[Columna de Opinión]

La incursión militar más exitosa de este siglo

El ataque de Hamás contra Israel el 7 de octubre.

Por Wari

20/11/2023

0 0


Por Scott Ritter

Hay una perogrullada que a menudo cito cuando analizo los diversos enfoques analíticos para evaluar la amplia variedad de problemas geopolíticos que enfrenta el mundo hoy: no se puede resolver un problema a menos que primero se defina adecuadamente. La esencia del argumento es bastante simple: cualquier solución que no tenga nada que ver con el problema en cuestión no es, literalmente, solución alguna.

Israel ha caracterizado el ataque llevado a cabo por Hamás contra las distintas bases militares y asentamientos militarizados israelíes, o kibbutz, que en su totalidad constituían una parte importante del sistema de barreras de Gaza, como un acto masivo de terrorismo, comparándolo con los ataques terroristas de 2001 contra Estados Unidos el 11 de septiembre de 2011. Israel apoya esta caracterización citando el número de personas muertas (unas 1.200, una revisión a la baja publicada por Israel después de darse cuenta de que 200 de los muertos eran combatientes palestinos) y detallando una amplia variedad de atrocidades que, según afirma, fueron perpetradas por Hamas, incluidas violaciones masivas, la decapitación de niños y el asesinato de civiles israelíes desarmados.

El problema con las afirmaciones israelíes es que son demostrablemente falsas o engañosas. Casi un tercio de las víctimas israelíes fueron militares, agentes de seguridad y policías. Además, resulta que el asesino número uno de israelíes el 7 de octubre no fue Hamás ni otras facciones palestinas, sino el propio ejército israelí. Un video publicado recientemente muestra a helicópteros Apache israelíes disparando indiscriminadamente contra civiles israelíes que intentaban huir del Encuentro Supernova Sucot celebrado en el desierto abierto cerca del kibbutz Re’im, sin que los pilotos pudieran distinguir entre los civiles y los combatientes de Hamas. Muchos de los vehículos que el gobierno israelí ha mostrado como ejemplo de la perfidia de Hamás fueron destruidos por los helicópteros Apache israelíes.

Del mismo modo, el gobierno israelí ha publicitado ampliamente lo que llama la “masacre de Re’im”, citando la cifra de muertos de unos 112 civiles que, según afirma, fueron asesinados por Hamás. Sin embargo, los relatos de testigos oculares, tanto de civiles israelíes supervivientes como de personal militar involucrado en los combates, muestran que la gran mayoría de los muertos murieron por disparos de soldados y tanques israelíes dirigidos a edificios donde los civiles se escondían o eran rehenes de los combatientes de Hamas. Al ejército israelí le tomó dos días recuperar Re’im. Sólo lo hizo después de que los tanques dispararon contra las residencias civiles, derrumbándolas sobre sus ocupantes y, a menudo, incendiándolas, provocando que los cuerpos de los que estaban dentro fueran consumidos por el fuego. El gobierno israelí ha hecho público cómo ha tenido que recurrir a los servicios de arqueólogos forenses para identificar restos humanos en el kibbutz, dando a entender que Hamás había quemado la casa de los ocupantes. Pero el hecho es que fueron los tanques israelíes los que causaron la destrucción y la matanza.

Esta escena se repitió en otros kibutz a lo largo del sistema de barrera de Gaza.

El gobierno israelí trata al kibutz como si fuera puramente civil y, sin embargo, ha hecho público cómo los equipos de seguridad armados de varios kibutz (integrados entre los residentes llamados “civiles”) pudieron movilizarse a tiempo para repeler con éxito a los atacantes de Hamás. La realidad es que Hamás tuvo que tratar a cada kibutz como un campamento armado y, como tal, atacarlo como si fuera un objetivo militar, por el simple hecho de que lo eran… todos ellos.

