Las guerras de EEUU y la crisis de la deuda estadounidense

Para superar la crisis de la deuda, Estados Unidos necesita dejar de alimentar el Complejo Militar-Industrial, el grupo de presión más poderoso de Washington.

0 vistas

Las guerras de EEUU y la crisis de la deuda estadounidense

Autor: Wari
26/05/2023

Por Jeffrey D. Sachs

En el año 2000, la deuda pública estadounidense era de 3,5 billones de dólares, equivalente al 35% del Producto Interior Bruto (PIB). En 2022, la deuda era de 24 billones de dólares, equivalente al 95% del PIB. La deuda estadounidense se está disparando, de ahí la actual crisis de la deuda de Estados Unidos. Sin embargo, tanto republicanos como demócratas pasan por alto la solución: detener las guerras de elección de Estados Unidos y recortar los gastos militares.

Supongamos que la deuda pública se hubiera mantenido en un modesto 35% del PIB, como en 2000. La deuda actual sería de 9.000 millones de dólares, frente a 24 billones. ¿Por qué incurrió el gobierno estadounidense en el exceso de 15 billones de dólares de deuda?

La principal respuesta es la adicción del gobierno estadounidense a la guerra y al gasto militar. Según el Instituto Watson de la Universidad Brown, el coste de las guerras estadounidenses desde el año fiscal 2001 hasta el año fiscal 2022 ascendió a la friolera de 8 billones de dólares, más de la mitad de los 15 billones de dólares extra de deuda. Los otros 7 billones proceden a partes iguales de los déficits presupuestarios causados por la crisis financiera de 2008 y la pandemia del Covid-19.

Para superar la crisis de la deuda, Estados Unidos tiene que dejar de alimentar al Complejo Militar-Industrial (CMI), el lobby más poderoso de Washington. Como advirtió célebremente el presidente Dwight D. Eisenhower el 17 de enero de 1961: «En los consejos de gobierno, debemos protegernos contra la adquisición de influencia injustificada, buscada o no, por parte del complejo militar-industrial». El potencial para el ascenso desastroso de un poder mal situado existe y persistirá». Desde el año 2000, el MIC condujo a EEUU a desastrosas guerras de elección en Afganistán, Irak, Siria, Libia y ahora Ucrania.

El Complejo Militar-Industrial adoptó hace tiempo una estrategia política ganadora asegurándose de que el presupuesto militar llegue a todos los distritos del Congreso. El Servicio de Investigación del Congreso recordó recientemente al Congreso que «el gasto en defensa afecta al distrito de cada miembro del Congreso a través de la paga y las prestaciones de los militares en activo y retirados, el impacto económico y medioambiental de las instalaciones y la adquisición de sistemas de armamento y piezas a la industria local, entre otras actividades.» Sólo un congresista valiente votaría en contra del lobby militar-industrial, pero la valentía no es ciertamente un rasgo distintivo del Congreso.

El gasto militar anual de Estados Unidos ronda ya los 900.000 millones de dólares, aproximadamente el 40% del total mundial y mayor que el de los 10 países siguientes juntos. En 2022, el gasto militar estadounidense triplicó al de China. Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, los desembolsos militares para 2024-2033 ascenderán a la asombrosa cifra de 10,3 billones de dólares sobre la base actual. Una cuarta parte o más de esa cifra podría evitarse poniendo fin a las guerras de elección de Estados Unidos, cerrando muchas de las cerca de 800 bases militares estadounidenses en todo el mundo y negociando nuevos acuerdos de control de armamento con China y Rusia.

Sin embargo, en lugar de la paz a través de la diplomacia, y la responsabilidad fiscal, el CMI asusta regularmente al pueblo estadounidense con una representación al estilo de los cómics de villanos a los que Estados Unidos debe detener a toda costa. La lista posterior al año 2000 ha incluido a los talibanes de Afganistán, a Sadam Husein de Irak, a Bashar al-Assad de Siria, a Moammar Gadafi de Libia, a Vladimir Putin de Rusia y, recientemente, a Xi Jinping de China. La guerra, se nos dice repetidamente, es necesaria para la supervivencia de Estados Unidos.

