Cementeras: Incineradores disfrazados

Por Alejandra Parra Muñoz, Master en Planificación, Bióloga en Gestión de Recursos Naturales, Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA

Por Opazo

Publicado en

Chile / Columnas / Medio Ambiente

0 0


Por Alejandra Parra Muñoz, Master en Planificación, Bióloga en Gestión de Recursos Naturales, Red de Acción por los Derechos Ambientales RADA.

La industria cementera data del siglo antepasado. La planta de cemento de Lafarge Trbovlje en la región de Zasavje (Eslovenia) por ejemplo, fue instalada en 1876. Las cementeras fabrican cemento calcinando y moliendo roca con arcilla (Clinker), a lo que posteriormente agregan yeso. Para calcinar la roca y la arcilla, se requieren hornos que alcancen elevadas temperaturas (1500°C).

Tradicionalmente las cementeras han usado combustibles fósiles y derivados como el carbón o el petcoke para alimentar sus hornos, pero últimamente han encontrado un combustible más barato, de hecho, gratuito: la basura. Este proceso es llamado co-incineración o co-procesamiento. La diferencia entre ambos está en que el co-procesamiento agrega las cenizas de la incineración al Clinker. El resultado es un cemento con contenidos de dioxinas, furanos y metales pesados en concentraciones indeterminadas.

Si las cementeras son de por si contaminantes (al igual que las termoeléctricas), cuando funcionan con basura lo son aún más. Lo peor de todo es que la información de sus emisiones se mantiene por lo general en secreto, o es muy difícil acceder a ella. El caso de la cementera Lafarge Trbovlje es una muestra de ello.

En 2009, el Ministerio del Ambiente de Eslovenia concedió un permiso que permitió a la cementera co-incinerar residuos, reemplazando en un 70 a 80% los combustibles fósiles (carbón y petcoke) con residuos, incluyendo residuos peligrosos. Este permiso permitió a la cementera emitir 4 veces el óxido de nitrógeno, 3 veces más material particulado, 5 veces más benceno y 20 veces más carbono orgánico total que un incinerador de residuos.

Por más de diez años la organización local Eko krog ha solicitado la información de las emisiones de la cementera, datos que nunca se han revelado por completo. En 2008 se desarrolló un estudio epidemiológico para la región de Zasavje, concluyendo que los residentes de las proximidades de la planta Lafarge estaban sometidos a un mayor riesgo de desarrollar cáncer que el resto de la población de la región.

Tras una batalla legal que duró 5 años, Eko krog logró la revocación del permiso para co-incinerar y el cierre de la planta1. El granjero Uros Macerl miembro de Eko krog ganó en 2017 el premio Goldman (considerado el premio Nobel Ambiental) por su lucha contra la cementera Lafarge en Trbovlje.

Como en Trbovlje, muchos lugares son hoy contaminados por cementeras que queman residuos. Casos como el del grupo Holcim en Apaxco (México) representan lo peor de esta industria que envenena regiones completas en complicidad con autoridades que hacen vista gorda de la contaminación e ignoran activamente las quejas de las comunidades que sufren sus consecuencias2.

En Chile, el grupo Lafarge se encuentra presente a través de Cementos Melon, que cuenta con una planta de co-procesamiento en La Calera (provincia de Quillota) autorizada desde el 2002 para utilizar más de 15.000 toneladas de neumáticos al año en reemplazo de combustibles fósiles, en este caso carbón. En su Estudio de Impacto Ambiental, la misma empresa reconoce que los neumáticos poseen contenidos mayores de Arsénico, Plomo, Cadmio, Cromo, Níquel y Cinc, que el combustible tradicional (carbón), y que los neumáticos poseen un menor poder calorífico que el carbón y por tanto se requiere un mayor flujo del material para generar la misma cantidad de energía3.

No es la única planta de co-procesamiento o co-incineración en Chile. Hoy en día, la industria del cemento se plantea como una solución al problema del manejo de residuos industriales, peligrosos y domésticos. El tema ha sido discutido en la mesa de valorización energética de la hoja de ruta hacia la economía circular organizada por el Ministerio del Medio Ambiente, donde participa un representante del rubro del cemento, y otro de la industria de la pirolisis de neumáticos de mineras.

Allí se ha planteado ¿qué hacer con los neumáticos en desuso? Los argumentos en favor de la co-incineración y co-procesamiento son sesgados y enmarcados en la economía lineal: no hay suficiente demanda para el reciclaje material de neumáticos, y Chile es un país importador y por tanto no puede controlar el diseño de los productos que ingresan.

Desde la perspectiva del desarrollo de una Economía Circular deberíamos estarnos preguntando ¿cómo reducir la producción y uso de neumáticos, cómo rediseñarlos para una mayor duración, reparabilidad y reciclaje? ¿Cómo reducir el transporte privado y fomentar el transporte público? ¿Cómo reducir el uso de neumáticos (y combustibles fósiles) en el transporte de mercaderías (a través del uso del ferrocarril por ejemplo)?

Y ya que la industria del cemento es insustentable porque requiere extraer materia prima finita (roca caliza y arcilla) a través de la minería, y luego calcinarla utilizando combustibles fósiles o residuos con las inevitables emisiones de gases de efecto invernadero y otros contaminantes, ¿no deberíamos desde ya pensar en cómo reemplazarla? Construir ciudades sustentables, basura cero, con economías locales dinámicas, transporte eficiente, con menos cemento y menos neumáticos, son todos desafíos que se entrelazan con soluciones compatibles y complementarias entre sí.

Es la mirada de futuro que necesitamos de las instituciones públicas y las empresas privadas. Desde la ciudadanía, ya estamos avanzando en eso, aunque siempre nos queda camino que recorrer, porque el conformismo, no es lo nuestro.

NOTAS

1 Quemando residuos en cementeras: el caso de Lafarge Trbovlje. En https://zerowasteeurope.eu/wp-content/uploads/2019/11/zero_waste_europe_cs_burning_waste_in_cement_kilns_lafarge_trbovlje_en.pdf

2 No en nuestro patio trasero: experiencias comunitarias contra la industria del cemento. En https://www.no-burn.org/wp-content/uploads/libro-Cementeras-4.pdf

3 Resolución de Calificación Ambiental N°179/2002.

Leer más:

Compártelo

Comentarios