Además, hasta que Israel reubicó varios batallones de fuerzas de las FDI en Cisjordania, cada kibbutz había sido reforzado por un escuadrón de alrededor de 20 soldados de las FDI que estaban alojados en el kibbutz. Dado que Hamás había planeado este ataque durante más de un año, Hamás tuvo que asumir que estos 20 soldados de las FDI todavía estaban ubicados en cada kibbutz y actuar en consecuencia.

El gobierno israelí ha tenido que retractarse de sus afirmaciones de que Hamás decapitó a 40 niños y no ha aportado pruebas creíbles de que Hamás estuviera involucrado en la violación o agresión sexual de una sola mujer israelí. Los relatos de los testigos describen a los combatientes de Hamas como disciplinados, decididos y mortíferos en el ataque, y sin embargo corteses y gentiles cuando tratan con civiles cautivos.

Surge la pregunta de por qué el gobierno israelí se esforzaría en fabricar una narrativa diseñada para respaldar la caracterización falsa y engañosa del ataque del 7 de octubre por parte de Hamas contra el sistema de barrera de Gaza como un acto de terrorismo.

La respuesta es tan inquietante como clara: porque lo que ocurrió el 7 de octubre no fue un ataque terrorista, sino una incursión militar. La diferencia entre ambos términos es el día y la noche: al etiquetar los acontecimientos del 7 de octubre como actos de terrorismo, Israel transfiere la culpa de las enormes pérdidas de sus servicios militares, de seguridad y de inteligencia a Hamás. Sin embargo, si Israel reconociera que lo que Hamás hizo fue en realidad una incursión (una operación militar), entonces se pondría en duda la competencia del ejército, los servicios de seguridad y de inteligencia israelíes, al igual que los dirigentes políticos responsables de supervisar y dirigir sus operaciones.

Y si eres el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, esto es lo último que quieres.

Benjamin Netanyahu lucha por su vida política. Ya se enfrentaba a una crisis que él mismo había provocado, después de haber presionado para que se aprobara una legislación que reescribiera la Ley Básica israelí de manera que colocara al poder judicial israelí bajo el control de la Knesset, poniendo fin efectivamente a su condición de rama separada pero igual del Estado (¡Demasiado para que Israel sea la «mayor democracia de Oriente Medio«). Este acto puso a Israel al borde de una guerra civil, con cientos de miles de manifestantes saliendo a las calles para denunciar a Netanyahu. Lo que hace que las acciones de Netanyahu sean aún más despreciables es que representaron poco más que un simple juego de poder diseñado para impedir que el sistema judicial israelí lo juzgara por varias acusaciones creíbles de corrupción que, si Netanyahu hubiera sido declarado culpable (una probabilidad clara), lo encarcelaría durante muchos años.

Netanyahu se había presentado a sí mismo como el máximo defensor de Israel, un especialista en las amenazas que enfrenta Israel en el extranjero y en cómo responder mejor a ellas. Ha abogado abiertamente por una confrontación militar con Irán por su programa nuclear. Netanyahu también es un defensor del sionismo político en su aplicación más extrema y ha promovido la expansión de los asentamientos israelíes en Cisjordania, que utilizan tácticas que desplazan por la fuerza a los palestinos de sus hogares y aldeas, como parte de un plan general para crear una “mayor zona para Israel” que refleja el de los tiempos bíblicos.

Parte de la estrategia de Netanyahu para lograr este sueño de un “Gran Israel” es debilitar al pueblo palestino y su gobierno hasta el punto de la irrelevancia, impidiéndoles así lograr su sueño de obtener un Estado palestino independiente. Para facilitar esta estrategia, Netanyahu ha promovido, a lo largo de las últimas dos décadas, el crecimiento de Hamás como organización política. El propósito de este apoyo es simple: al promover a Hamás, Netanyahu debilita a la Autoridad Nacional Palestina, el órgano de gobierno del pueblo palestino, encabezado por su presidente, Mahmoud Abbas.

