Dignidad Ahora

Así rinde cuentas Guaidó por los millones de dólares robados en «ayuda humanitaria»

El lobby sedicioso que actúa en torno a la figura de Juan Guaidó para bloquear y robarse los recursos de Venezuela, acciones que ejecutan con el apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y algunos gobiernos serviles -como Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Chile, Bolivia, entre otros-, presentó un «informe» sobre el supuesto «uso» del dinero […]

Guaidó

El lobby sedicioso que actúa en torno a la figura de Juan Guaidó para bloquear y robarse los recursos de Venezuela, acciones que ejecutan con el apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y algunos gobiernos serviles -como Colombia, Brasil, Perú, Ecuador, Chile, Bolivia, entre otros-, presentó un «informe» sobre el supuesto «uso» del dinero usurpado al país sudamericano.


Los «voceros» de Guaidó hablaron sobre parte del dinero que, desde enero de 2019, se han dedicado a robar al Estado venezolano bajo argumentos como ‘ayuda humanitaria’ y ‘apoyo social’. Mientras, las cuentas personales de ellos y de sus familiares se vuelven multimillonarias y la calidad de vida de la población en Venezuela se vuelve cada vez más deplorable.

Esta vez fue la llamada «Oficina para la Ayuda Humanitaria designada por Juan Guaidó» la encargada de presentar un «informe de cuentas» que fue descrito por Miguel Pizarro y Manuela Bolívar, quienes pretendieron explicar «cómo han gastado los recursos de la cooperación internacional» y los «obtenidos de distintas cuentas».

Ya son públicamente conocidos sus distintos escándalos de robo de dinero, malversación de fondos y vínculos con grupos paramilitares y del narcotráfico colombiano, haciéndose pasar por un falso «gobierno interino» que sólo busca beneficiar sus intereses económicos y los del régimen de Donald Trump. Incluso, el propio Trump utilizó al menos 600 millones de dólares robados a Venezuela para construir parte del muro xenófobo contra México.

Unos $ 600 millones robados a Venezuela usó Trump para construir parte de su muro fronterizo

Entre esos recursos, según puede observarse en el mencionado «informe» de Guaidó, se incluyen aquellos disponibles en cuentas bancarias en el extranjero -robado y congelado a Venezuela en transferencias que iban a ser destinadas para la compra de alimentos, medicinas y repuestos para sectores prioritarios. De forma ilegal, el sector financiero internacional entregó esos recursos a falsos «funcionarios» de la llamada «Junta Administradora Ad-Hoc del Banco Central de Venezuela (BCV)», nombrada por Guaidó, que asegura tener como fin «la financiación de gastos sociales con atención prioritaria para emergencia humanitaria”.

Todos estos recursos robados, como las 31 toneladas de oro que el Banco de Inglaterra secuestró a Venezuela, son manejados por este grupo sedicioso y usurpador, bajo el alegato falso de que son un «gobierno interino» que nadie eligió pero que fue creado bajo el apoyo y auspicio de Estados Unidos.

Para poder manejar parte de estos miles de millones de dólares robados a Venezuela, Washington no sólo inventó el falso «Gobierno» de Guaidó, sino también una «Asamblea Nacional» paralela que supuestamente promulgó una «Ley Especial» llamada «Fondo para la Liberación de Venezuela y Atención de Casos de Riesgo Vital», un instrumento que justifica ante la mediática internacional -sin importar su carácter legal- «la autorización del uso de recursos, a través de un consejo de administración del gasto”.

Guaidó

Supuestos ‘gastos sociales» con «atención prioritaria’

Según el grupo delictivo, entre los recursos utilizados supuestamente para prestar «ayuda humanitaria» a los venezolanos están los que ellos describen como «gastos sociales con atención prioritaria para emergencia humanitaria referida a riesgos vitales», que incluyen «varios proyectos que suman 37,87 millones de dólares», pero que en Venezuela nadie sabe en dónde se han invertido o a que grupo de personas han ayudado.

El primero de esos planes, según los voceros de Guaidó, es el denominado «Héroes de la salud», un proyecto que aseguran «contó con una partida de 18,87 millones de dólares» y con el que Guaidó asegura que «otorgó un bono a 62.697 profesionales de la salud venezolanos», que nadie conoce y que según él fue de «100 dólares mensuales únicamente por tres meses», esto supuestamente «para enfrentar un ambiente laboral adverso ante la pandemia».

Por otra parte, el “Despacho de la Primera Dama”, como denominan a la oficina que maneja la esposa de Guaidó, Fabiana Rosales, puso en marcha el plan Madre «María de San José», que recibió cinco millones de dólares. Según ellos, fue un plan piloto para otorgar “ayudas humanitarias a la población vulnerable” que padece problemas de salud graves o “enfermedades de riesgo vital y alto costo», pero tampoco se conoce alguna persona que haya resultado «beneficiada» con estas «atenciones».

