1.000 nacimientos con penicilina. Específicamente, el riesgo de malformaciones cardíacas fue mayor, refirió CNN.

Desde Mayo Clinic aclaran que los antibióticos se recetan con frecuencia durante el embarazo, pero el medicamento específico debe elegirse con cuidado. «Si son seguros o no depende de varios factores, que comprenden el tipo de antibiótico, en qué momento del embarazo debes tomarlo, cuánto debes tomar, cuáles son los efectos secundarios que podrían afectar el embarazo y durante cuánto tiempo debes tomarlos», detallan en su página web.

Entre los que consideran seguros durante el proceso de gestación mencionan penicilinas, como amoxicilina y ampicilina; cefalosporinas, como cefaclor y cefalexina; eritromicina y clindamicina.

Por otro lado, agregan que si el antibiótico es la mejor manera de tratar la afección, el proveedor de atención médica recetará el más seguro con la dosis más segura y llaman a las mujeres a consultar con los especialistas si tienen preguntas o inquietudes sobre el uso de los mismos.

Fuentes: Europa Press, Mayo Clinic, CNN, OMS.

Compártelo

Comentarios