Una política exterior orientada a la paz contaría con la enérgica oposición del lobby militar-industrial, pero no de la opinión pública. Importantes pluralidades públicas ya quieren menos, no más, implicación estadounidense en los asuntos de otros países, y menos, no más, despliegues de tropas estadounidenses en el extranjero. En cuanto a Ucrania, los estadounidenses desean abrumadoramente un «papel menor» (52%) y no un «papel mayor» (26%) en el conflicto entre Rusia y Ucrania. Esta es la razón por la que ni Biden ni ningún presidente reciente se ha atrevido a pedir al Congreso ninguna subida de impuestos para pagar las guerras de Estados Unidos. La respuesta del público sería un rotundo «¡No!».

Aunque las guerras de elección de Estados Unidos han sido horribles para Estados Unidos, han sido desastres mucho mayores para los países que Estados Unidos pretende salvar. Como bromeó célebremente Henry Kissinger: «Ser enemigo de Estados Unidos puede ser peligroso, pero ser amigo es fatal». Afganistán fue la causa de Estados Unidos entre 2001 y 2021, hasta que Estados Unidos lo dejó destrozado, en bancarrota y hambriento. Ucrania está ahora en el abrazo de Estados Unidos, con los mismos resultados probables: guerra continua, muerte y destrucción.

El presupuesto militar podría recortarse prudente y profundamente si EEUU sustituyera sus guerras de elección y carreras armamentísticas por una diplomacia real y acuerdos sobre armamento. Si los presidentes y los congresos hubieran hecho caso a las advertencias de los principales diplomáticos estadounidenses, como William Burns, embajador de EEUU en Rusia en 2008 y ahora director de la CIA, EEUU habría protegido la seguridad de Ucrania mediante la diplomacia, acordando con Rusia que EEUU no ampliaría la OTAN a Ucrania si Rusia también mantenía a sus militares fuera de Ucrania. Sin embargo, la implacable expansión de la OTAN es una de las causas favoritas del CMI; los nuevos miembros de la OTAN son importantes clientes del armamento estadounidense.

EEUU también ha abandonado unilateralmente acuerdos clave de control de armas. En 2002, EEUU abandonó unilateralmente el Tratado de Misiles Antibalísticos. Y en lugar de promover el desarme nuclear, como EE.UU. y otras potencias nucleares están obligadas a hacer en virtud del artículo VI del Tratado de No Proliferación Nuclear, el Complejo Militar-Industrial ha vendido al Congreso planes para gastar más de 600.000 millones de dólares hasta 2030 para «modernizar» el arsenal nuclear estadounidense.

Ahora el CMI está hablando de la perspectiva de una guerra con China por Taiwán. Los tambores de guerra con China están avivando el presupuesto militar, aunque la guerra con China es fácilmente evitable si EE.UU. se adhiere a la política de una sola China que sustenta adecuadamente las relaciones entre EE.UU. y China. Una guerra así debería ser impensable. Más que llevar a EEUU a la bancarrota, podría acabar con el mundo.

El gasto militar no es el único reto presupuestario. El envejecimiento y el aumento de los costes sanitarios se suman a los males fiscales. Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, la deuda alcanzará el 185% del PIB en 2052 si no se modifican las políticas actuales. Habría que poner un tope a los costes sanitarios y subir los impuestos a los ricos. Sin embargo, enfrentarse al lobby militar-industrial es el primer paso vital para poner en orden la casa fiscal de Estados Unidos, necesario para salvar a Estados Unidos, y posiblemente al mundo, de la perversa política estadounidense impulsada por los lobbies.

Por Jeffrey D. Sachs

Columna publicada originalmente en inglés el 20 de mayo de 2023 en Common Dreams, y reproducida en castellano el 24 de mayo de 2023 en Politika.

Fuente fotografía


Comenta

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Relacionados