Crean un vendaje que cambia de color y detecta infecciones bacterianas

Científicos crearon un vendaje que cambia de color como un semáforo y es capaz de detectar infecciones bacterianas en las personas.

La ciencia avanza y el desarrollo de nuevas aplicaciones tecnológicas ofrecen nuevas alternativas en pro de la salud de los pacientes, como lo es el caso de un vendaje inteligente que puede curar heridas de forma rápida y segura.

En este sentido, científicos crearon un vendaje que cambia de color como un semáforo y es capaz de detectar infecciones bacterianas en las personas.

Los investigadores detrás del diseño esperan que este vendaje pueda ayudar a luchar contra la resistencia a los antibióticos, así como a curar las heridas de algunos pacientes más rápido.

El novedoso sistema tiene tres colores: el verde significa que no hay bacterias o una baja concentración de bacterias, el amarillo significa bacterias sensibles a los medicamentos y responden a los antibióticos estándar (DS), y el rojo significa resistente a los medicamentos, bacterias que necesitan ayuda adicional para ser eliminadas (DR).

Hasta ahora, no existía una forma práctica y fiable de medir si el vendaje o media estaba aplicando la presión óptima para el estado concreto de las zonas afectadas en los pacientes.

En 2018, un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge, Estados Unidos, había desarrollado fibras fotónicas sensibles a la presión que se podían tejer en un vendaje típico de compresión. A medida que el vendaje se estiraba, las fibras cambiaban de color. Usando una tabla de colores, la persona podía estirar un vendaje hasta que su color coincidía con el de la presión deseada, antes de envolver, por ejemplo, la pierna de un paciente o la suya propia.

Otra actualización al vendaje tradicional en los últimos años fue la malla de nanofibras, que atrae a las bacterias y extrae parte de ella, acelerando el proceso de curación.

Recientemente, el científico Xiaogang Qu, del Instituto de Química Aplicada de Changchún en China, ha desarrollado vendajes que cambian de color a partir de su detección de bacterias resistentes a los medicamentos y bacterias que sí son sensibles a estos en las heridas, lo cual permite tratarlas del modo más adecuado para cada caso.

El novedoso sistema tiene tres colores: el verde significa que no hay bacterias o una baja concentración de bacterias, el amarillo significa bacterias sensibles a los medicamentos y responden a los antibióticos estándar, y el rojo significa resistente a los medicamentos, bacterias que necesitan ayuda adicional para ser eliminadas.

Guerra sin tregua

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud mundial, por lo que detectar y tratar infecciones bacterianas con más antelación de la que ahora es posible podría ayudar a mejorar la recuperación de los pacientes, así como frenar la propagación de microbios resistentes a los antibióticos.

Tomando en cuenta esta premisa, el equipo de investigación realizó experimentos con ratones y pudo tratar con éxito tanto las infecciones por E. coli DS como DR, utilizando el nuevo método.

Los expertos dicen que si se detecta resistencia a los medicamentos, se puede usar un haz de luz intenso para activar la liberación de una especie de oxígeno altamente reactiva para debilitar las bacterias, haciéndolas más susceptibles al antibiótico en el material.

De hecho, aseguran que se pueden aplicar tratamientos adicionales antes de que las bacterias tengan la oportunidad de mutar y defenderse más.

“La detección de infecciones bacterianas y el control de la resistencia a los medicamentos son muy importantes para la selección de opciones de tratamiento”, escribieron los investigadores de la Academia de Ciencias de China en su artículo publicado en ACS Central Science . 

Hasta ahora, no existía una forma práctica y fiable de medir si el vendaje o media estaba aplicando la presión óptima para el estado concreto de las zonas afectadas en los pacientes.

Vendaje de mucha utilidad

Los investigadores resaltan que a partir de este vendaje es fácil ver cómo con una luz simple podrían superar algunas limitaciones en pacientes, ya que el apósito básico para heridas se puede transportar y distribuir fácilmente, y ataca a las bacterias de inmediato, sin necesidad de equipo o personal especial.

Lo antes expuesto significa que el tratamiento no tiene que esperar a que un médico haga un diagnóstico, y que el vendaje puede aplicar el tipo correcto de medicamentos lo antes posible.

Además, la persona que usa el vendaje recibe comentarios en tiempo real sobre lo que está sucediendo con la infección, si es que hay una infección. Los investigadores dicen que ofrece numerosos beneficios sobre los tratamientos existentes que hacen uso de la luz, incluida la terapia fotodinámica o PDT.

Sigue leyendo:

Compártelo

Comentarios