¿Trump realmente tiene COVID-19 o es una estrategia para buscar votos?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salió este lunes 5 de octubre del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y regresó a la Casa Blanca

Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, salió este lunes 5 de octubre del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed y regresó a la Casa Blanca. Eso sucedió solo tres días después de haber ingresado con un diagnóstico de Covid-19, el viernes 2 de octubre. Toda la situación siembra más dudas que certezas sobre la enfermedad que presuntamente padece por el coronavirus.

Los medios estadounidenses coinciden en que los médicos y asistentes de Trump ocultan información clave sobre cuán enfermo estaba o está el presidente. Tampoco se sabe qué riesgos le esperan con la progresión de la enfermedad. Mucho menos se conoce si el personal de la Casa Blanca corre peligro de contagiarse por la presencia de su jefe.

Pero entonces, ¿qué se sabe hasta el momento de la enfermedad del mandatario estadounidense? Desde su ingreso al Centro Médico, Trump dejó claro su desespero por salir de allí y nuevamente minimizar una pandemia que ha matado a más de 210 mil personas estadounidenses.

«¡Me siento realmente bien!», tuiteó. «No le tengan miedo al Covid», agregó. Y eso lo hizo con su acostumbrada naturalidad y descaro.

Tuit Trump

Pero, ¿qué tiene Trump?

Un día antes, su equipo médico declaró que durante el fin de semana sus niveles de oxígeno en sangre habían caído por debajo de lo normal, al menos dos veces. También, que recibía un tratamiento con esteroides que se usa normalmente en casos más graves, sugiriendo que no se trataba de un caso leve de COVID-19.

Tras su salida, los médicos dicen que Trump seguirá recibiendo sus tratamientos en la Casa Blanca, que incluye remdesivir (medicamento de Gilead Sciences que se usa actualmente para pacientes con enfermedades moderadas y graves). Ya había recibido una dosis única de un fármaco experimental de Regeneron Pharmaceuticals Inc. que suministra anticuerpos para ayudar al sistema inmunológico a combatir el virus.

Igualmente, según los médicos, Trump se trató con el esteroide dexametasona, cuyo uso se ha demostrado que ayuda en casos más graves.

Al respecto, el médico personal, Sean Conley, indicó que «puede que aún no esté completamente fuera de peligro», pero él y el equipo «están de acuerdo en que todas nuestras evaluaciones. Y, lo más importante, su estado clínico respalda el regreso seguro del presidente a casa, donde estará rodeado por la atención médica de clase mundial».

La decisión se toma al cuarto día de haber recibido el diagnóstico por COVID-19. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) dicen que los pacientes con síntomas leves a moderados deben aislarse durante al menos 10 días. Pero, no está claro si el caso del presidente cae dentro de ese rango.

casos positivos

Los infectados alrededor de Trump

De vuelta en la Casa Blanca, las filas de personas infectadas en el círculo del presidente aumentaron entre lunes y martes. La secretaria de prensa Kayleigh McEnany anunció que había dado positivo por el virus y entraba en cuarentena.

Stephanie Grisham, portavoz de la primera dama, Melania Trump, dijo que “están tomando todas las precauciones» para salvaguardar a quienes sirven a los Trump y están enfermos en los barrios residenciales de la Casa Blanca. En ese sentido, la Casa Blanca rastrea los contactos de las personas que han estado en eventos con el presidente.

De momento, se sabe que al menos catorce personas dieron positivo por COVID-19, entre asistentes, legisladores y figuras políticas. Todos asistieron al anuncio del sábado pasado de la nominación de Amy Coney Barrett a la Corte Suprema, acto celebrado en el Rose Garden.

Evento

El misterio que rodea al caso

Conley, en las reuniones informativas diarias desde el Walter Reed, detallaba signos vitales como temperatura y presión arterial como “normales”. Pero, repetidamente se negó a informar cuán graves pueden haber sido los problemas respiratorios del presidente.

Conley tampoco explicó – pesar de haber sido consultado- por qué Trump recibía un tratamiento normalmente reservado para casos moderados y graves de COVID-19.

En su defensa, alegó que Trump se negó a renunciar a la confidencialidad médico-paciente y eso no les permitió discutir en público los resultados de sus escáneres pulmonares. Es necesario recordar que el COVID-19 puede causar un daño significativo a los pulmones y los estudios pueden revelar signos de neumonía y otros problemas.

Asimismo, admitió que ellos mismos no saben todo sobre la interacción de los medicamentos que toma el mandatario. «Estamos en un territorio desconocido», precisó.

Sean Conley
Sean Conley

También se negó a revelar cuándo Trump dio negativo por última vez en la prueba de COVID-19. Se trata de un detalle importante para rastrear a aquellos con los que podría haber estado en contacto cercano después de ese tiempo.

