Bukele acusado de corrupción: recibió más de cinco millones de dólares en dinero sucio

El origen del dinero viene de Alba Petróleos, consorcio salvadoreño financiado con fondos estatales venezolanos que también es objeto de investigaciones por posible lavado de dinero en Estados Unidos, Venezuela y también en El Salvador

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, está a punto de entrar en un nuevo escándalo por sus estrechos vínculos con un caso de corrupción y lavado de dinero, mientras fue alcalde de Nuevo Cuscatlán. En aquel entonces, Bukele habría recibido más de cinco millones y medio de dólares por parte de una empresa salvadoreña investigada actualmente por la Fiscalía General de la República.


Un reportaje realizado por el periodista salvadoreño Fernando Romero para la Revista Factum, que se publica en ese país centroamericano, describe con detalle cómo fue que Bukele recibió millones de dólares por parte de la empresa Inversiones Valiosas de El Salvador (Inverval, S.A. de C.V.), actualmente investigada por lavado de dinero.

En la investigación realizada por Factum, se detalla que cuando Bukele era alcalde recibió 1.974.200 dólares, con motivo a una sociedad que permitía la gestión de proyectos en el municipio que administraba.

“Los desembolsos constan en documentos incautados por la Fiscalía General de la República (FGR) como parte de una investigación por posible lavado de dinero que involucra a 23 empresas relacionadas con el consorcio Alba Petróleos de El Salvador, Inverval entre ellas, y a los que Revista Factum ha tenido acceso”, cita el artículo.

Además, Inverval no solo entregó dinero a Bukele cuando fue alcalde, sino que también desembolsó otros 3.474.894 dólares al ahora Presidente, “a una de sus empresas familiares y a personas que ahora son funcionarios públicos, parte de su gabinete más cercano”.

Describe Factum que entre el 1 de febrero y el 24 de octubre de 2013, Inverval emitió ocho cheques desde una cuenta del Banco Promérica a favor de Nayib Bukele; de Obermet, la empresa de publicidad de la familia del presidente; y de Starlight, compañía propietaria del Canal TVX.

Esos fondos, según consta en los documentos en poder de la Fiscalía, estaban destinados a la compra de acciones y a inversión de capital en Starlight, una empresa de comunicación audiovisual que llegó a ser importante en el ascenso político de Bukele, y de la cual Carolina Recinos, actual jefa de gabinete, fue apoderada especial.

Además, el origen del dinero que recibió Bukele viene de Alba Petróleos de El Salvador, el consorcio financiado con fondos estatales venezolanos que también es objeto de investigaciones por posible lavado de dinero en Estados Unidos, Venezuela y también en El Salvador, todo esto durante la administración de Rafael Ramírez, actual prófugo de la justicia venezolana por estar inmerso en delitos de corrupción, sobornos y robo de miles de millones de dólares pertenecientes a Petróleos de Venezuela (PDVSA) y el Estado venezolano.

“El dinero que Alba Petróleos repartió a Bukele y sus colaboradores es solo una de las formas como el actual presidente y miembros de su círculo íntimo se relacionaron con la red de empresas en la órbita de Alba que, según las investigaciones iniciadas en Washington, Caracas y San Salvador, fue una fachada para el lavado de dinero durante toda esta década”.

Los préstamos y los cheques fueron recibidos en 2013, cuando Bukele aún no había sido expulsado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), y cuando las críticas por recibir dinero venezolano, como lo hizo seis años después ya sentado en el despacho presidencial, eran impensables. Entonces su carrera política iba en ascenso, al tiempo que su relación con Alba y sus representantes se hacía sólida.

“Factum tuvo acceso a documentos contables de Inverval, decomisados en la sede de la empresa en San Salvador entre el 30 y el 31 de mayo pasados. En el allanamiento, según confirmó un investigador salvadoreño, las autoridades incautaron cuadros contables, cheques, mutuos (préstamos) y otros documentos que relacionan las cuentas de Inverval con Bukele, empresas vinculadas a su familia y su círculo político cercano”, cita el reportaje.

Detalles del caso de corrupción que vincula a Bukele

En Inverval, los fiscales encontraron tres mutuos. Dos de ellos firmados por Bukele, uno rubricado el 27 de junio de 2013 por 320.000 dólares y otro fechado el 19 de diciembre del mismo año por 94.000 dólares. En ambos, Bukele se comprometía a pagar el dinero a Inverval en cuotas mensuales que depositaría en la cuenta número 10000034001293 del Banco Promérica.

