Llegó su hora: Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio

 Llegó su hora: Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio

Llegó su hora: Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio

Autor: Director

 Llegó su hora: Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio. El martes 28 de mayo de 2024 la Juez del 7° Juzgado de Garantía de Santiago Pilar Ahumada Otárola admitió a trámite “querella criminal por el delito de fraude al fisco” interpuesta en relación a la compra de Codelco del Proyecto Blanco, en el salar de Maricunga. La querella fue interpuesta por el abogado, economista y emblemático defensor de los minerales chilenos Julián Alcayaga Olivares.

Por  Francisco Marín Castro y Bruno Sommer Catalán  

La acción se funda en la escandalosa compra por Codelco del proyecto “Blanco” de la empresa australiana Lithium Power International (LPI) en 236 millones de dólares, concretada el 14 de marzo pasado.

Ese día Máximo Pacheco afirmó -según consignó Codelco en su web- que el objetivo de la compañía al hacer esta adquisición era “aprovechar su experiencia en minería para maximizar el valor del proyecto y reducir sus riesgos en la etapa de desarrollo”, tomando en cuenta las ventajas que le supondría el conocimiento y cercanía que tiene con la Región de Atacama, donde opera su División Salvador.

Agregó el presidente de Codelco:

“Se trata de una compra muy estratégica para Codelco, no sólo por la creación de valor que le genera a la empresa, a las comunidades vecinas y al país, sino también porque implica avanzar un peldaño más en la misión de posicionarnos como un actor relevante para la transición energética mundial, con la producción responsable de cobre y litio que el planeta requiere para enfrentar el calentamiento global”, subrayó el jefe de la estatal minera, Máximo Pacheco Matte.

El problema es que Salar no tiene nada. Ni instalación de faenas, ni permisos ambientales consolidados, ni siquiera autorización de explotación. Y lo peor es que pese a estas falencias Codelco pagó ¡el doble! de lo que valía la compañía ligada al empresario chileno Martín Borda.

Además la presentación señala que Codelco ya contaba con numerosas pertenencias mineras en el Salar de Maricunga que le permiten realizar explotación de litio en dicho lugar, en un contexto donde Codelco también cuenta con un Contrato de Operación Especial de Litio (CEOL) otorgado por el Ministerio de Minería para dicho fin. En contraste con esto, el “Proyecto Blanco”  la “empresa fantasma” que no cuenta con un CEOL que le permita extraer litio.

Por lo anterior, Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio.

¿Compra estratégica o fraude al descampado?

La querella de Alcayaga es “en contra de todos los que resulten responsables” de cometer fraude al fisco en relación a la adquisición de “Proyecto Blanco”. La querella destaca el papel de Máximo Pacheco, Presidente del Directorio de Codelco, quien impulsó activamente esta compra.

En el ítem 4 de la presentación se informa que “Lithium Power International Limited era “titular del denominado “Proyecto Blanco”, consistente en la producción de carbonato de litio (Li2CO3) y cloruro de potasio (KCI), a razón de 20.000 t/año y 58.000 t/año, respectivamente, desde el sector septentrional de la cuenca del Salar de Maricunga, Región de Atacama, a una altitud aproximada de 3.760 m.s.n.m.”

Tal como informó El Ciudadano hace unas semanas, “Pacheco reconoció en la Cámara de Diputados que Codelco compró el proyecto Salar Blanco por sobre valor mercado, a pesar que no tiene pertenencias con derecho a extraer litio, no cuenta con ningún activo físico, y tiene una Resolución de Calificación Ambiental impugnada en tribunales”.

Alcayaga en su escrito recuerda que el 4 de febrero de 2020 se calificó en forma favorable el Estudio de Impacto Ambiental del “Proyecto Blanco” a través de la resolución exenta Nº 94 del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

En contra de dicha resolución de calificación ambiental (RCA) se interpusieron nueve recursos de reclamación ante el Comité de Ministros.

“Ocho de las referidas reclamaciones fueron presentadas por observantes del proceso de participación ambiental ciudadana (“PAC”) en las que se solicitó dejarla sin efecto, más una del titular del proyecto por medio de la cual se solicitaba complementar la RCA, pero sin invalidarla”, señala Alcayaga en su querella (RUC: 2410025245-3; RIT 6051-2024).

A estas reclamaciones se añadió presentación de recurso de invalidación presentado por una comunidad indígena colla en que solicitó al SEA dejar sin efecto la RCA ya señalada.

Aunque el “Comité de Ministros” solo aceptó reclamación del titular del proyecto para complementar la RCA dictada por el SEA, rechazando las demás reclamaciones. El SEA, por su parte, rechazó la invalidación ya señalada.

No obstante, “se presentaron en contra de las resoluciones que rechazaron las reclamaciones y la invalidación ya referidas, recursos de reclamación ante el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago, las cuales se tramitan actualmente agrupadas bajo el Rol 333 – 2022”.

Y la definición por parte del Tribunal Ambiental de aquellas reclamaciones se encuentra pendiente. “Lo anterior sin perjuicio de la posibilidad de recurrir en contra de lo que decida el Tribunal Ambiental a través del recurso de casación especial contemplado en la ley 20.600”.

De esta manera, el “Proyecto Blanco” y su titular (actualmente Codelco) “no cuentan con una concesión administrativa para explotar litio. Tampoco cuentan con un Contrato Especial de Operación de Litio (CEOL) otorgado por el Ministerio de Minería”, señala el economista y abogado Alcayaga en su presentación. Poseer un CEOL es esencial para poder explotar este mineral.

