Profesores, padres y alumnos luchan juntos por la educación pública en Hungría

Los profesores llevan mucho tiempo en huelga y luchando en Hungría. Ahora, padres y alumnos se han unido en masa a la lucha, pero el gobierno sigue sin ceder
Publicado en

Wire

0 0


En 2010, cuando Fidesz subió al poder, el nuevo gobierno húngaro prometió alejarse de las políticas blairescas del gobierno anterior (Ferenc Gyurcsán, primer ministro de Hungría de 2004 a 2009 y gran opositor de Fidesz y Orbán Viktor, es admirador de Tony Blair). Pero el desmantelamiento, la desfinanciación y la mercantilización indirecta de los servicios públicos han continuado. Sin embargo, el Gobierno de Fidesz ha introducido un nuevo elemento en la receta: la centralización extrema de las funciones estatales restantes. La educación pública húngara se ha visto especialmente afectada por ello.

Leer más: «Dina Boluarte ha cometido crímenes contra la humanidad»

Pasados unos años, el sistema educativo público húngaro es un páramo estéril, aunque muy funcional en cierto modo. En consonancia con la política económica del gobierno húngaro, la función principal de los centros de enseñanza pública es formar obreros para las fábricas de montaje (en su mayoría de propiedad alemana) y trabajadores de cuello blanco para puestos de dirección intermedia. Así pues, el plan de estudios está centralizado y las escuelas individuales ya no están en manos de las comunidades locales (antes las dirigían los municipios elegidos localmente). Los directores de las escuelas no tienen ningún poder sobre el funcionamiento de sus centros, desde la contratación de profesores hasta la compra de tizas, las instituciones centrales lo deciden todo.

Pero no se trata sólo de falta de libertad, la falta de financiación también es un problema. Muchos edificios escolares están en pésimo estado, y los salarios de los profesores son ridículamente bajos (por no hablar de la remuneración del resto del personal escolar), comparativamente ganan entre un 58-66% respecto a los salarios de otros licenciados húngaros. Todo esto está diseñado y ha creado un problema creciente, ya que nadie quiere ser profesor en estas condiciones. Los expertos afirman que en pocos años la escasez de profesores será tan grave que toda la enseñanza pública podría resultar imposible.

Por eso, los dos mayores sindicatos de profesores iniciaron nuevas negociaciones de huelga con el gobierno en octubre de 2021. Su huelga de marzo, anunciada a falta de acuerdo, fue tachada inmediatamente de acción de campaña de la izquierda por el Ministerio de Recursos Humanos. El ministerio también pidió a los profesores que trabajaran durante la huelga para supervisar a los alumnos.

Poco después de la primera huelga, el Parlamento prohibió básicamente las huelgas de profesores al ordenar la supervisión obligatoria de los alumnos durante las huelgas. Entonces estalló una oleada de desobediencia civil y cientos de profesores dejaron de trabajar durante breves periodos de tiempo. «La huelga es un derecho fundamental» era el lema de los profesores desobedientes.

Otra victoria por dos tercios de Fidesz en abril de 2022, y con la completa desintegración de los partidos de la oposición tras las elecciones, se organizaron protestas antigubernamentales en torno a la educación en Hungría. Estas manifestaciones fueron organizadas principalmente por estudiantes, que entraron en la lucha como un grupo relativamente nuevo y se convirtieron rápidamente en la fuerza motriz de la resistencia.

Tras el despido de algunos profesores por desobediencia civil a finales de septiembre, cerca de 40 mil personas se manifestaron frente al parlamento. Fue la mayor manifestación de oposición en mucho tiempo, pero en vano, el gobierno ha ignorado de hecho y sigue ignorando estas protestas. Su narrativa es que, aunque la reivindicación salarial de los profesores es legítima (se ignoran otras reivindicaciones), ahora no hay presupuesto para ella debido a la actual crisis económica, y en última instancia depende de si se reciben los fondos retenidos de la UE.

El desinterés del gobierno por la protesta nos lleva a preguntarnos: ¿por qué Fidesz puede ignorar los problemas de la educación? El déficit democrático de Hungría es, por supuesto, parte de la respuesta, pero esta respuesta no nos ayudará mucho. Otra parte es que hasta ahora la resistencia se ha limitado principalmente a los institutos urbanos y a la cada vez más reducida clase media urbana que simpatiza con la lucha de profesores y estudiantes.

Los estudiantes ya se han dado cuenta de este problema y están intentando establecer una organización nacional bajo el nombre de Frente Unido de Estudiantes (Egységes Diákfront). Sin embargo, la cuestión sigue siendo: a medida que se despide a más profesores por desobediencia civil, ¿podrán los profesores, padres y alumnos construir una resistencia a escala nacional? ¿Será la educación por sí sola causa suficiente para movilizar a la gente? Una cosa es cierta, en lugar de protestas sin rumbo, las huelgas (legales o ilegales) siguen siendo la mejor arma de los trabajadores de la educación en su lucha contra su empleador explotador, el Estado.

Foto: Wire

Recuerda suscribirte a nuestro boletín

📲 https://t.me/ciudadanomx
📰 elciudadano.com


Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Comenta 💬