Los mutuos fueron certificados ante la notaria Mirza Lizbeth Zúniga Rodríguez, quien dio fe del documento con su firma. Zúniga también fue apoderada de VECA Airlines, otra de las empresas del consorcio Alba. La abogada fue contactada por este medio, pero declinó hablar sobre los documentos que certificó”, cita Factum.

Zúniga también certificó el 21 de enero de 2014 un préstamo a favor de Starlight, contraído en nombre de la empresa por Martha Carolina Recinos, actual jefa de gabinete. Ese mismo día, ante los oficios de la misma abogada, Mauricio Cortez Avelar, representante y administrador único de Starlight, había nombrado a Recinos apoderada de la empresa de comunicaciones.

“Cortez Avelar es uno de los hombres más importantes del consorcio Alba Petróleos, su nombre aparece en las juntas directivas, actas de constitución o registros de sociedad de 10 de las 23 empresas que la Fiscalía allanó en mayo pasado como parte de la investigación al grupo Alba”, dice el artículo.

Además, agentes de dos unidades diferentes de la Fiscalía General que han trabajado en el expediente abierto a Alba Petróleos confirmaron a Factum la autenticidad de los cheques, sus números correlativos, los montos y sus destinatarios. También un ejecutivo de Inverval y un ejecutivo de Alba corroboraron la autenticidad de los documentos.

Parte de esa documentación está, también, en manos de agencias estadounidenses, que tienen expedientes abiertos relacionados a Alba Petróleos, según aseguraron en Washington dos agentes federales que hablaron bajo condición de anonimato por no estar autorizados para comentar casos en curso.

Desde junio de 2019, cuando Revista Factum tuvo acceso a los primeros documentos, inició una investigación que incluyó entrevistas en San Salvador y en Washington con un agente federal estadounidense que investiga a Alba Petróleos desde 2015; con otro investigador norteamericano que ha trabajado para las administraciones Obama y Trump en este caso; con un ejecutivo de Inverval, con media docena de agentes de la Fiscalía, con un ejecutivo de Alba y con dos exfuncionarios venezolanos que investigaron entre 2017 y 2018 a PDVSA, principal financista de Alba.

Dinero
La frase en la camiseta fue creada por Bukele para “luchar contra la corrupción”. Esa prenda se vende a 22,99 dólares americanos

Alba Petróleos es una empresa salvadoreña fundada en 2006 con fondos de la petrolera venezolana PDVSA, bajo un régimen de propiedad inicial que otorgó el 60 % a la estatal y el restante 40 % a un consorcio de alcaldías salvadoreñas. Detrás de Alba Petróleos están José Luis Merino, dirigente del partido FMLN, y su hermano Sigfredo, entre otros. Ambos son, en la actualidad, objetivos de investigaciones de al menos dos agencias federales estadounidenses: la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y la Agencia Antidrogas (DEA), según aseguró a Factum un investigador de Estados Unidos que tiene conocimiento de estos expedientes.

El nexo entre el entorno Bukele y Alba pasa, también, por el vínculo entre Pablo Salvador Anliker, actual ministro de Agricultura, con Precocidos de El Salvador, otra de las empresas allanadas por la Fiscalía que también se financió, en parte, con dinero venezolano. Y pasa, además, por el nexo entre Bukele y Anliker con Erick Vega, un médico que fue la mano derecha de José Luis Merino y que hoy también es objeto de interés “en varias investigaciones en los Estados Unidos”, según confirmó a Factum uno de los agentes estadounidenses.

El ejecutivo de Inverval que habló con Factum dijo que una parte del dinero entregado a Bukele a título personal, así como el entregado a Obermet, la empresa de su familia, fue para la compra de acciones de Starlight.

El restante fue para el financiamiento de una obra en Nuevo Cuscatlán, que eximiría a la empresa responsable, llamada Las Vistas, del pago de los impuestos correspondientes al desarrollo de su proyecto Garden Hills. La construcción de las viviendas comenzó, justamente, en la segunda mitad de 2013, después de este desembolso.