Por su parte, la Casa Blanca también oculta información sobre las medidas que toma para detener la propagación del brote en curso en el círculo de Trump. Tampoco comunican las medidas que adoptan para proteger la salud del personal de la Casa Blanca, una vez que el jefe contagiado regresó a casa.

Peor aún, no se sabe si Trump, quien desde hace meses se burla de las personas que usan tapabocas y acatan otras medidas de prevención, se comprometió a respetar las precauciones.

Tan solo un día antes, el domingo, Trump insistió en salir en camioneta a saludar a sus partidarios asentados en las afueras del Centro Médico. Ese hecho significó un riesgo de infección para quienes lo protegen y lo rodean.

Casa Blanca

Otras interrogantes sin respuesta

Más allá de todo lo planteado, todavía hay muchas incógnitas y preguntas que la Casa Blanca se niega a responder o para las cuales no tiene buenas respuestas.

¿Qué tan enfermo está Trump?

No se sabe con exactitud. El sábado, el doctor Sean Conley, dijo que «el presidente está muy bien». Pero, ese mismo día, una «fuente familiarizada con la salud del presidente» dijo a Reuters lo siguiente: «Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado. Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación total».

El domingo, Conley dijo que Trump tenía «fiebre alta» el viernes por la mañana y le dieron oxígeno suplementario a pesar de su resistencia a hacerlo.

Entonces: 1) Trump tenía dificultad para respirar el viernes y tenía fiebre alta 2) Le dieron oxígeno suplementario en la Casa Blanca 3) lo transportaron a Walter Reed el viernes por la noche 4) Pasó horas difíciles el sábado. 5) Tiene 74 años y problemas de sobrepeso. Y 6) El lunes ya se encuentra bien como para ser dado de alta. Todo muy sospechoso.

Trump

¿Por qué Trump fue a Nueva Jersey a recaudar fondos?

La Casa Blanca dejó claro que Trump no dio positivo hasta que regresó de su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey, donde realizó un evento de donación el jueves por la tarde. Allí, funcionarios de salud estatales tratan de contactar a más de 200 personas que pudieron tener contacto con Trump en el evento. Esa actividad desconcierta ya que algunos miembros de la Casa Blanca sabían que la asesora principal de Trump, Hope Hicks, había dado positivo ese día en la mañana. La actividad fue, simplemente, imprudente.

¿Cuánto control tiene Trump sobre sus médicos?

De acuerdo con lo visto el fin de semana, el equipo médico de Trump parece muy consistente con los puntos de vista de su paciente. Conley, al que se le preguntó sobre su evasión al borde de la falsedad en una sesión informativa sobre la condición de Trump el sábado, dijo esto el domingo: «Estaba tratando de reflejar la actitud optimista que ha tenido el equipo, el presidente en su curso de enfermedad». Pero, ¿acaso el presidente es médico?

Imágenes de la suite presidencial del Hospital Walter Reed, donde era atendido Trump

Si lo dieron de alta, ¿significa que está fuera de peligro?

Los médicos dicen que consideran al mandatario “fuera de peligro inmediato”, por ahora. Conley lo expresó así: “Aunque es posible que aún no esté completamente fuera de peligro, el equipo y yo estamos de acuerdo en que todas nuestras evaluaciones. Y lo más importante, su estado clínico, respalda el regreso seguro del presidente a casa».

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) repite constantemente que el COVID-19 es una enfermedad muy nueva. Sus expertos coinciden en que aprenden cada día más sobre sus efectos a largo plazo en el cuerpo. Incluso, bautizaron como «transportistas de larga distancia» a quienes luchan con las complicaciones de salud semanas y meses después de los primeros síntomas.

¿Cuántos ayudantes más tendrán COVID-19?

Otros dos ayudantes de prensa de la Casa Blanca dieron positivo este martes. Eso eleva el número de infectados a 14. El período de incubación del COVID-19 se extiende hasta 14 días. Entonces, considerando la gran cantidad de personas que rodea a diario el presidente y su actitud indiferente hacia el uso de máscaras y el distanciamiento social, seguramente habrá más casos.

Debate Trump

¿Se llevará a cabo el próximo debate presidencial?

La fecha prevista es el 15 de octubre en Miami. De acuerdo con la confusa línea de tiempo sobre la infección de Trump, dio positivo el jueves 1 de octubre, día que mostró los primeros síntomas. Entonces, teóricamente podría participar en el debate, asumiendo que no tenga síntomas 15 días después.

Por su parte, el candidato demócrata, Joe Biden, aseguró este lunes que participaría «si los científicos dicen que es seguro». “Haré lo que los expertos digan que sea apropiado para mí».

Te puede interesar…

Compártelo

Comentarios