A este respecto la querella sintetiza:

Consistente con la circunstancia que el “Proyecto Blanco” no tiene una resolución de calificación ambiental que se encuentre firme y ejecutoriada, sumado a que no cuenta con una concesión o CEOL que ampare la explotación de litio, la empresa dueña del proyecto no cuenta con ningún activo físico para la realización de dicha actividad, como maquinarias, camiones, instalaciones, u otro equivalente.

Todo lo anterior demuestra que Codelco compró un proyecto que no tiene autorización de explotación ni permisos ambientales, que está en medio de juicios y que no posee ningún avance en materia de logística de producción. Pero esto sólo la punta del iceberg del colosal fraude al Estado que estaría implementando la actual administración de Codelco, encabezada por Pacheco Matte quien fue nombrado como presidente del Directorio por al actual mandatario Gabriel Boric en marzo de 2022.

Alcayaga -de origen pirquinero y con estudios en economía en Moscú y Paris- subraya en su acción jurídica que Codelco compró “Proyecto Salar” pese a que ya tiene un proyecto de litio en el Salar de Maricunga el que ya cuenta con Contrato Especial de Operación del Litio (que permite la exploración y explotación de litio) y tiene “permiso de la Comisión Chilena de Energía Nuclear” (requisito indispensable para explotar litio) con cuota de extracción autorizada de 325.045 toneladas de litio.

Es increíble que una empresa que ya contaba con estos bienes autorizados para explotar compre una empresa que no cuenta con nada de ello, siendo su explotación una quimera. Y que pague cientos de millones de dólares para ello.

Sobreprecio

La Codelco de Pacheco pagó el doble del valor en que Salar (Minera Salar Blanco S.A.) se transaba en la bolsa de valores, tal como se anticipó en reportaje de este medio. La escandalosa compra del proyecto de litio Blanco por Codelco pagando 236 millones de dólares (09/05/2024).

En la presentación que hizo Pacheco Matte ante la Comisión de Minería de la Cámara de Diputadas(os) en la que “lejos de negar este sobreprecio”, lo trató de justificar al afirmar “que se trataba de un ‘premio’ que se canceló por la compra del 100% de las acciones de la minera australiana, señalando que sería algo que se “estila” en este tipo de negociaciones, afirmado además que un banco internacional que asesora a la estatal habría señalado que dicho monto estaba correcto”.

El Presidente de Codelco, sin embargo, no acompañó el informe que avalaba sus dichos ni menos señaló que banco fue el que sostuvo lo anterior. Cosas que pasan en Chile y ante lo cual los diputados Tapia y Sulantay solicitaron se oficien esos informes.

Ahora, Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio.

La querella criminal señala que Máximo Pacheco reconoció en la Cámara de Diputados que los 236 millones que se pagaron corresponde efectivamente al doble del valor bursátil de LPI, pero trató de justificar el sobreprecio afirmando que se trataría de “un premio” por la compra del 100% de las acciones de la australiana. Sin embargo, la acción penal sostiene que resulta fraudulento que Codelco haya pagado como “premio” el doble del valor de una empresa que no tiene ningún activo físico para desarrollar explotación de litio, con un proyecto cuyas pertenencias no dan derecho a realizar dicha actividad, sin que tenga un Contrato Especial de Operación de litio requerido para explotarlo, y con una Resolución de Calificación Ambiental cuya nulidad se encuentra aún pendiente antes los tribunales de justicia.

La querella dice:

3.6. El valor bursátil de cada acción de LPI un mes antes del acuerdo de compra era 0,25 dólares por acción, pero Codelco compró a un precio de 0,57 dólares por acción. Puesto de otra forma, el valor bursátil total de la empresa era de 116 millones de dólares hasta antes de la compra, pero Codelco la adquirió por 236 millones de dólares, esto es, al doble de su valor bursátil.

4. Es del caso que en definitiva Codelco compró, para desarrollar la extracción de litio en el Salar de Maricunga, el 100% de las acciones de una empresa que no tiene activos físicos vinculados con dicha actividad, ni ningún otro relevante; que tiene un proyecto el cual se funda en pertenencias que no dan derecho a explotar litio; que cuenta con una Resolución de Calificación Ambiental que no se encuentra firme ni ejecutoriada, sino que tiene numerosos recursos pendientes aún en tramitación ante la justicia; y pagando un valor que es equivalente al doble del valor bursátil de la compañía.

En síntesis, Codelco pagó 236 millones de dólares, por una empresa fantasma, en el contexto de una crítica situación de endeudamiento, malos resultados, fraudes que se destapan y baja en la producción.

En los últimos 6 años la producción de la estatal cuprífera ha caído en un 20%, mantiene una deuda que supera los 20 mil millones de dólares, por la cual paga intereses por sobre los 700 millones de dólares anuales.

Los malos manejos de Codelco vienen de mucho antes, pero lo que está haciendo la actual administración supera todo lo aceptable dejando a escándalos como el “pacogate” y el “milicogate” como arrebatos de lanza al lado de este casi seguro millonario desfalco, que no es el único que se estaría produciendo en Codelco como daremos a conocer en próximos y sucesivos reportajes.

Finalmente, llegó su hora, Máximo Pacheco será juzgado en querella criminal por compra de “empresa fantasma” de litio.

El delito de fraude al fisco por el cual se presentó la querella acogida por la justicia, tiene una pena de entre 3 años 1 día y 10 años de cárcel. 

Por  Francisco Marín Castro y Bruno Sommer Catalán 

El Ciudadano


Comenta



Busca en El Ciudadano