Bukele
La empresa salvadoreña Alba Petróleos financió a Starlight a través de Bukele y Obermet

Starlight, la empresa que crearon con dinero mal habido

De acuerdo a Factumb, Alba Petróleos financió a Inverval en 2013 para, a través de esta empresa, invertir en desarrollos urbanísticos de lujo en Nuevo Cuscatlán, el pequeño municipio de La Libertad gobernado entonces por Bukele. De esa partida de dinero salieron también los miles de dólares que Bukele, Recinos y Obermet utilizarían para invertir en Starlight.

El ejecutivo de Inverval que habló con Factum aseguró que Bukele estuvo presente en una reunión a la que también fue invitado Sigfredo Merino, hermano de José Luis Merino y fundador de Alba Petróleos. Los hermanos Merino están en la lista negra que elaboró este año el Departamento de Estado sobre funcionarios corruptos en El Salvador.

Sigfredo Merino dijo a la Revista Factum que no recordaba en calidad de qué le dieron ese dinero a Bukele. “Ustedes pueden ir perfectamente a preguntarle a la Fiscalía. Son casos que se están ventilando y ahí se tienen que ver”, dijo Merino en una llamada telefónica.

“Había una relación cordial”, dice el ejecutivo que había en esa reunión, donde se habló de un trato que involucraba a Inverval, a la partida de dinero con que Alba Petróleos financió a Starlight a través de Bukele y Obermet, y a un negocio de bienes raíces en Nuevo Cuscatlán.

Inverval, añade el ejecutivo citado por Factum, desembolsó dinero en un proyecto de agua en Nuevo Cuscatlán para abastecer a Garden Hills, una de las residenciales de lujo que también se financió en parte con dinero de Alba Petróleos, y otras urbanizaciones cercanas de manera independiente de ANDA, la empresa estatal de aguas.

El ejecutivo también aseguró que Las Vistas, una sociedad que Inverval adquirió con dinero de Alba Petróleos, hizo un desembolso de 500.000 dólares a la alcaldía de Nuevo Cuscatlán para verse eximido del pago de impuestos por el desarrollo de proyectos inmobiliarios.

En diferentes ocasiones, periodistas han solicitado información sobre el proyecto inmobiliario de Inverval en Nuevo Cuscatlán y esa alcaldía la ha negado. En la actualidad, esa municipalidad mantiene desmantelada la Unidad de Acceso a la Información Pública y no está atendiendo las diferentes solicitudes ciudadanas.

Entre los dueños de Las Vistas aparece, de nuevo, el nombre de Mauricio Cortez Avelar, aquí como miembro suplente de la nueva junta directiva, que quedó asentada seis días después de la compra, el 23 de julio, según consta en el Registro de Comercio.

Ese nombre, el de Cortez Avelar, se repite una y otra vez en todo el tinglado. Este hombre ha sido, según la Fiscalía, uno de los principales ‘prestanombres’ de José Luis Merino, el comandante Ramiro del FMLN y hombre fuerte de Alba Petróleos.

Relacionado:  Intentarán convocar a elecciones en Bolivia sin aval parlamentario

Cortez Avelar es el hilo conductor. Fue administrador de Inverval y de Starlight, las empresas cuyos hilos son parte del entorno Bukele. También está relacionado con Termopuerto, la empresa por la que Nayib Bukele acaba de hacer reclamos públicos al FMLN, que era su partido en sus tiempos como alcalde de Nuevo Cuscatlán.

Todas estas obras inmobiliarias en Nuevo Cuscatlán se empezaron a gestar en 2013, el año en que Alba Petróleos inyectó $ 15.5 millones a Inverval para invertir en el municipio de Bukele y, de paso, prestar dinero al alcalde y su entorno. Un documento interno de Alba Petróleos, decomisado el 30 de mayo en un edificio de oficinas en el bulevar Orden de Malta de Antiguo Cuscatlán, indica que Inverval y el consorcio firmaron el 12 de diciembre de 2012 un mutuo por $ 16 millones que serían desembolsados a lo largo de 2013.

Relacionado:  Intentarán convocar a elecciones en Bolivia sin aval parlamentario

El 8 de abril de 2014, Inverval escribió a Alba Petróleos reclamando por qué, a esa fecha, solo habían recibido $ 13 millones. En la comunicación interna, dirigida a la subgerencia financiera de Alba Petróleos, Elba Emperatriz Escobar, auxiliar de inversiones del consorcio, anexó un cuadro contable que muestra que Inverval empezó a recibir fondos el 26 de noviembre de 2012, con un primer desembolso de 400.000 dólares, para luego recibir otros 23 envíos, el último el 18 de noviembre de 2013, por un monto total de $ 15.5 millones.