Citgo

Lo más crítico de estas supuestas ayudas que nunca han entregado es que estos millones de dólares se les otorgaba al equipo de Guaidó, por que en Venezuela no hay «medios materiales para procurarse el tratamiento u operación quirúrgica, que ameriten a los fines de salvar sus vidas»; situación provocada por ellos mismos al promocionar el cruento bloqueo total que han impuesto Estados Unidos, la Unión Europea y sus países cómplices contra la vida de los venezolanos.

El informe busca justificar el robo de la gente de Guaidó y añade que «finalmente», se otorgaron otros «10 millones de dólares para un plan de respuesta a la epidemia de COVID-19 en Venezuela», que según ellos fue puesto en marcha «gracias a un acuerdo con Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Gobierno», pero no precisamente «el gobierno de Guaidó» sino el Gobierno de Nicolás Maduro, tal y como lo certifican documentos firmados con la OPS.

El equipo de Guaidó también incluye en su informe, un «proyecto junto a la Federación Internacional de la Cruz Roja», que realmente lo firmó el Gobierno de Maduro y la mencionada institución, que según ellos «el gobierno de Guaidó» destinó «cuatro millones de dólares, también para abordar la pandemia».

Duque

Cooperación internacional para saquear a Venezuela

La llamada «comisión» asegura que con el dinero usurpado han hecho «al menos 162 entregas de Ayuda Humanitaria a hospitales, organizaciones no gubernamentales, fundaciones y campamentos humanitarios, lo que fue posible gracias a la cooperación internacional».

«Dichos apoyos internacionales», dicen, «sumaron $ 139,68 millones, siendo la Comisión Europea la que más ayuda envió ($ 61,5 millones), por delante de Estados Unidos ($ 39,2 millones) y Reino Unido ($ 8 millones)». Esos países son los principales involucrados en el robo a las propiedades y recursos de Venezuela en el extranjero, como sucede con la refinería CITGO, ubicada en EE. UU. y valorada en más de $ 40.000 millones.

Para robar esta mil millonaria cifra de dólares a Venezuela, el grupo sedicioso -claramente gerenciado y asesorado por sus cómplices extranjeros- crearon un llamado «plan de atención de 2019», en el que aseguran que atenderán a «siete millones de venezolanos» que «requieren de asistencia humanitaria». Sin embargo, ellos -con todo el dinero robado- sólo podían «brindar atención a 2,6 millones de personas», aunque al final nunca lo hicieron.

Dicho plan justificado como «de respuesta humanitaria» asegura que iba a abarcar «las áreas de agua, saneamiento e higiene, seguridad alimentaria, protección, salud, educación, nutrición y coordinación»; y para ello se estableció un presupuesto cuyos requerimientos alcanzaban los «$ 223 millones», cifra que -hasta la fecha- nadie ha visto ni percibido en Venezuela.

Según este grupo criminal, sólo pudieron usar 33,8 % de los 223 millones, esto debido a “la limitación principal de expandir la asistencia humanitaria a más personas en necesidad”.

Guaidó

Por eso, ahora dicen que para «el plan de 2020», los recursos que supuestamente le entregarán a los venezolanos «duplica en prácticamente todos los espacios al de 2019, tanto la población meta a la que se va a asistir, los recursos necesarios, como el número de socios y proyectos». De ese modo, aseguran que «esperan atender a 4,5 millones de venezolanos» de los siete que, estiman, necesitan ayuda.

En ese sentido, en 2019 y a través del sistema de Servicio de Seguimiento Financiero Financial Tracking System (FTS), de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), el grupo de Guaidó dice que «se recibieron donaciones por $ 179,9 millones».

«En ese caso, 77,4 millones estuvieron destinados a financiar los proyectos que componían el Plan de Respuesta Humanitaria de 2019. Los donantes que aportaron más recursos a la atención en 2019 fueron el Gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea», describe la información con la que pretenden justificar el robo del dinero que debía llegar a los venezolanos.

Pero, para seguir financiando el descarado robo que se da a todas luces y viola la normativa internacional vigente de forma flagrante, este grupo creó «el plan 2020», que según ellos «hasta el momento y a pesar de que del monto total es de 139 millones de dólares», sólo han podido destinar «61,6 millones» al «Plan de Respuesta Humanitaria 2020», que alcanzaría la astronómica cifra de «762 millones de dólares»

Además, según recuerdan, en mayo del 2020, la Unión Europea y España impulsaron la Conferencia Internacional de Donantes en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos, con el que aspiran «atender más necesidades de sus ciudadanos que han debido abandonar el país ante la crisis que vive», es decir, podrían captar más dinero con el falso argumento de «ayuda humanitaria» como lo hicieron con los millones de dólares robados en el llamado concierto «Venezuela Live Aid» y los recursos enviados a Cúcuta, Colombia, que supuestamente iban para los ciudadanos venezolanos y que terminó robado por Guaidó y sus secuacs.


Te puede interesar…


Comparte 👍

Comenta 💬