Tribunal Ambiental visitó Salar de Maricunga

Con el objetivo de verificar en terreno las demandas en torno del controvertido Proyecto Salar Blanco, que pretende extraer litio del Salar de Maricunga, los integrantes del Segundo Tribunal Ambiental visitan hoy el acuífero, localizado al interior de Copiapó. Además de la expedita aprobación de la iniciativa, se han evidenciado incongruencias en el modelo hidrogeológico y la no consideración de los pueblos collas, habitantes del sector. Se contempla que en un mes habrá un fallo definitivo.

Por Mauricio Becerra

12/12/2023

0 0


Este martes 12 de diciembre los ministros del Segundo Tribunal Ambiental realizó una visita inspectiva al Salar de Maricunga, al interior de Copiapó, con el objetivo de inspeccionar en terreno el litigio en torno de la concreción del Proyecto Salar Blanco, cuya rápida tramitación en el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), entre septiembre de 2018 y febrero de 2020, provocó la presentación de siete reclamaciones exigiendo su nulidad, entre ellas comunidades indígenas que alegan no haber sido consultadas.

A poco más de un mes de entregar el poder, en enero de 2022 el proyecto fue aprobado por el Comité de Ministros para la Sustentabilidad del gobierno de Sebastián Piñera.

Hay expectación en torno del proceso debido a que en octubre Codelco anunció la compra del Proyecto Salar Blanco, ofreciendo 244 millones de dólares a la australiana Lithium Power International, lo que debe ser ratificado a comienzos de 2024 en la próxima junta de accionistas de la transnacional minera. A través de dicha inversión, la cuprífera estatal planea entrar en el negocio de la producción de litio.

Sin embargo, pese a que el proyecto tiene su Resolución de Impacto Ambiental (RCA) aprobada, desde que se iniciaron los alegatos el 26 de Octubre pasado, aparecieron grandes incongruencias respecto de los criterios usados por la institucionalidad ambiental para aprobar la intervención del Salar de Maricunga, los que llamaron la atención de los ministros integrantes del tribunal, integrado por Marcela Godoy, Cristián Delpiano y Cristián López.

La presidenta del Segundo Tribunal Ambiental, Marcela Godoy, detalló a El Ciudadano que “durante el mes de octubre del presente año nuestro tribunal realizó la audiencia en que conocimos las siete reclamaciones interpuestas por habitantes de la comuna de Copiapó y comunidades indígenas, quienes básicamente buscan anular la aprobación ambiental que se decretó por parte del Servicio de Evaluación Ambiental del proyecto minero Blanco, que está localizado en el sector norte del Salar de Maricunga”.

En la maratónica jornada de octubre expusieron todas las partes interesadas. Sin embargo, entre las presentaciones resaltó la contradictoria aprobación por parte del SEIA de dos proyectos de explotación de litio presentadas ante la misma institucionalidad que presentaban modelos hidrogeológicos de la cuenca con conclusiones opuestas respecto del impacto en el acuífero.

Luego de una visita realizada por El Ciudadano, a comienzos de octubre de 2023, pudimos constatar que las faenas realizadas en el salar ya dejaron un notorio impacto ambiental, principalmente el abandono de deshechos y la intervención del salar para formar piscinas de evaporación. En la oportunidad encontramos neumáticos de camiones, tambores metálicos, bolsas plásticas, estanques de fibra de vidrio, latones y palets de madera, entre otras basuras dispersas a los pies del cerro ceremonial Huaca Chica, localizado en la parte norte de la cuenca.

VISITA EN TERRENO

Localizado al interior de Copiapó y próximo a la frontera con Argentina, el Salar de Maricunga es la segunda mayor concentración de litio después del Salar de Atacama, con una extensión de 14 mil hectáreas. Está localizado a 3.760 m.s.n.m entre medio de las cordilleras de Claudio Gay y Domeyko.

La parte sur del lago se conecta con la Laguna Santa Rosa, sitio de conservación Ramsar integrada al Parque Nacional Nevado Tres Cruces. En tanto que en el sector norte del salar, en donde se presente desarrollar el proyecto salar Blanco, está la Huaca chica, morro ceremonial de las comunidades collas que habitan en los alrededores.

Codelco ya tiene pertenencias mineras en el salar, estimadas en 2.500 hectáreas, las que se sumarían a las 2.541 ha. afectadas por el Proyecto Salar Blanco.

La cuprífera realizó prospecciones mineras, entre febrero de 2022 y junio de 2023, y construyó un camino que atraviesa por la parte nororiental del acuífero.

La ministra Godoy comentó a El Ciudadano que “con el fin de resolver las controversias allí conocidas por este tribunal, se dictó una medida para resolver que consiste en la inspección personal del mismo, en la zona que se emplazaría el proyecto Blanco y en el área de influencia del mismo que es básicamente el Salar de Maricunga”.