Inverval fue fundada el 29 de agosto de 2012, apenas tres meses antes de recibir el primer desembolso de Alba Petróleos, según datos recogidos en el Centro Nacional de Registros (CNR). A partir de entonces, el rubro principal de la empresa fue la construcción.

Un cuadro contable decomisado en Inverval muestra que en 2013 la empresa tuvo egresos totales por 13.243.115 dólares. En el documento se puede determinar que el 77 % de esos fondos de Alba Petróleos se destinaron a dos desarrollos urbanísticos en Nuevo Cuscatlán: Greenside y Las Vistas.

Según documentación que consta en el CNR, para julio de 2013 Inverval era propietaria del 60 % de las acciones de Starlight.

Bukele
A Bukele no le molesta cargar encima un fajo de billetes verdes

Controlar los medios de comunicación

Los millones de dólares que Inverval desembolsó a Bukele y su círculo íntimo representan el 23 % de los fondos otorgados por Alba Petróleos a esa empresa en 2013. De acuerdo con cuadros contables que los fiscales decomisaron entre la noche del 30 y la madrugada del 31 de mayo pasados, la mayor parte de ese dinero sirvió para la compra y consolidación de Starlight, dueña del canal de televisión TVX.

El primero de febrero de 2013, Inverval emitió el cheque correlativo 546406 de su cuenta del Banco Promérica por 1.390.200 dólares para “50 % de inversión compra Starlight” a favor de Nayib Bukele.

Entre el 29 de abril y el 24 de octubre de 2013, Inverval emitió los cinco cheques a nombre de Starlight, por un total de $ 1.03 millones. El dinero era para “aporte a capital”, “inversión”, “préstamo incremento a capital” y “capital de trabajo”. Esas erogaciones no aparecen en los balances financieros de Inverval.

Obermet, la empresa publicitaria de la familia de Nayib Bukele, también recibió dinero de Inverval en 2013: 400.000 dólares a través del cheque correlativo 603674, fechado el 4 de junio de 2013, destinados a “compra de acciones” de Starlight.

El 27 de junio del mismo año, Bukele recibió un “préstamo para incremento de capital de Starlight” por $ 170.000 a través del cheque correlativo 603717. Fue también a través de Obermet que, según un examen inicial realizado por la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia en 2017, Bukele recibió donaciones por las que no canceló impuestos al fisco. Obermet es la empresa que se hizo de contratos de publicidad por 33,9 millones de dólares en instituciones del Estado cuando Bukele ya era funcionario público.

Con el tiempo, Starlight se convertiría en una empresa importante para Bukele y sus aspiraciones políticas. Una investigación de Factum publicada en enero de 2019 reveló que en 2012 el entonces alcalde de Nuevo Cuscatlán ya pensaba en la empresa para cimentar su perfil político. Parte del proyecto Starlight fue Mario Piche, un productor de video que llegó a ser tan importante que los equipos de Bukele incluso pasaron por encima de la ley para fabricarle contratos a la medida cuando el político fue alcalde de San Salvador.

Starlight, la empresa financiada con dinero de Alba Petróleos, está detrás del Canal TVX, en el que Piche también jugó un rol importante como productor. En 2013, dijo Piche a Factum, Bukele se distanció de la conducción diaria del canal para “dedicarse a su carrera política”. Al ruedo entró, entonces, Federico Anliker, amigo de infancia de Bukele y actual director de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), quien fue vicepresidente del canal por nueve años.

“Nayib Bukele nunca se desentendió por completo de la operación de Starlight y de TVX a pesar de que ya estaban a cargo algunos de sus colaboradores más cercanos. El 18 de diciembre de 2015, el comunicador José Roberto Trinidad otorgó al entonces alcalde de San Salvador un crédito por 8.814 dólares en concepto de alquiler de una antena de trasmisión ubicada en el volcán de San Salvador, la cual serviría para el canal TVX, según consta en documentos a un proceso iniciado contra Bukele en 2018 en un juzgado de lo Mercantil por falta de pago. Bukele no honró su deuda y solo canceló una de las tres cuotas acordadas”, explica Factum.

El 31 de mayo de este año, el día previo a su juramentación como presidente de la República, Bukele fue sentenciado a pagar a 5.876 dólares a Trinidad. El representante legal de Bukele en ese proceso en el Juzgado Segundo de lo Civil y Mercantil fue Tonathiu Castro, fue actual secretario jurídico de la Presidencia de la República.

En enero de 2014, Carolina Recinos, actual jefa de gabinete, hizo un préstamo de 70.000 dólares a Inverval a nombre de Starlight.

“¡Ni el presidente Bukele, ni su ministro de Agricultura, Pablo Anliker, ni su jefa de gabinete, Carolina Recinos, respondieron las preguntas que Factum les hizo llegar para el reportaje. Esta revista envió cuestionarios personalizados a los funcionarios a través del secretario de prensa de la presidencia Ernesto Sanabria. Las entrevistas se solicitaron el lunes 9 de septiembre por medio de correo electrónico y el servicio de mensajería WhatsApp!”, explica Factum.

Bukele
Mike Pompeo, secretario de Estado del Gobierno de Donald Trump, felicita a Bukele

Otros nexos entre Bukele y la corrupción salvadoreña

La revista agrega que la relación entre el entorno político de Alba Petróleos y el de Bukele no existe solo en los cheques que él y los suyos recibieron del consorcio a través de Inverval. Los nexos pasan por otras empresas relacionadas al dinero venezolano, pero también por personas con las que el Presidente sigue manteniendo vínculos estrechos.

Una de las personas más importantes en esa relación es Erick Vega, un médico salvadoreño que se convirtió en el hombre de confianza de José Luis Merino y, después, de Enrique Rais, el empresario que es prófugo de la justicia desde enero de 2017 y sobre quien pesan tres órdenes de captura por actos de corrupción realizados en complicidad con el exfiscal general Luis Martínez, preso por algunos de esos hechos criminales.

Un agente federal estadounidense relacionado con la investigación a Alba Petróleos en Washington confirmó a Factum que Erick Vega es sujeto de interés en varias investigaciones en Estados Unidos.

En El Salvador, Vega aparece en la investigación de la Fiscalía a Alba Petróleos relacionado con tres de las empresas que formaron parte del consorcio, entre ellas la misma Alba Petróleos de El Salvador, de cuya junta directiva fue miembro entre enero de 2012 y julio de 2018, según datos consultados en el CNR. La importancia de Vega en el consorcio no era menor: su nombre es el único que se repite en la lista de personas que estuvieron al frente de ese quinquenio.

La primera vez que Vega fue nombrado miembro de la junta directiva de Alba Petróleos compartió posición con otros dirigentes del FMLN, entre ellos José Luis Merino. Había sido ahí, en el partido de izquierda, donde Vega había empezado sus andaduras políticas como candidato a diputado suplente por Ahuachapán en las legislativas de 2009. Pero fueron sus conexiones comerciales y empresariales, más que las políticas, las que lo encumbraron.

Bukele vive su momento

Ya en 2014, la amistad entre Bukele y Vega era lo suficientemente cercana como para que el entonces alcalde de Nuevo Cuscatlán y su esposa Gabriela fuesen invitados a la boda del médico con Diana Florence Echeverría Rais, sobrina de Enrique Rais. Al casamiento también asistió una pareja de buenos amigos de Nayib y Gabriela, los esposos Ernesto Castro y Michelle Sol. En la actualidad, Castro es el secretario privado del presidente Bukele y Sol su ministra de Vivienda.

Las relaciones de Vega se extienden a otros miembros del círculo cercano del Presidente. Entre 2013 y 2014, el médico efemelenista, hombre de confianza del comandante Ramiro, pasó a formar parte de la junta directiva de Precocidos de El Salvador, en la que también figuraba como director Pablo Salvador Anliker Infante, actual Ministro de Agricultura.

Pablo Salvador es primo de Federico Anliker, el actual presidente de CEPA y quien a su vez fue vicepresidente de Starlight, financiada por Alba Petróleos. El vínculo entre Vega, Pablo Salvador Anliker y Precosal no se limitó a la aparición del nombre del médico en los registros del CNR. Significó también la llegada de capital de Alba Petróleos a la empresa dedicada, según su constitución, “al precocido de productos agrícolas y la importación y exportación de toda clase de productos, ya sea para comercializarlos o transformarlos”.

Cuando la empresa se constituyó en 2009, el capital inicial fue de 2.000 dólares. A 2012 el capital había crecido a 6,01 millones de dólares. Entre 2013 y 2016, mientras Vega estuvo en la directiva, Precosal duplicó su capital. En 2016, según datos del CNR, el capital era de 15 millones 103.739.23 dólares. La mano derecha de Merino se retiró de Precosal en 2018.

