es Spanish

Para evitar arrollamientos

Europa obliga que los vehículos eléctricos e híbridos hagan ruido

No contaminan, pero tampoco se les escucha. Los vehículos híbridos y eléctricos pasan inadvertidos para los peatones y ciclistas, convirtiéndose en ocasiones en un problema para la seguridad vial.

A partir de julio, los coches eléctricos e híbridos en Europa tendrán que hacer ruido de manera obligatoria, según la nueva normativa fijada por la Unión Europea, una medida en resguardo de la seguridad de las personas que transitan en las vías, incluyendo aquellos ciudadanos que tienen discapacidad visual o presentan movilidad reducida.

La nueva normativa de emisión de ruido en estos vehículos tiene el objetivo de reducir los accidentes provocados en los peatones y ciclistas, y es denominada como Sistema de Alerta de Vehículos Acústicos (AVAS), el cual permite advertir de su presencia a los peatones.

El año 2021 es el año límite para que las empresas involucradas con esta tecnología aplicada al transporte incluyan un avisador acústico en las unidades que produzcan.

Resultado de imagen para invidentes cruzando la calle europa
Se busca proteger a las personas con discapacidad visual de ser atropelladas por vehículos eléctricos e híbridos. Foto web.

Algunos fabricantes han acatado la medida y sus unidades poseen el sistema AVAS, como es el caso de la marca Jaguar y Nissan, que ha dicho que el ruido de sus vehículos no resulta molestos para las personas.

De acuerdo con la regulación, el ruido mínimo debe ser de 56 Decibelios y un máximo de 70 Decibelios, siempre y cuando la velocidad a la que se circule sea inferior o igual a 20 kilómetros por hora.

A partir de esa velocidad se calcula que el ruido será suficiente para detectar la presencia del vehículo, por lo que el sistema se desactivará. En ningún caso este podrá ser desactivado manualmente por el conductor.

Además, el ruido deberá ser continuo y similar al de un vehículo con un motor de combustión interna.

Para que el sonido sea escuchado por todos deberá tener una frecuencia de 1600 hercios, una cifra menor pone en riesgo a las personas, ya que a ese nivel los peatones no podrían percibirlo.

A principios de 2018, la Unión Europea necesitará más de diez gigafábricas de baterías para coches eléctricos en el futuro para que la industria comunitaria sea competitiva a nivel global. Foto web.

Estadísticas

La medida entra en rigor en principio en las naciones pertenecientes a la UE, y se aplica luego de estudios que han determinado que la capacidad de reacción de un peatón cuando un vehículo se acerca es 1,5 segundos para evitar un atropello.

Según algunos estudios, esto aplica como mínimo si un vehículo se encuentra a 8 metros de distancia y se desplaza a una velocidad promedio de 30 kilómetros por hora.

La normativa también se estará planteando en Reino Unido, mientras que Estados Unidos ya contempla esta norma, para lo cual el fabricante Tesla, líder en este mercado, estaría desarrollando un sistema AVAS de corte inteligente.

Expertos señalan que proporcionalmente más vehículos eléctricos e híbridos golpean a peatones que los coches convencionales.

Sin embargo, esta normativa podría entrar en contradicción con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en lo que respecta a contaminación acústica.

Algunos expertos señalan que el número reciente de accidentes en los que los peatones resultan atropellados por vehículos eléctricos e híbridos aumentó de 98 en el año 2017 a 151 en 2018, lo que supone un incremento de 54%.

En febrero de este año, la Unión Europea ha llegado a un acuerdo para obligar a los fabricantes a montar estos dispositivos heredados del mundo de la aviación en todos los vehículos. Foto web.

Proyección

Dado que se trata de una ley que está en primera fase, afectará solo a los vehículos de nueva matriculación desde el 1 de julio de 2019, pero a partir de julio del año 2021 será obligatoria la instalación de un sistema de aviso para todos los vehículos de este tipo comercializados en Europa.

Así, la norma estipula un periodo de adaptación para los fabricantes en la región europea, mientras las distintas marcas de fabricantes los incluyan en sus vehículos.

A finales del año 2017, España destinó al menos más de 60 millones de euros para la instalación de instalación de adquisición de unidades, puntos de recarga eléctrica de los automóviles y para la investigación.

Acto seguido, la UE destinó 1.000 millones de euros para los mismos fines en los 28 países que integran el bloque. De este total, 800 millones serían invertidos en los puntos de recarga “eficientes y eficaces”.

El año 2021 es el año límite para que las empresas involucradas con esta tecnología aplicada al transporte incluyan un avisador acústico en las unidades que produzcan. Foto web.

A principios de 2018, la Unión Europea necesitará más de diez gigafábricas de baterías para coches eléctricos en el futuro para que la industria comunitaria sea competitiva a nivel global, según ha explicado este lunes el vicepresidente de la Comisión Europea para la Unión de la Energía, Maros Sefcovic, en una rueda de prensa tras la segunda cumbre de alto nivel de la Alianza Europea de Baterías.

En febrero de este año, la UE también llegó a un acuerdo para obligar a los fabricantes a montar cajas negras, dispositivos heredados del mundo de la aviación en todos los vehículos.

Actualmente los fabricantes chinos de vehículos eléctricos son los que más proliferan en toda Europa, con precios muy competitivos. Solo en 2017 produjo más de medio millón de unidades, según datos del International Council on Clean Transportation (ICGT).

Te interesa leer:

4,225,544FansMe gusta
151,832SeguidoresSeguir
288,688SeguidoresSeguir
16,462SuscriptoresSuscribirte

Más Leídos

Navarro solicitó a Van Rysselberghe unirse en lucha por la descentralización

La tendencia mundial muestra que para alcanzar el desarrollo de los países, se debe fortalecer los gobiernos locales y elaborar estrategias regionales para la competitividad.
- Advertisment -

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -