Bukele recibe ayuda de Guaidó: Asesores que financiaron invasión a Venezuela falsean cifras COVID en El Salvador

El abogado Juan Carlos Gutiérrez, defensor de Leopoldo López, ostenta actualmente el cargo de Comisionado Presidencial Anticorrupción de El Salvador

2939

Desde hace 15 días, El Salvador está inmerso en un escándalo originado por el presunto ocultamiento de cifras relacionadas con la pandemia del COVID-19, una táctica que habrían coordinado un grupo de asesores vinculados a Juan Guaidó que contó con la aprobación del presidente del país centroamericano, Nayib Bukele.


De acuerdo con una serie de documentos filtrados a los que tuvo acceso el portal de investigación y periodismo de datos La Tabla, el grupo de «asesores de salud» del régimen de Bukele, no sólo idearon el ocultamiento de cifras, sino también crearon un sistema para no aplicar pruebas de diagnóstico y no difundir todos los casos que se encontraban en los laboratorios.

La idea de este grupo es prohibir a los trabajadores sanitarios -encargados de hacer pruebas para diagnosticar a pacientes con COVID-19- que realicen pruebas diagnósticas al personal de salud que presenta síntomas del nuevo coronavirus, para maquillar y mentir sobre las cifras de infectados.

La Tabla detalló que este grupo de asesores de Bukele son de ciudadanía venezolana y están vinculados estrechamente a la Fundación Futuro Presente, creada por Yon Goicoechea, miembro activo del grupo sedicioso Voluntad Popular que financió, según confesión de los involucrados, la fallida incursión contra el territorio venezolano con paramilitares y mercenarios entrenados en Colombia, llamada Operación Gedeón, que buscaba secuestrar o asesinar al presidente Nicolás Maduro.

«El grupo de asesores del presidente Bukele está vinculados a supuestas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) antivenezolanas como la Fundación Futuro Presente que controla y administra Goicoechea. Precisamente, esa organización fue la utilizada para pagar la logística de entrenamiento de los mercenarios en Colombia que participaron en la incursión paramilitar», subraya.

La Operación Gedeón estaba encabezada por el diputado venezolano Juan Guaidó, con apoyo y coordinación directa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el gobierno de Colombia, la DEA y la contratista de mercenarios estadounidense SilverCorp USA INC; todo con base en el contrato firmado por las partes que se difundió públicamente por el director de esa empresa, Jordar Goudreau, y por los testimonios de los mercenarios capturados por las autoridades venezolanas, entre ellos, dos ex escoltas personales de Trump y veteranos de las invasiones a Irak, Siria y Afganistán.

Bukele miente bajo asesoría

A través de Twitter, el portal La Tabla indica que estos asesores de Bukele están siendo señalados en El Salvador de dirigir un plan para manipular la situación y mentir sobre el comportamiento de la pandemia causada por la COVID-19 en ese país centroamericano.

«Asesores venezolanos de Bukele, señalados por manipular pruebas del COVID-19 en El Salvador, son miembros de supuestas ONG antichavistas, incluyendo la Fundación Futuro Presente, (de Yon Goicochea), usada para pagar logística de entrenamiento de la Operación Gedeón. Se trata de la odontóloga Sara Hanna Georges, quien desde las elecciones que ganó Nayib Bukele es su asesora de redes sociales, y es o fue directora de Futuro Presente».

Aañade que en este grupo de asesores está el veterinario Miguel Arvelo, responsable de la Iniciativa Cardenalito de la ONG Provita. «Los dos asesores (Hanna y Arvelo) fueron señalados por los responsables del Laboratorio de Salud Pública de haber ordenado no procesar muestras de pacientes con sospecha de coronavirus enviadas desde hospitales centinelas y se limitara a un cronograma de una mesa de crisis».

Según el memorandum, el 23 de mayo, Sara Hanna le ordenó a la sección de Virología que procesara con prioridad las pruebas de ese día y las del siguiente y que dejara pendientes (sin hacer) 1.674 pruebas que habían sido tomadas en fecha anterior al 23″, describe el medio.

Asesores provienen de una fundación de ultraderecha

El portal de periodismo de datos recuerda que la Fundación Futuro Presente fue creada por Yon Goicochea en 2008, tras «ganar» 500.000 dólares del Premio Milton Friedman del Cato Institute.

Además, dicha organización «es patrocinante del Programa Lidera, de captación y adiestramiento de activistas juveniles de extrema derecha».

Resalta que los directivos de la fundación de Goicoechea «han estado involucrados en actividades violentas, como el economista Rodrigo Diamante, procesado en 2014 por tenencia de explosivos. Mientras que otros, como Manuela Bolívar, actúan como gestores de fondos y recursos (caso Torre Zurich) para el proyecto de Guaidó».

«En contraste, la ONG del veterinario Arvelo, Iniciativa Cardenalito, tiene un perfil «ecológico» y «científico» pero con el dato perturbador de que su financiamiento proviene del gobierno de Estados Unidos, según una nota promocional del proyecto amparado por Provita y Smithsonian Institute«.

Según explica La Tabla, «si bien ahora la «Red Siskin Initiative» forma parte de la agenda de investigación, su primer proyecto se desarrolla en siembras de café en la zona de Carayaca, justamente donde se escondieron mercenarios de la Operación Gedeón».

«Un dato interesante» revelado por Wikileaks, agrega el medio, «es que ya en 2009 Sara Hanna era confidente de la Embajada de Estados Unidos en Caracas.

Denuncias de los sindicatos de salud

En medio del escándalo del régimen de Bukele, varios sindicatos de salud denunciaron al presidente de la Fundación Futuro Presente, Miguel Ángel Sabal, «por maltratar a personal de laboratorios» que diagnostican el COVID-19.

La denuncia se vincula a las también realizadas contra el veterinario Miguel Arvelo, señalado de manipular resultados de las pruebas y esconderlas.

«Miguel Sabal: es presidente de Futuro Presente, tiene orden de captura en Venezuela y estuvo a cargo de la ‘ayuda’ de la USAID que se ‘perdió’ en Cúcuta (…) Sabal tiene orden de captura en Venezuela porque la fundación de formación política que preside fue usada para realizar pagos de logística para el adiestramiento de mercenarios de la incursión marítima contra territorio venezolano desde Colombia realizada el pasado 3 de mayo», describe La Tabla.

Relacionado:  Recuerdo de aquel terrible 2 de julio de 1986, en homenaje a Carmen Gloria y Rodrigo

Posteriormente, los sindicatos de la salud también denunciaron maltratos de Arvelo, quien acudía a los laboratorios con Miguel Sabal.

Con respecto a la denuncia sindical, detalla La Tabla, que «Arvelo, quien al igual que Sabal, se identifica como asesor del presidente Bukele, ha prohibido en los laboratorios Max Bloch y San Miguel que se realicen las pruebas diagnósticas al personal de salud que presenta síntomas del coronavirus».

Hasta el momento, «la situación involucra a tres asesores venezolanos en decisiones sobre el manejo de la pandemia en la nación centroamericana y ninguno tiene competencias en materia de salud», cita el portal de investigación.

Bukele contrató fichas de Leopoldo López y Guaidó

De acuerdo con la investigación, son al menos seis los venezolanos «asesores” de Nayib Bukele y «todos están relacionados con Leopoldo López y Juan Guaidó».

Los contratos verificados, son al menos seis y están a disposición de Casa Presidencial. Entre los contratados figura el prófugo de la justicia venezolana Lester Toledo, involucrado en los distintos planes de sedición en Venezuela y miembro del grupo extremista Voluntad Popular.

Toledo aparece en la nómina de Bukele como «consultor electoral» para los comicios presidenciales que ganó Bukele en febrero de 2019, en una sola vuelta.

Para mayo de 2020, la agencia de noticias AP lo identificó como organizador de la incursión marítima desde Colombia y hace un año el Panampost indicó que Toledo fue uno de los hombres de confianza de Juan Guaidó que participó en el robo y apropiación de fondos y recursos enviados a Venezuela como «ayuda humanitaria» para la población y que nunca llegaron al país.

«Junto con Toledo, medios salvadoreños identificaron a Sara Hanna Georges como parte del grupo de consultores de campaña de Bukele, caracterizada por un activo manejo de las Redes Sociales», agrega La Tabla.

En las últimas dos semanas el asunto de los “asesores venezolanos” vuelve a la agenda, tras divulgarse cartas de jefas de los laboratorios, en la que denuncian que Hanna y el veterinario Miguel Arvelo deciden cuales muestras son analizadas para determinar contagios por COVID-19.

Sobre Arvelo mencionan que es coordinador de un proyecto de preservación de aves llamado «Iniciativa Cardenalito»,que es financiado directamente por el Gobierno de Estados Unidos.

Cada asesor gana más de 5.000 dólares

Usuarios contactaron al portal La Tabla a través de Twitter y enviaron imágenes del contrato de asesoría en marketing y turismo que realiza la comunicadora social Eugenia Vegas Rodríguez a la Presidencia salvadoreña para el corriente año.

«El monto es por 5.300 dólares mensuales según recibo anexo», agrega el mencionado medio que se encargó de verificar «que los firmantes son efectivamente funcionarios con esos cargos».

«Tanto la administradora de contratos Cesiah Ordoñez Gutierrez, cuya firma se observa en el documento, como la gerente administrativa, Morena Rivas de García, están en nómina de la Presidencia» de Bukele, indica.

«Para ser más precisos, el nombre de la asesora es bastante más largo: Eugenia Mercedes de Lourdes Vegas Rodríguez Azpúrua, tiene 31 años, egresó en 2013 de la Universidad Monteavila de Caracas -tutelada por el Opus Dei- y es parte de la más tradicional burguesía caraqueña», agrega.

En los documentos también destaca el nombre del abogado Juan Carlos Gutiérrez, quien fue defensor de Leopoldo López -prófugo de la justicia venezolana y protegido por el Reino de España-, y es miembro del bufete Cremedes & Calvo-Sotelo, de Javier Cremedes, abogado corporativo español. Gutiérrez ostenta actualmente el cargo de Comisionado Presidencial Anticorrupción de El Salvador.

Director de HRW sobre vínculos de Bukele

El director de Human Right Wacht (HRW), José Manuel Vivanco, un acérrimo promotor de la sedición en Venezuela y de la falsa presidencia «interina» de Juan Guaidó , lamentó en una entrevista para el diario El Salvador que sean los miembros de Voluntad Popular quienes sirven como asesores de Bukele y que además están vinculados a los abusos de poder en ese país.

«Si es cierto que hay miembros del partido de Leopoldo López (Voluntad Popular) asesorando a un gobierno autoritario como el de Bukele y que además habrían estado involucrados en actividades dirigidas a manipular datos del COVID-19, sería grave para la credibilidad de ese movimiento político venezolano, que lucha contra la dictadura de Maduro. De cualquier manera esta denuncia debería ser investigada por la justicia para aclarar este delicado asunto y determinar responsabilidades», indicó Vivanco.

Vivanco dijo que la oposición venezolana debería encender las alarmas por los estrechos nexos entre Bukele y los miembros de Voluntad Popular.

«Como hemos visto, las políticas y prácticas, además del discurso demagógico de Bukele, corresponden al de un déspota con tendencias mesiánicas. Su récord de abusos, distorsiones y opacidad y su total desprecio por las instituciones democráticas (…) debería encender todas las alarmas de la oposición venezolana (…) Que Bukele haya criticado a Maduro y expulsado a diplomáticos venezolanos del régimen chavista no es suficiente para considerarlo un aliado», dice.

En referencia a Lester Toledo, uno de los más furibundos defensores de Bukele, porque es su asesor, Vivanco comentó: «Las declaraciones de Toledo son supremamente preocupantes, especialmente porque vive exiliado en El Salvador y puede ver de primera mano lo que está sucediendo».

«Toledo menciona en una carta pública al columnista Paolo Lüers que los logros de la gestión del Gobierno han sido la ‘disminución de los índices de homicidios’, una ‘fuerza pública equipada’, la ‘recuperación del control de los centros penitenciarios’, un ‘aeropuerto de primer mundo’, entre otras obras de infraestructura. Me pregunto: ¿Cuáles de esos ‘triunfos’, incluso asumiendo que sean ciertos, hablan del compromiso de Bukele con el estado de derecho, los Derechos Humanos, las libertades públicas y la democracia en el país?», comentó Vivanco.

Y agrega: «También me sorprende que Toledo califique a ‘quienes le hacen la oposición [a Bukele] de hacer campañas de fake news en redes sociales’ Una oposición activa es un buen indicador de la salud de una democracia, como Toledo debería saber, dada su experiencia personal».

El periodista de El Salvador preguntó ¿qué es lo que personajes de la talla de Leopoldo López o Juan Guaidó deben saber sobre la gestión Bukele?, y Vivanco respondió tajantemente que a estas alturas, si leen la prensa de mayor prestigio a nivel global; y si examinan los informes de Derechos Humanos criticando a Bukele, como los de HRW, Amnistía Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Hmanos (CIDH) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) deberían poder reconocer con relativa facilidad el desmantelamiento de las instituciones democráticas y los graves retrocesos propiciados por Bukele«.

Añadió Vivanco que «dada la presencia de estos asesores venezolanos en el Gobierno de Bukele y la apasionada e incondicional defensa que ha hecho Léster Toledo, es razonable que existan preguntas respecto al grado de afinidad de Guaidó o López con el salvadoreño. En tal sentido, creo que está en el mejor interés de estos dirigentes políticos aclarar su posición y condenar -sin ambigüedades- los abusos de Bukele. De lo contrario, razonablemente muchos se podrían preguntar acerca de los valores democráticos que ellos aspiran para Venezuela cuando se produzca una transición política en ese país».



Te puede interesar…