es Spanish

Tardó 7 años en reunir 250.000 botellas

(Fotos) Un ecologista crea una isla reciclable hecha con basura en México

Ver la basura como algo útil y no sólo como un desperdicio, esa es la idea que ha llevado a un ecologista a crear su casa con desechos en Cancún


Una isla reciclable creó un ecologista en México para ser ejemplo de la transformación con los desechos sólidos.

El hombre fue identificado como Richard Sowa, quien utilizó 100.000 botellas de plástico vacías para construir la isla que ha colocado debajo de tablones de madera, la lavaroda la ha realizado con un viejo barril de agua que unido a una rueda gira cuando hay viento. Todos los materiales de los que se compone son recogidos de la basura, reseña Xitaca Ciencia.

Con esta inicativa el ecologista busca concientizar al mundo y que vea la basura como una solución y no como un problema.

La Isla Espiral fue diseñada con 20 metros de largo y 16 de ancho. Foto Xitaca Ciencia

Sowa abandonó su estilo de vida inglés para mudarse a un rincón de la costa mexicana, al sur de Cancún, donde empezó a pescar con una red las botellas de agua. Con el tiempo, construyó una plataforma de 20 metros de largo por 16 de ancho, a la que bautizó como Isla Espiral. Tardó 7 años en reunir 250.000 botellas.

Sobre esta isla de plástico se construyó un hogar de dos pisos con bambú, protegido de forma natural con manglares. Una casa ecológica y naturista, con horno solar y un cuarto de baño también ecológico.

El retrete está constituido de compostaje, de modo que los excrementos sirven para abono. Sowa recicla el agua de la lluvia y ha conseguido cultivar mango, bananas, espinacas y tomates para su propio consumo. Incluso le ha puesto arena a su isla de botellas para disponer de 3 pequeñas playas.

Recolectó más de 100.000 botellas para su obra. Foto Xitaca Ciencia

Las botellas de agua producen sólo en Estados Unidos un total de 1,5 millones de toneladas de desperdicios de plástico; un plástico que ha requerido 178 millones de litros de petróleo para ser fabricado. El plástico no es biodegradable, tardará cientos o miles de años en desaparecer.

Isla Espiral no puede ser demasiado estable si está construida sólo con botellas, así que permanece anclada en la orilla de la playa. A pesar de ello, su debilidad fue pasto del huracán Emily, que en 2005 le ocasión graves daños estructurales. La ventaja de que tu mundo sea de plástico es que la materia prima es abundante y gratuita, de modo que Sowa no tardó demasiado en recomponer Isla Espiral; y aprovechó para hacer unas cuantas ampliaciones del terreno, reseña un artículo publicado en Xataca Ciencia.

Ahora ya tiene 20 metros de diámetro, alrededor de 100.000 botellas, 2 estanques, una cascada y varios paneles solares. Y es que según palabras de Sowa, Isla Espiral no es exactamente una isla sino “una embarcación ecológica y creadora de espacio”; por ello, este nuevo Robinson Crusoe ecologista aspira algún día a viajar por el mundo sobre sus miles de botellas de plástico, pues no serían difícil remolcarlas.

Continúa leyendo…

4,225,839FansMe gusta
153,105SeguidoresSeguir
288,624SeguidoresSeguir
16,456SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

- Advertisment -

Más Leídos

- Advertisment -