El plan de Netanyahu estaba funcionando: en septiembre de 2020, Netanyahu firmó los Acuerdos de Abraham, una serie de acuerdos bilaterales negociados por la administración del entonces presidente Donald Trump que buscaban la normalización de las relaciones entre Israel y varios Estados árabes del Golfo, todo a expensas de una nación palestina independiente. Antes del ataque de Hamas el 7 de octubre, Israel estaba a punto de normalizar las relaciones con Arabia Saudita, un acto que habría resultado ser el último clavo en el ataúd de la creación de un Estado palestino.

Una de las principales razones del progreso de Israel en este sentido fue su éxito en crear una división política entre Hamás y la Autoridad Palestina.

El 7 de octubre, sin embargo, este éxito fue arrasado por la victoria que Hamás logró sobre las FDI. Los medios precisos por los que se produjo esta victoria son tema para otro momento. Pero los elementos básicos de esta victoria están bien establecidos.

Hamás neutralizó efectivamente a los alardeados servicios de inteligencia de Israel, cegándolos ante la posibilidad de un ataque de este alcance y escala.

Cuando ocurrió el ataque, Hamás pudo atacar con precisión los mismos nodos de vigilancia y comunicación en los que confiaban las FDI para movilizar una respuesta en caso de un ataque.

Hamás derrotó a los soldados israelíes estacionados a lo largo del muro de la barrera en una lucha de a pie. Dos batallones de la Brigada Golani fueron derrotados, al igual que elementos de otras alardeadas unidades de las FDI.

Hamás atacó el cuartel general de la División de Gaza, el centro de inteligencia local y otras importantes instalaciones de mando y control con brutal precisión, convirtiendo lo que debería haber sido un tiempo de respuesta de cinco minutos en muchas horas: tiempo más que suficiente para que Hamás llevara a cabo una de sus principales objetivos: la toma de rehenes. Lo hicieron con extrema habilidad y regresaron a Gaza con más de 230 soldados y civiles israelíes.

El Cuerpo de Marines define una incursión como “una operación, generalmente de pequeña escala, que implica una rápida penetración en territorio hostil para obtener información, confundir al enemigo o destruir sus instalaciones. Termina con una retirada planificada al finalizar la misión asignada”.

Esto es precisamente lo que hizo Hamás el 7 de octubre.

¿Cuáles eran los objetivos de esta incursión? Según Hamás, el propósito detrás del ataque del 7 de octubre era triple.

  • Primero, reafirmar el derecho del pueblo palestino a una patria no definida por los Acuerdos de Abaraham.
  • En segundo lugar, liberar a los más de 10.000 palestinos mantenidos prisioneros por Israel, la mayoría sin haber sido acusados ​​de ningún delito y ninguno con noción alguna de debido proceso.
  • En tercer lugar, devolver la santidad a la Mezquita de Al Aqsa en Jerusalén, el tercer lugar más sagrado del Islam, que había sido profanada repetidamente por las fuerzas de seguridad israelíes en los últimos años.

Para lograr estos objetivos, la incursión del 7 de octubre necesitaba crear las condiciones necesarias para la victoria. Esto se logró humillando a Israel lo suficiente como para provocar un resultado predecible: la implementación de la Doctrina Dahiya de castigo colectivo contra la población civil de Gaza, combinada con un ataque terrestre contra Gaza que atraería a las FDI a lo que en realidad fue una emboscada de Hamás.

La toma de rehenes tenía como objetivo proporcionar a Hamás influencia en las negociaciones para la liberación de los 10.000 prisioneros retenidos por Israel.

El bombardeo y la invasión israelí de Gaza han provocado la repugnancia internacional contra Israel mientras el mundo se espanta ante el desastre humanitario que se está desarrollando ante sus propios ojos. Las calles de las principales ciudades del mundo están llenas de manifestantes enojados que se manifiestan en nombre del pueblo palestino y del Estado palestino. Estados Unidos afirma ahora que una solución de dos Estados (algo que el Acuerdo de Abrahams pretendía evitar) es ahora el único camino a seguir para lograr la paz en Oriente Medio.

Estados Unidos nunca habría dicho esto el 6 de octubre.