Buena parte del crecimiento económico de Precosal es atribuible a Alba Petróleos, si se atiende a la lista de los principales acreedores de la empresa agrícola: solo en 2012, la empresa de Pablo Salvador Anliker debía a Alba 7 millones 053.757 dólares según el balance presentado para ese año.

La relación de Vega con Bukele seguía estable el 15 de abril de 2019, mes y medio después de que éste ganó las elecciones presidenciales de El Salvador. Ese día, Vega apareció, junto al Mandatario electo, como parte de una delegación oficial formada por empresarios y personas cercanas, en una reunión con Danilo Medina, el presidente de República Dominicana.

La fotografía de la reunión fue subida a la cuenta de Twitter de la Presidencia dominicana. La casa presidencial del país caribeño retiró la foto el mismo día. Revista Factum hizo una solicitud de información a aquel país y ese Gobierno confirmó que Vega, en efecto, sí viajó en la comitiva de Bukele.

Precosal está actualmente en la lista de 23 empresas allanadas por la Fiscalía General en mayo de este año como parte de la investigación por lavado de dinero en compañías relacionadas con el consorcio Alba Petróleos. El 30 de mayo de 2019, la jueza cuarta de Paz de San Salvador, Nelly Edith Pozas Henríquez, ordenó el allanamiento de todas esas empresas.

En el escrito con el que sustenta las peticiones de allanamiento, la FGR establece la sospecha de que todas estas compañías y sociedades formaron parte de un esquema de lavado de dinero con el que Alba Petróleos movió más de 3.242 millones de dólares sin que, a la luz de las declaraciones hacendarias de ese dinero, se pueda justificar el origen o destino de los fondos.

La investigación de la Fiscalía perfila al menos cuatro mecanismos para el movimiento de dinero: crecimiento atípico de ingresos gravados, es decir, que las compañías reportaban más ganancias de las que se podían justificar con su actividad productiva; declaración de más ingresos respecto a las ventas totales, compras atípicas y entrega de donaciones por montos representativos.

Desde 2016, Alba Petróleos ha sido objeto de al menos tres tipos de auditorías, las realizadas por el Ministerio de Hacienda, una realizada por orden de la Comisión Política del FMLN y otra realizada por orden de Pdvsa, la principal acreedora del consorcio.

“Tres dirigentes efemelenistas que formaban parte de la Comisión Política del partido en 2016 confirmaron el examen realizado por el instituto político. Y, en Washington, un exfiscal venezolano que habló con Factum bajo condición de anonimato, confirmó que Caracas auditó a Alba por sospechas de que ahí existía un agujero financiero de entre 600 y 800 millones de dólares“, refiere Factum

La auditoría venezolana y la requerida por el FMLN coinciden en que una de las principales formas que utilizó Alba Petróleos para esconder dinero fue a través de préstamos que luego no se cobraron, como los recibidos por Precosal, Starlight e Inverval, las tres empresas financiadas con dinero venezolano a las que estuvieron vinculados el actual Presidente, su jefa de gabinete, su ministro de Agricultura y el hombre al que nombró presidente de CEPA.

Te pueder interesar…

Comentarios

Necesitamos de tu apoyo!

Por el periodismo comprometido con el medio ambiente y los movimientos sociales de Latino América y el mundo.

Tu donación es fundamental para mantener el equilibrio informativo y para que podamos seguir haciendo mejor periodismo en bien de nuestra sociedad.

¿Por qué necesitamos de tu aporte?
  • Tu donación ayuda a un equipo de más de 30 personas puedan concentrarse en generar contenido de calidad y siempre a favor de los pueblos.
  • Permites que tengamos un sitio web sin sobrecarga de anuncios publicitarios. Queremos evitar al máximo la aparición de marcas y que nuestro contenido siga siendo siempre libre.
  • Ayudas a que las luchas de grupos medioambientalistas, pueblos originarios y organizaciones sociales tengan siempre un espacio con oportuna y amplia cobertura noticiosa.

Apóyanos y obtén tu ciudadanía :)

   Conocer más >
4,278,691FansMe gusta
291,529SeguidoresSeguir
341,159SeguidoresSeguir
16,900SuscriptoresSuscribirte

Edición Impresa El Ciudadano

Los Más Leídos