A continuación aclaró que “es objetivo de esta visita es que el Tribunal pueda revisar puntos que han quedado dudosos en las presentaciones y pruebas rendidas por las partes, con el fin de poder generar una convicción y, finalmente, llegar a un acuerdo y dictar la sentencia correspondiente”.

ESPACIOS DE TRASHUMANCIA

Las comunidades indígenas collas piden anular la RCA que dio luz verde a la extracción de litio del Salar de Maricunga. Sus principales reclamaciones son que no se conocen con precisión los impactos que tendría el proyecto sobre el recurso hídrico y que, pese a que dicho espacio integra sus territorios, no fueron consultados en el proceso de aprobación de la RCA.

Se trata de las comunidades Indígena Colla de la comuna de Copiapó y Comunidad Indígena Colla Pai Ote, localizada a escasos kilómetros del salar, reclaman que no fueron consideradas en la Consulta de Pueblos Indígenas, que son obligatorias de realizar por todos los proyectos que intervengan territorios de pueblos originarios.

Durante los primeros alegatos, Camila Contesse Townes, representante del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEA), defendió la aprobación del proyecto -pese a que fue realizada durante la administración anterior de Piñera- argumentando que las comunidades indígenas no fueron incluidas en el proceso de consulta, debido a que el SEA “se restringió a los estándares establecidos, que define que estas comunidades indígenas no son afectadas directamente”.

Elena Rivera, presidenta de la Comunidad Indígena Colla de la comuna de Copiapó, contó a El Ciudadano que el Proyecto salar Blanco “va afectar a nuestra cosmovisión y forma de vida en la cordillera. Nuestra comunidad no fue declarada en la presentación del EIA, pese a que vivimos alrededor del Salar de Maricunga, tenemos rutas de trashumancia antigua. Ni siquiera fueron capaces de presentarse durante el tiempo en que se tramitó el estudio”.

La vocera de la comunidad contó que tienen sitios para la trashumancia a escasos 40 minutos del salar, usado en el período de veranada, cuando llevan a pastar en los alrededores de la Laguna Santa Rosa, las cabras y caballos que poseen.

Por su parte, la dirigente de la Comunidad Indígena Colla Pai Ote, Ercilia Araya, basa su reclamo en que fue presentada como consulta indígena en el proceso de evaluación del proyecto Salar Blanco una reunión informativa que sostuvieron como primera aproximación.

La comunidad colla Pai Ote reside a escasos kilómetros del salar, en la Quebrada de Paipote y está integrada por unas 60 familias, las que habitan en invierno los valles que se forman entre las serpenteantes montañas de la Cordilleras de Claudio Gay y la Cordillera de Domeyko. En dichas serranías crían ovejas, chivas, alpacas y llamas.

Justamente por esta fecha (noviembre a diciembre) llevan sus animales hacia las vegas, en un proceso de trashumancia que recorre las rutas señaladas por sus antepasados.

Araya contó a El Ciudadano que espera que los ministros visiten no sólo los pozos que ha dejado el proyecto, sino que también los alrededores, como la Vega el Toro, en donde actualmente tienen parte de sus animales, localizado entre 5 y 6 km. del Salar de Maricunga. “Queremos que el tribunal nos escuche y nos vaya a ver porque hay afectación de las aguas”.

INCONGRUENCIA TÉCNICA DE LA APROBACIÓN AMBIENTAL

En los alegatos realizados en octubre se evidenció que dos estudios técnicos respecto del salar presentados en relación a dos proyectos diferentes ante el SEIA, que presentaron modelos hidrogeológicos diferentes de la cuenca fueron considerados como válidos en el proceso de validación ambiental a la rápida ocurrida bajo Piñera.

El Segundo Tribunal Ambiental admitió a trámites las reclamaciones que piden la revocación del permiso ambiental al Proyecto Salar Blanco. Los reclamantes acusan que la información aportada durante la evaluación ambiental fue deficiente, inconsistente y contradictoria. Así, en la primera ronda de alegatos, se cuestionó la existencia y extensión de la unidad hidrogeológica de núcleo arcilloso presente en el Salar de Maricunga.

Además, se resaltó que no se habrían evaluado los efectos sinérgicos en el balance hídrico que produciría el proyecto junto con los proyectos “Producción de Sales Maricunga” “La Coipa Fase 7” y “Cerro Casales”, localizados en los alrededores.

Requerida por El Ciudadano, las horas previas a la visita inspectiva en terreno, la ministra Godoy comentó que “una vez que concluya esta visita inspectiva, el tribunal con la información que aquí se levanta va a hacer el análisis correspondiente, para así llegar a una convicción y poder así dilucidar las controversias que se han generado entre las partes y tomar una decisión al respecto, se llega a un acuerdo y se dicta la sentencia definitiva”.

En relación a los plazos, sostuvo que el fallo será “dentro de un plazo prudente, creo que en un plazo de 30 días se debería decidir la sentencia respectiva”.

Mauricio Becerra R.

El Ciudadano

Síguenos y suscríbete a nuestras publicaciones

Comparte ✌️

Relacionados

Comenta 💬