El hecho de que Estados Unidos haya adoptado esta postura se debe a la incursión de Hamás del 7 de octubre.

Israel está en negociaciones con Estados Unidos y otros sobre un posible intercambio de prisioneros que involucra a los rehenes de Hamás y ciertas categorías de prisioneros políticos (mujeres y niños) retenidos por Israel (sí, leyeron bien: niños. Y ahora conocen la sabiduría de la decisión de Hamás de tomar como rehenes a niños israelíes.)

Tal posibilidad nunca habría ocurrido si no fuera por el ataque de Hamás del 7 de octubre.

Y en Arabia Saudita, la mayor reunión de naciones islámicas en la historia moderna se efectuó para discutir la crisis de Gaza. Uno de los principales temas de la agenda es la cuestión de la mezquita de Al Aqsa y el fin de la profanación israelí.

Esta fue una discusión que nunca habría tenido lugar si no fuera por el ataque de Hamás del 7 de octubre.

No hace falta decir que el ataque de Hamás del 7 de octubre desató una tormenta de recriminaciones brutales en forma de bombas, proyectiles y balas contra la población civil de Gaza. Se trata de personas a quienes, durante casi ocho décadas, se les ha negado una patria propia por parte de los israelíes, que desalojaron violentamente a los palestinos de la tierra que actualmente se llama Israel en uno de los mayores actos de limpieza étnica de la historia moderna: la Nakba, o catástrofe, de 1948.

Se trata de personas que han sufrido privaciones indecibles a manos de sus ocupantes israelíes mientras esperan el momento en que vean hecho realidad su sueño de una patria palestina. Saben que no se puede lograr una patria palestina mientras Israel esté gobernado por aquellos que abrazan la noción de un Gran Israel (Eretz), y que la única manera de eliminar a esas personas es derrotándolos políticamente, y la única manera de desencadenar su derrota política es derrotarlos militarmente.

Hamás lo está logrando.

Pero hay un precio que pagar: un precio muy alto. Los franceses perdieron 20.000 civiles asesinados para lograr la liberación de Normandía en el verano de 1944.

Hasta ahora, los civiles palestinos de Gaza han perdido 12.000 civiles muertos en el esfuerzo liderado por Hamás para derrotar militarmente a sus ocupantes israelíes.

Ese precio aumentará en los próximos días y semanas.

Pero es un precio que debe pagarse si queremos que exista alguna posibilidad de una patria palestina.

El sacrificio del pueblo palestino ha obligado a un mundo árabe e islámico que, con pocas excepciones, ha guardado silencio ante las depravaciones llevadas a cabo por Israel contra el pueblo palestino. Los Acuerdos de Abraham evidenciaron quiénes no hicieron nada por la causa del Estado palestino.

Sólo debido al sufrimiento del pueblo palestino alguien presta hoy atención a la causa del Estado palestino.

O el bienestar de los prisioneros palestinos retenidos por Israel.

O la santidad de la Mezquita de Al Aqsa.

Todos estos fueron objetivos declarados por Hamás al lanzar su ataque del 7 de octubre.

Y todos los objetivos se están logrando mientras hablamos.

Sólo por las acciones de Hamás y los sacrificios del pueblo palestino.

Lo que convierte el asalto del 7 de octubre a Israel por parte de Hamás en la incursión militar más exitosa de este siglo.

Por Scott Ritter

Escritor estadounidense, analista de relaciones internacionales, ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, y ex inspector de armas de la Comisión Especial de las Naciones Unidas (UNSCOM).

Columna publicada originalmente en inglés el 13 de noviembre de 2023 en Scott Ritter Extra, y reproducida en castellano el 17 de noviembre de 2023 en Geoestrategia.

Fuente fotografía

Relacionado:

«Merecemos la verdad sobre el 7 de octubre»

Ejército de Israel habría bombardeado a sus propios ciudadanos con tanques, helicópteros y misiles

¿Qué pasó realmente el 7 de octubre?

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